4 años

aDSC08896b2

Este año el post de felicitación va con retraso pero no podía dejar pasar más días para que quede constancia que mi pequeño ya ha cumplido los 4 años. Ya poco más puedo añadir de lo especial que es este día para mí, de cómo nació él, de lo mucho que recuerdo ese día, lo largo que fue y cómo acabó siendo tan maravilloso. La verdad es que recordar cuando lo cogí por primera vez y ver sus manitas, con esos dedos tan largos, se me pone la piel de gallina… hace tanto y tan poco a la vez de ese momento. Es un recuerdo que deseo que no se borre nunca de mi cabeza.

El 3 de junio fue SU día. Un día, una vez más, especial para todos. Pero este año él era mucho más consciente de que era su día especial. Llevaba semanas preguntando cuánto quedaba para su cumpleaños, íbamos contando los días y al fin llegó. En el colegio él fue el protagonista siendo el encargado de la rutina del “bon dia”, le hicieron una corona con 4 mussols y le cantaron el Happy birthday. Además dos niñas de su clase le hicieron un par de dibujitos, así que salió muy contento. En casa también festejamos en petit comité, ya que la fiesta de cumpleaños sería el fin de semana. Su cara de felicidad al ver que le preparamos este pastelito que véis en la foto con la vela era super bonita. Cada año te das cuenta de que lo viven todo intensamente y cada año se van dando más cuenta de lo que significa una fecha en concreto. Y cuando un año te parece que lo vive intensamente y feliz el año siguiente es aún más. Verle crecer es simplemente genial. No hay mejor regalo en el mundo.

Este año quisimos hacer dos fiestas: una con los del cole en un Aventura Park, ya que fuimos a una de un amiguito suyo hace unos meses y quedó tan alucinado y se lo pasó tan bien que no paraba de pedir la “fiesta pirata” también para él; y la otra fiesta fue en familia en una sala de esas que reservas con piscina de bolas, juegos y demás… Las dos fiestas fueron perfectas. Acabó hecho polvo del fin de semana (y en añadido los tres demás miembros de la familia también). Pero valió la pena.

abiel02

¡Muchas felicidades, capitán pirata!

Anuncios

¡Ya han pasado los Reyes!

Un año más, ha pasado ya el día de Reyes, con su noche mágica y su madrugada especial. Nosotros fuimos ayer a la cabalgata de Reyes, la segunda de mi niño, pero esta vez la ha vivido con más curiosidad, aunque se agarraba con tal fuerza que algo nos decía que eran nervios o incertidumbre no saber bien bien qué está pasando. Ayer vivimos sus primeros fuegos artificiales y los aguantó muy bien, sin llorar como temía ya que de pequeño los petardos no le gustaban nada.
Y esta madrugada ha sucedido lo mágico: los Reyes nos han dejado regalitos por todo el comedor, y en otras casas, y viendo la de cositas bonitas que nos han dejado, será que nos hemos portado bien, ¿no? Papá de Biel y yo no nos podemos quejar en absoluto: cositas frikis de las que nos gustan, libros, DVDs de series y películas, cds, ropa y una notita de SSMM diciendo que me dejaba algo de dinerito para cuando me aclarara de si quiero un ebook o una tablet 😉 Por cierto, de libro me han dejado la segunda parte de la trilogía de Katherine Pancol, El vals lento de las tortugas, así que tengo pendiente de leérmelo y hacer reseña como ya hice con el primero (Los ojos amarillos de los cocodrilos).
Con su mega circuito Beep Beep
Volviendo a esta mañana, el niño ha despertado tras protestar un poquito (¡era muy pronto!) y  después de salir corriendo de la habitación y tras ver el montón de paquetes que había por el comedor, se ha dado cuenta que tenía un circuito montado, con sus coches circulando. 
Se ha emocionado de ver sus coches y ha jugado un poco con el circuito, aunque enseguida lo ha desmontado… ¡con lo que debió costar de montar a los pobres Reyes! 
En el resto de casas le han dejado más y más coches para completar su colección, un par de cuentos también, uno especial con sonidos de instrumentos musicales, que tanto le gustan (todo un éxito), y una cajita con más piezas de Duplo.
Jugando con los coches
En fin, ha sido un día agotador pero bonito, viviendo la magia y disfrutando del peque al máximo. 
El año que viene más… ¿nos portaremos tan bien como este año? 😉

2013… Año nuevo, ¡ilusiones nuevas!

¡FELIZ AÑO NUEVO! 

Entramos ya en el año 2013, ansiado por muchos para dejar atrás el 2012, lleno de malas experiencias para algunos como puede ser el quedarse sin trabajo, los recortes, o problemas de salud. Como dije en la anterior entrada yo dejo atrás un año lleno de vivencias con mi peque, de primeras veces y de ilusión de verle crecer bien y feliz. Pero llega el 2013 y con él nuevas ilusiones, nuevas vivencias y experiencias… 
Además es un año que me gusta así a simple vista, sin haberlo vivido aún. El 13 es un número que me gusta. Nací en 13, así que no tengo superstición; es más, lo veo como de buena suerta. ¡Así que al menos por esto espero que la tengamos! También será el año en que cambio de década… dejo atrás los 29 y  llegan los 30. De aquí doce días, concretamente. No se harán esperar mucho. 
No sé que otras cosas me depararán, pero insisto en que espero que sean buenas experiencias, emociones y que podamos salir poco a poco de esta crisis.
Por cierto, estoy escribiendo a las 3 de la madrugada, del 1 de enero… quién me diría a mí hace unos años que yo estaría aquí ahora… Justo lo pensaba cuando hemos salido de casa mis padres. Llegaba esta noche y nerviosa esperaba las uvas (esto lo sigo haciendo) y en cuanto me las tomaba nos íbamos con el grupo de amigos a la discoteca o a casa de algún amigo hasta las tantas. Era noche de música, de juerga, de trasnochar. Y ahora, desde hace un año nuestro fin de año se reduce a noche en familia y como muy tarde a la una y media yendo para casa… a dormir. Que todo sea dicho, mi hijo es un juerguista y a la una y media seguía en pie… ¡qué aguante!
Pues eso, a disfrutar de este año, a intentar ver el lado positivo de las cosas, de los cambios que vivimos… y deseo que todos vivamos un feliz 2013!!

Acabando el 2012

Como ya dije el año pasado, ya es tradición hacer un resumen, una vista atrás a todo lo que ha sucedido a lo largo del año. Este año ha sido generalmente bueno, aunque bien es cierto que ha tenido también cosas tristes o que no acaban de ajustarse a lo que uno habría esperado. Tampoco ha sido un año de grandes cambios, como hayan podido ser otros años.
En este año 2012 hemos visto crecer a nuestro hijo, a Biel. Ha pasado de ser un bebé totalmente dependiente a ser un niño pequeño ya empezando a demostrar que hay cosas que las puede hacer solo.  En el mes de junio cumplió 1 año y en julio, con 13 meses, ya empezó a caminar solito. No le costó mucho y le encanta ir caminando a los sitios. Aunque también es verdad que se deja llevar colgado del portabebés o del cochecito si hace falta. Con 13 meses también vivimos su primera experiencia en la playa, la cual no le gustó nada. 
Otro cambio de Biel ha sido el empezar a comer de (casi) todo y a hacerlo solito. Hemos visto como empezaba a usar primero sus manos y luego ha empezado a dominar el uso del tenedor. Da gusto verle comer, sinceramente.
Otro cambio es el carácter que se está formando: un niño cariñoso, tímido en un principio, pero al que le encanta que estén por él. Hace bastante caso ahora por la calle, a lo que antes arrancaba a correr y no miraba atrás ahora se espera cuando le pides que lo haga y te coge de la mano también. Aunque tiene también sus pataletas y rabietas, típicas de cuando no se puede salir con la suya.
En cuanto a experiencias mías, a finales de agosto pude asistir a la radio junto a Paris i Silvia (aunque ella no estaba físicamente) para hablar de nuestros blogs y del mundo de la blogosfera sobre maternidad. Fue una buena experiencia sin duda. Podéis escucharlo aquí:

Sigo trabajando en el cole y, aunque me encante la labor que hago, no está siendo mi mejor curso. Sinceramente, espero que el 2013 sea mucho mejor en este aspecto.

Así que este 2012 me deja experiencias de la vida, muy buenos recuerdos y primeras veces con mi hijo. El mundo de la blogosfera también ha sido muy importante porque me ha traído a madres con las que congenio, me ha descubierto nuevas marcas y formas de ver la maternidad.

No sabemos que nos deparará el 2013, espero que nuevas vivencias y experiencias, pero sin duda solo deseo que sea un año feliz junto a mi familia y mis amigos. A vosotros os deseo también lo mejor y que se cumplan esos deseos que tenéis. ¡FELIZ AÑO 2013!

1r encuentro Bloggers and Family

Ya hace mucho tiempo que se venía hablando de este encuentro de madres y padres blogueros y sus familias. Desde antes de vacaciones de verano se empezó a hablar que en noviembre habría un gran encuentro en Barcelona y que allí podríamos poner cara, voz y nombre a muchos de los blogs que seguimos, leemos o que simplemente conocemos. Pues bien, aquella idea que surgió y que cogió y empezó a darle forma Mònica de La Reina Bruja ya se ha hecho y materializado. Y hay que felicitarla por el gran trabajo realizado. Realmente todo fue estupendo, muy interesante y me lo pasé genial.

Tras dudas de si acudir o no, de si acudir todo el día o si sólo la mañana, la tarde o la noche, al final el día 17N llegó cargadito de charlas, talleres y exposiciones interesantísimas. Me decidí por acudir por la mañana con mi familia a ver lo que se cocía y asistir a unas charlas y talleres para que mi peque pudiera disfrutarlas. Luego a la tarde volví para escuchar diferentes charlas y por la noche no pude faltar a la gran cena. Fue tanto lo que vi, viví y conocí allí que me resultará muy difícil explicarlo en un solo post. Así que dedicaré varias entradas para el día de ayer: una será para explicar lo que fue, como se organizó y sensaciones generales; otra será en concreto de las charlas y talleres a las que asistí; y la última de la cena como cierre del evento.
El día empezaba a las 11 de la mañana y había dos salas para charlas, una sala para los talleres y otra de ludoteca. Además había una zona showroom para las marcas que asistieron al evento. Nosotros estuvimos allí un poquito antes de las once pero aún no había llegado la organizadora. Así que al principio nos sentimos como un poco “desamparados” y perdidos sin saber mucho donde ir y qué hacer. También me sorprendió que en la charla que quería asistir hubiera tan poquita gente, pero imagino que todas estaban en la otra (que también fue interesante seguro). Así que a primera hora hubo poca gente pero poco a poco se fue animando la cosa y empezaron a aparecer mamás, papás y niños. Las charlas y talleres que hubieron por la mañana fueron los siguientes:

-La importancia de los cuentos y el desarrollo infantil (Tulabooks)
-Educación emocional a niños 0 a 6 años (Edúkame)

Estimulación niños. La primera media hora dirigida a niños de 1 a 2 años y la segunda de 2 a 3 años (5mimitos)

-Espectáculo infantil (Salirenfamilia.com)

Taller de porteo (Gemma Guillamon de Porteo Natural)

Además, de 11 a 13h había el taller de Recycle & Play (Lingosworld y Latiti Handmader)
Yo fui a la charla de Tulabooks y en cuanto acabó fui a la otra sala de charlas y vi un poco de la de Edúkame. Realmente la que fui yo estuvo bien (ya la contaré en otra entrada) y la de Edúkame se vio bastante interesante por lo que pude escuchar. En cuanto acabó la charla de Edúkame empezó el taller de 5mimitos de estimulación de niños de 1 a 2 años: muy divertido.

Luego Biel ya estaba muy cansado y decidimos irnos, pero antes fuimos a inscribirnos al evento (al principio de la entrada podéis ver la maravillosa acreditación que nos dieron a cada uno) y justo cuando ya poníamos al niño en el cochecito oí que se inscribía Yaiza, de Peluchín y sus papis. ¡Qué emoción! ¡Pude poner cara y voz a una de mis lectoras y además conocer a su niño (guapísimo con su coche ;))! Me animé a quedarme un ratito más a ver si empezaba el taller de porteo, pero al ir todas las charlas con retraso nos fuimos para casa ya que mi peque estaba que se caía y ya estaba bastante irritable.
Además de Yaiza también conocí a Núria de La invasión Twin, a Tània de La Petiua Tina, que ya a las dos las seguía, y a Angelica de Mamá de Fresa, que conocí y que voy a empezar a seguir. (Luego por la noche ya vi a otras muchas mamás y pude reencontrarme con Paris de Diario de mi embarazo y mi maternidad, pero ya contaré en el blog de la cena).

Por la tarde hubieron más charlas, de hecho hice un intensivo de charlas, pero fueron realmente interesantes:

Blog de moda bebé (Maria José Cayuela, bloguera)
-Seguridad infantil en el automóvil (Matias Massó)
-Los Bloggers y la identidad digital (Rafael Gimeno Bayón)
-Presentación en exclusiva (Madresfera)
-El móvil como herramientas para mamás y papás molones (FamilyBlog)

De la primera presentación llegué por la mitad y la última me la tuve que saltar ya que me fui a casa para vestirme para la cena, pero luego tuve la suerte de conocer a las chicas de Family Blog y su proyecto es muy útil!

Bueno, habría mucho más que decir pero lo dejaré para próximas entradas, en las que me centraré en exclusiva en las charlas, novedades, marcas y en la cena. ¡Hasta la próxima!

Un cumple genial

Tenía pendiente escribir sobre la fiesta de cumpleaños de mi hijo.
Pastel de cumpleaños
El día 3 de junio mi peque hizo 1 año, y tal hecho debía celebrarse con una fiesta, como no. Yo, la verdad, es que no soy muy dada a hacer fiestas. Me gustan mucho, pero si las organizo yo me entra un poco de estrés y agobio con tal de que todo vaya bien. Pero en sí lo que más me “agobia” es que la gente empiece a atosigar con unas cosas u otras… Pero bueno, el caso es que tenía ganas de juntar a la familia para celebrar el primer añito de mi hijo.
Mi casa no es muy grande (por no decir que es pequeña) y juntando mi familia más directa (padres, hermanos+parejas+hijos), la de mi marido y amigos íntimos (casi de la familia) sumamos más de veinte persona. Veinticinco concretamente. Así que en mi casa era impensable hacerlo todo de una vez, y hacer dos o tres fiestas como que no: si una ya me estresa, dos ya ni te cuento. Así que decidí buscar un local donde juntar la familia y donde pudieramos desayunar y el peque pudiera moverse con libertad. Así que eché mano de mi guía Mammaproof para coger ideas. Allí encontré un local en Gracia llamado L’Hora Lliure
Una tarde fui a conocer el local y me convenció lo que vi: los dueños muy amables y atentos, la sala espaciosa para lo que quería hacer, los servicios que ofrecían (comida, decoración, detalles…) estaban bien. Así que no me lo pensé mucho y entre mi marido y yo decidimos reservar la sala para el gran día. 
El domingo fuimos llegando todos, y aunque no estuviera todo preparado (tuvimos que ayudar a decorar la sala) el trato estuvo bien, la comida buenísima y el niño se lo pasó genial. La comida ofrecida era de primera calidad (bocadillos de embutido y pastas dulces recién hechas), el pastel de chocolate hecho por ellos también muy bueno, y las galletitas que pedimos de detalle y recuerdo del primer aniversario de Biel quedaron muy bien.
El rey de la fiesta
Biel gateó por la sala con total tranquilidad. Tienen un espacio pensado especialmente para niños de su edad, con colchonetas en el suelo, un mini-tobogan por el que poder deslizarse, unas pelotas, globos… y luego una zona más amplia con juguetes para niños de varias edades (cocinita, correpasillos, juguetes de encajar…). Estuvo distraído todo el tiempo y los demás también, la verdad. 
Estoy muy contenta de haber elegido este sitio, donde pasamos una mañana muy tranquila, en buena compañía, y con la certeza de que podía corretear por la sala sin miedo a hacerse daño.
Así que si vivís en Barcelona o alrededores, o tenéis pensado venir aquí por vacaciones o un fin de semana y no sepáis donde ir con los niños, os recomiendo ir a este lugar, porque es muy acogedor y te hacen sentir como si estuvieras en casa. Y lo más importante: los peques se lo pasan bien.

1 año (12 meses)

He estado desaparecida durante mucho tiempo, pero hoy no podía dejar de escribir unas palabras para uno de los días más importantes de este año. Hoy mi hijo Biel cumple 1 año. A estas horas, a las 21:45, nacía mi hijo, tras horas y horas de parto. No podía creer tener a esa personita tan preciosa encima mío. Realmente emocionante aquel momento, y sin duda uno de los mejores de mi vida. 
Hoy justo hace un año que me convertí en madre, que mi mundo cambió radicalmente, donde la Mercè mujer además se convertía en Mercè mamá… el papel más importante de todos. Un bebé dependía totalmente de mí. Los primeros días no cabe decir que fueron duros, llenos de dudas, con dolores y muy cansada. Pero también, felices. Los meses que siguieron, todos y cada uno de ellos, especiales. Vi crecer a ese bebé, tan pequeñito, que le costaba comer. Viví sus primeras carcajadas, viví la experiencia de ir a yoga, piscina, danza del vientre con él, viví la experiencia de verle descubrir sus manitas, viví la experiencia de verle sonreir al verme, viví la experiencia de verle gatear y ahora de darle sus primeros pasitos… Y muchas más experiencias: su primer viaje largo, su primera excursión, su primera vacuna, su primer análisis de sangre… Un año y toda una vida. 
Aún queda mucho por descubrir, mucho por aprender. De hecho, ahora empieza una etapa preciosa, llena de aprendizajes, de descubrimientos y de ver como su mundo crece.
Hoy hace un año del día más especial de mi vida.
El día del nacimiento de Biel y hoy