Se acabó el curso

Hace nada os estaba escribiendo acerca del inicio de P3 de Biel y ya ha acabado el curso. Ha pasado volando. ¡No me lo puedo creer!

Ya ha finalizado su etapa de Mussol y ha vivido un montón de experiencias nuevas, ha conocido a un montón de niños, ha aprendido mucho de sus profesores, compañeros… Estoy muy contenta de este primer año: de cómo empezó el curso, de cómo lo ha vivido todo, de la ilusión por ir cada día, de ver su cara feliz cuando está con los compañeros…

Ha participado de todas las festividades: para la castañada se disfrazó de castanyer; para Navidad, de pastorcillo, y aprendió dos canciones y un poema; para carnaval participó de todas las consignas del Rey Carnestoltes y se disfrazó de rockero para la rua de su curso y de egipcio para la rua del AMPA, donde aprendió a compartir, trabajar en equipo y se lo pasó genial mientras hacíamos los disfraces; para Sant Jordi se disfrazó de caballero y me regaló una maravillosa rosa hecha por él; para la Patrona corrió un su primera carrera e hizo entrega de unas flores a la Virgen con un compañero de sexto…

Ha participado y disfrutado de todas las actividades de clase. A parte de las que ya he nombrado, también ha hecho varias excursiones a diferentes parques, fomentando mucho el juego entre ellos (las dos líneas del curso) y aprovechando las salidas para conocer el entorno (trabajo del otoño, el agua…); también ha ido a una granja, donde ha tocado a muchos animales, les ha dado de comer e incluso ha montado en pony por primera vez; y por supuesto ha ido de colonias, dos noches fuera con sus compañeros y profesoras: ¡volvió contentísimo!

Ha ido a piscina cada semana (o casi) ya que es una actividad más dentro del horario escolar y gracias a ello a perdido el miedo que le tenía al agua el verano pasado. Empezó con miedo según los monitores pero ha acabado disfrutando mucho del agua, cosa que hemos podido comprobar en todas las puertas abiertas que hemos ido.

Ha aprendido a dibujar con más detalle (aunque aún no es su fuerte), ha aprendido a sumar, está aprendiendo a leer, ha aprendido a escribir su nombre y otras palabras. Las matemáticas parece ser su fuerte, le encantan los juegos con números, cuenta hasta el cien y más allá, los reconoce… pero también le gustan las letras, las reconoce todas y le gusta saber qué pone en letreros y cuentos que lee. Tiene mucha curiosidad y ya ha empezado a reconocer sílabas que puede leer.

También ha mejorado mucho en su expresión oral. Ahora se le entiende mucho más cuando habla, forma frases completas, razona y hace muuchas preguntas. También ha cogido expresiones y vocabulario de sus compañeros, por lo que muchas veces nos habla más en castellano que nada.

Ha aprendido mucho este año. Muchísimo. Estoy muy orgullosa de él y contenta de como se ha adaptado a la escuela y como ha disfrutado de ella.

Anuncios

Unes ulleres per al Marc

CH39sDqWIAEpV4c

Unes ulleres per al Marc (en castellano, Unas gafas para Rafa) es nuestro nuevo libro gracias a la caja de fomento de Boolino Book Box. Es un álbum ilustrado adecuado para los niños que comprenden las edades de entre 3 y 6 años ya que pueden identificarse con el personaje y aprender a empatizar con él.

Marc (o Rafa) es un niño que debe llevar gafas a la escuela. Pero no unas gafas cualquiera, no. Las suyas son ENORMES, REDONDAS y ROJAS. No le gustan nada e intentará esconderlas siempre que pueda.

Toda la historia sucede en entornos cercanos a nuestros hijos: en casa y en la escuela. A partir de los 3 años se inicia la etapa escolar y los niños empiezan a separarse más de la madre y empiezan a percibirse a sí mismos como individuos únicos. Llegan a la escuela y deben compartir el espacio, los juguetes… deberán aprender a formar parte de un grupo y cómo tal empiezan a ser más sociables, o como mínimo empiezan a socializar más entre ellos. Esta nueva vida social les lleva a observar a los demás y a observarse a sí mismos. A medida que van creciendo se dan cuenta de las diferencias y similitudes que hay entre ellos. El personaje del cuento rechaza sus gafas porque no quiere ser diferente a los demás y esto le crea un conflicto con su nueva imagen.

Es un cuento que nos ayudará a entablar conversación con nuestros hijos acerca de cómo se ven ellos. Así les ayudaremos también a esta observación y conocimiento sobre uno mismo y sobre el resto de los compañeros, y preguntando porqué cree que se siente así el personaje del cuento le ayudaremos a empatizar, a ponerse en la piel de otra persona.

A Biel le ha gustado y le han hecho gracia las diferentes ocurrencias del protagonista para ocultar sus gafas. Después de la lectura del cuento estuvimos hablando sobre estas diferencias entre unos y otros y Biel me dijo que en su clase todos eran diferentes. Y que él también lo era, y le gustaba ser así. Hablando con él te das cuenta de lo mayor que se ha hecho y de cómo va madurando.

Como he nombrado al principio de todo, este cuento lo ha seleccionado Boolino para su caja de fomento a la lectura, y ésta incluye tres actividades para realizar con el niño y compartir momentos con él. Hay una actividad educativa, una actividad plástica y una actividad lúdica.

  1. Las gafas mágicas: Con unas gafas especiales de goma EVA y un rotulador rojo, podrán pintar un cristal pero estas gafas son mágicas porque al ponértelas no podrás ver lo que has pintado de color rojo. También podrán intentar leer un texto (para los más mayores).

150636_gafas_rojas

  1. Soy un artista: Sobre una hoja blanca y posteriormente engancharla sobre un cartón blanco, podrán pintar con las acuarelas que encontrarán en la caja cualquier objeto que quieran del libro o copiar las gafas de Marc/Rafa.

150636_acuarela

  1. El leoncito ciego: Podremos hacer una peluca de león y jugar al leoncito ciego colocándonos el pelo delante de la cara y cerrando los ojos.

150636_diadema_leon

1506-bodegones-unas-gafas-para-rafa_eCOP0rO

Una vez más, una caja muy completa y un cuento muy bonito para hablar de las diferencias y para autoconocernos y aceptarnos tal y cómo somos.

Si queréis conseguirlo podéis hacerlo en Boolino Book Box, y además ya sabéis que podéis beneficiaros del 5% en vuestra suscripción si usáis el código unamama.

Un hipopótamo en la bañera

hipopotamo-portada

Hoy os hablaré del cuento estrella de mi hijo. Si bien ya sabéis que a Biel le gustan mucho los cuentos y puede pasarse mucho rato mirándolos y leyéndolos, va formando sus gustos poco a poco y se va decantando más por unos que por otros. Y hay un favorito en su biblioteca y éste es Un hipopótamo en la bañera de Kyoko Matsuoka. Y es que no me extraña que le guste.

Ya estéticamente es una preciosidad. La edición por parte de Lata de Sal, dentro de la colección Vintage, está muy cuidada, con información acerca de la autora y la ilustradora, curiosidades acerca del año que se publicó (nada menos que el 1982) y al final de todo, más detalles acerca de la vida en Japón, y de los baños específicamente; las ilustraciones de Akiko Hayashi son todo ternura y Biel se puede pasar horas observando cada detalle e imaginando historias a partir de ellas. Le encantan los personajes que aparecen y le parecen super divertidos.

La historia evoca a la imaginación y nos acerca un poco más el ritual del baño en el país nipón. Un hipopótamo en la bañera habla de un niño, Mako, que va a bañarse con su pato de goma, Pukka, y cuando éste último se sumerge en la bañera descubre a un animal en el fondo. A partir de aquí se van sucediendo una serie de encuentros con distintos animales que nos arrancaran más de una sonrisa y nos lo pasaremos super bien descubriendo cosas acerca del baño. Durante la lectura se valora la importancia de este momento y repasa cómo lavarse adecuadamente; también, como he dicho antes, fomenta la imaginación ya que cada vez que aparece un animal más grande en la bañera y cada cuál añade su granito de arena en la historia.

A Biel le gusta sobre todo el personaje de Pukka, ya que me explica que cuando Mako lo lleva fuera de la bañera es un juguete pero que cuando lo mete en ella cobra vida, ¡y eso mola mucho! “És molt guai”, como diría él. Y es que para los niños de esta edad, a partir de 3 años, ven el mundo a través de la magia y todo es posible, incluso que un hipopótamo aparezca en la bañera o que se produzca una carrera de pingüinos en el baño.

Casi cada noche lo leemos y no se cansa de él. Está en un nuestro Top 10 de libros, y para él el primero de todos. Lo recomendamos si dudar. ¿Y vosotros?

¡Ya llego! Hervé Tullet (Ed. Patio)

Imagen de Ed. Patio

Imagen de Patio Editorial

¡Ya llego! (Ed. Patio) es uno de los nuevos libros de Hervé Tullet, autor de los geniales Colores o Un libro. 

Este es un libro de cartón ideal para que puedan manipularlo los más pequeños de la casa. Su único texto son frases cortas y onomatopeyas que debemos interpretar para darle vida al coche de la historia. Es un cuento para ser leído en voz alta.

Con este tipo de cuento fomentamos la creatividad en el momento de interpretar una historia y también fomentamos la imaginación, y a su vez el lenguaje, para crear diferentes historias. Un cuento sencillo con muchas posibilidades: desde observar las imágenes hasta ir narrando una historia con lo que va sucediendo.

A los pequeños les gustará descubrir las sorpresas a partir de cada página que van pasando.

Os dejo el booktrailer para que veáis un poco como es por dentro:

 

Además de ¡Ya llego! Patio Editorial ha publicado también ¿Pequeño o grande?, donde también podrán sorprenderse página a página de lo que sucede y podrán interpretar el cuento a partir de las onomatopeyas del texto, dándole el suspense correspondiente hasta llegar al final de la historia.

Imagen de Patio Editorial

Imagen de Patio Editorial

Sin duda Hervé Tullet no deja indiferente. Si los conocéis o os han llamado la atención podéis comentar qué opináis de ellos.

4 años

aDSC08896b2

Este año el post de felicitación va con retraso pero no podía dejar pasar más días para que quede constancia que mi pequeño ya ha cumplido los 4 años. Ya poco más puedo añadir de lo especial que es este día para mí, de cómo nació él, de lo mucho que recuerdo ese día, lo largo que fue y cómo acabó siendo tan maravilloso. La verdad es que recordar cuando lo cogí por primera vez y ver sus manitas, con esos dedos tan largos, se me pone la piel de gallina… hace tanto y tan poco a la vez de ese momento. Es un recuerdo que deseo que no se borre nunca de mi cabeza.

El 3 de junio fue SU día. Un día, una vez más, especial para todos. Pero este año él era mucho más consciente de que era su día especial. Llevaba semanas preguntando cuánto quedaba para su cumpleaños, íbamos contando los días y al fin llegó. En el colegio él fue el protagonista siendo el encargado de la rutina del “bon dia”, le hicieron una corona con 4 mussols y le cantaron el Happy birthday. Además dos niñas de su clase le hicieron un par de dibujitos, así que salió muy contento. En casa también festejamos en petit comité, ya que la fiesta de cumpleaños sería el fin de semana. Su cara de felicidad al ver que le preparamos este pastelito que véis en la foto con la vela era super bonita. Cada año te das cuenta de que lo viven todo intensamente y cada año se van dando más cuenta de lo que significa una fecha en concreto. Y cuando un año te parece que lo vive intensamente y feliz el año siguiente es aún más. Verle crecer es simplemente genial. No hay mejor regalo en el mundo.

Este año quisimos hacer dos fiestas: una con los del cole en un Aventura Park, ya que fuimos a una de un amiguito suyo hace unos meses y quedó tan alucinado y se lo pasó tan bien que no paraba de pedir la “fiesta pirata” también para él; y la otra fiesta fue en familia en una sala de esas que reservas con piscina de bolas, juegos y demás… Las dos fiestas fueron perfectas. Acabó hecho polvo del fin de semana (y en añadido los tres demás miembros de la familia también). Pero valió la pena.

abiel02

¡Muchas felicidades, capitán pirata!

Errores y consejos en la iniciación de la lectura en tus hijos

Consejos para introducir la lectura a nuestros hijos.

QuéLeer

Errores

  • Obligar a leer. Gran error. Hay que conseguir que el niño lea por su cuenta. Eso sólo puede lograrse si asocia la lectura a un buen rato, a una satisfacción. Y tal cosa ocurre mejor en un entorno de libertad. Que lea, sí, pero porque le gusta y le da la gana.
  • Afligirse porque el niño empieza primaria sin leer ni papa.Cada niño tiene su edad, su ritmo. Que un hermano mayor haya aprendido con 5 años no convierte en tonto al menor que con 6 apenas deletrea las palabras. Los expertos dicen que hasta los siete años un niño no tiene por qué saberlo todo.
  • Usar la lectura como castigo. “Si no te comes la sopa te mando a tu cuarto a leer”. La fastidiaste. Ni comerá ni leerá. Y si te empeñas en ello, el niño identificará la lectura con el castigo.
  • Insistir en que lea…

Ver la entrada original 517 palabras más