2 años como bimadre

aDSC00562

Dos añitos ya. Hace dos años que me convertí en bimadre, cómo últimamente leo que denominan a las madres de dos hijos. Pues eso, mi experiencia como bimadre se podría resumir como feliz a la vez que locura.

Feliz por tener a los dos hijos que tengo, los dos tan distintos y a la vez parecidos. Locura por los momentos en que los dos se confabulan para querer alguna cosa (o atención) al mismo momento… Sobre todo con la protagonista del post de hoy, la terremoto de la casa des del minuto cero.

El día 25 de septiembre de hace dos años la pequeña de la casa decidió nacer a las dos de la madrugada y, ya tan pequeñita, se le veía de gran carácter. Sus primeras fotos hacen gracia porque sale a menudo con la cara gruñona y siempre enganchada a la teta. Ahora, con dos años, es mucho más risueña, aunque no negaré que es de GRAN carácter y a veces se pone de morros ella sola; cosa que nos hace gracia porque se cruza de brazos, cierra ojos y pone morritos y se va cuál indignada a algún rincón hasta que al cabo de dos segundos se le pasa.

También sigue enganchada a la teta, tema que merece un punto y a parte para él sólo, así que pronto os explicaré qué nos pasa con la lactancia… últimas experiencias y dudas sobre este tema.

En estos dos años la hemos visto crecer a pasos agigantados; enseguida empezó a andar, es bastante autónoma comiendo e incluso para vestirse ya muestra interés por hacerlo ella sola. De hecho, su frase estrella estas últimas semanas es “yo sola” cuando ve que quieres ayudarla y ella te niega la ayuda porque lo quiere hacer ella solita. Y a menudo lo consigue.

Este verano hicimos el intento de sacarle el pañal aunque no lo hemos conseguido, pero también dedicaré un post a hablar sobre esto.

Y bueno, en definitiva mi pequeña ya ha cumplido los dos años y cada día nos tiene más enamorados, a todos, aunque a veces nos lleve por el camino de la amargura.

Para acabar, me he puesto a releer la publicación que le dediqué a mi hijo por su segundo aniversario, y acababa así:

2 años de ser mamá. 2 años en que he cambiado, veo las cosas de otra manera, de ver a mi niño como el ser más especial, deseando que no le pase nada malo. Ante todo querer ser una buena madre, aunque a veces me falten las fuerzas, la paciencia y la tranquilidad. Lo que nunca me falta, ni me faltará, es el amor que siento por él.

Suscribo todas y cada una de las palabras que dije, cambiando los años y el singular de “mi niño” por el plural. 2 años como bimadre, 4 años de mamá en total. Y en todo momento deseas lo mejor para ellos, que no les falte nada, que sean felices, que tengan interés por las cosas, que se asombren, que vivan y disfruten de las pequeñas cosas, de la familia, de los amigos…

Estos dos años, como ya he dicho, llenos de experiencias nos han servido para irnos amoldando unos a otros, disfrutar juntos de muchas salidas, de descubrir nuevos sitios, de frustrarnos cuando algo no sale como queremos, pero en definitiva vamos creciendo como familia. Y que siga siendo así.

Anuncios

Benvingut al zoo!

Benvingut al zoo! (¡Bienvenido al zoo!) de Gina Samba es el último libro que tenemos gracias a Boolino. Se trata de un libro-juego con piezas que los pequeños de la casa podrán sacar y jugar con ellas; tiene ventanas y puertas que abrir para poder recrear el cuento… ¡o incluso inventarse sus propias historias!

Como podréis imaginar ha sido todo un éxito en casa y los dos peques se reparten los animalitos y juegan con ellos, montándolos y haciéndolos pasar por la puerta, o bien descubriendo qué ven a través de la ventana.

Además, podréis jugar a buscar al señor Tucán en cada una de las láminas del libro.

Un cuento entretenido que podréis encontrar en la página de boolino: http://www.boolino.es/es/libros-cuentos/benvingut-al-zoo/

Portada del libro

Portada del libro

Jugando los dos

Jugando los dos

aDSC_8034

Jugando

De todo un poco

Llevo mucho tiempo sin escribir; de hecho estaba planteándome el dejar de hacerlo “definitivamente”, de dar por cerrada esta etapa de “mamá bloguera”. Y esto de “definitivamente” lo escribo entre comillas porque ya sabéis que a mí me gusta escribir así que no descarto volver a empezar con un nuevo blog, centrándome en otras cosas que no solo sea la maternidad. Pero luego pienso que este ha sido mi rincón durante cuatro años y me da pena cerrarlo. Imagino que seguiré aquí aunque si ya era irregular publicando ahora lo seré más. O tal vez no. No sé. Lo que sí sé es que por ahora me apetece poco escribir sobre mí, sobre nosotros… y eso que tenemos mil y una cosa que explicaros.

Me gustaría, para empezar, explicaros como han ido nuestras vacaciones este año. Nuestra experiencia tanto en la Comunidad Valenciana como en el País Vasco, qué podríais visitar de allí y cuál es nuestra opinión. Lo tengo en pendientes, y algún día escribiré sobre esto. Falta encontrar las ganas.

Otra cosa que me gustaría explicar es que la peque está a punto de cumplir los dos años y que hace unas semanas empezamos con la “operación pañal”. Con Biel os expliqué nuestra experiencia y creo que es interesante saber también esta, totalmente diferente… pero de nuevo, el tiempo y las ganas brillan por su ausencia.

Y por último, la mastitis que me ha torturado el final de vacaciones. ¿Pensabáis que tras dos años de lactancia os librabáis de sufrir mastitis? ¡Pues no! Soy prueba de ello y me gustaría también dejar reflejada mi experiencia…

Más libros y juegos que hemos compartido este verano…

Y la vuelta al cole. Curso nuevo, nuevas ilusiones y objetivos.

Espero que este mes de septiembre me despierte las ganas de escribir, de compartir con vosotros nuestras cositas, tal y como veníamos haciendo hasta ahora.

Nos vamos leyendo.