Viernes dando la nota (4): A tientas (Vega)

Esta vez no quería que se me pasara el “Viernes dando la nota” como la semana pasada (aunque colgué la canción en sábado), así que aunque sea tarde ahi va la canción.
Esta semana ha sido dura, o mejor dicho, MUY DURA, así que me quería autoregalar, y haceros el regalo a vosotros también, claro, una canción de Vega. Como he colgado muchas de sus canciones no me quería repetir, además de que quería una canción que se ajustara en cierta manera a los días que estoy viviendo. Así que pensé en su último cd, La Cuenta Atrás, y me acordé de esta canción, que es una delicia. Empieza en un tono suave, en un estado de tristeza, y poco a poco va cogiendo fuerza hasta volverse en una canción optimista, con garra y ganas de gritar que se puede superar todo.
Hay frases que me gustaría tatuarme, para recordarlas día a día y poder superar lo reveses de la vida. Me gustaría creer que aunque ahora me sienta triste, desanimada (temas trabajo) todo va a salir a flote y voy a tener fuerza, ganas y voy a tener mucho por dar…
El agua ya no arrastra mi dolor
Y me encuentro en peligro de extinción
No recuerdo cómo era ser feliz
El silencio va apagando mi latir
Tinieblas, ni una luz alrededor
Y mis miedos avivando el apagón
A tientas tropezando voy detrás
Buscando abrazar la oscuridad

El día que yo ya no esté
Recuerda que aunque no lo supe hacer
Quería, y de querer fue sin querer
El perderte a ti por no saber vivir

Entiendo que tu miedo te venció
No era fácil superar la situación
No hubo agallas de agarrar todo ese amor
Que en tu pecho aún me daba la razón

El día que yo ya no esté
Recuerda que aunque no lo supe hacer
Quería, y de querer fue sin querer
El perderte a ti por no saber fingir

Ni una sola, ni una sola vez más
Dejáre que el tiempo me permita recordar
Y el agua ya ha arrastrado mi dolor
Y me encuentro en una nueva situación
Me recuerdan cómo era ser feliz
No hay silencio! Hoy he vuelto a sonreír!
El agua me ha devuelto al corazón
La alegría de saber que no fui yo
Tengo ganas, tengo vida, tengo tanto aún por dar
Ya dejé de andar a tientas
Sólo fuiste uno más…
Uno más.

La canción parece dedicada a un amor roto, pero a veces pienso yo… ¿no es peor cuando dejamos de creer en nosotros y dejamos de querernos? Me gustaría dejar atrás ese YO negativo, que solo sea uno más, y volver a mi yo, a mi amor: a volver a sonreír, a creer en mí, a tener ganas y fuerzas para seguir adelante… que lo necesito y mucho. Y ya no sólo por mí, si no por los que estan a mi alrededor también.
Bueno, siento que hoy no sea tan animada como otros días, pero espero que esta canción os llegue.
Saludos a todos

document.write(”);

Estoy viva

Llevo días desaparecida del blog, de twitter, del facebook… y es que las horas no dan para más. Estos días son un no parar. 
En el trabajo estoy agotada, y eso que justo hemos empezado el trimestre; este año tengo un grupo difícil de llevar, de esos que te absorven toda la energía y más. Si al menos viera un rendimiento o una actitud positiva por parte de ellos pues se haría más llevadero, pero no. En fin, no me gusta quejarme de esto en el blog, porque no es su propósito, pero hay situaciones que me llevan por el camino de la amargura.
Además, ahora se juntan dos fiestas que hemos de preparar con antelación para presentarla a los niños: la semana de la Paz y Carnaval. Esto significa más y más trabajo.
En casa el peque tampoco para y además ahora lleva unos días malito. Empezó con amigdalitis hará un par de semanas y ahora se le ha juntado un refriado. No podemos dormir por las noches porque el peque se ahoga con los mocos y lo pasamos bastante mal. Esto luego lleva a que durante el día vaya más cansada, claro. Aunque esté malito tiene energía y está todo el día con sus cosas, queriendo juerga y mimitos a la vez. Y yo que estoy AGOTADA intento estar con él, pero hay momentos en que solo pienso en hacer la siesta y deseando que duerma conmigo un rato. La mayoría de veces lo consigo, aunque esto signifique que por la noche le cueste más dormir… es el pez que se muerde la cola.
Hoy, por suerte, o por desgracia según se mire, no ha hecho la siesta en ningún momento del día, así que se ha dormido prontito y ahora puedo dedicar un rato a ponerme al día y a organizarme: he preparado la bolsa y las cosas para mañana llevarlo a casa mis padres y luego ir a yoga (si no se ahoga mucho), he preparado algunas cosas del cole (otras las dejo para cuando acabe el post) y me he dicho de escribir un ratito, ni que sea para decir que estoy viva.
Os diría más cosas, pero lo dejo para otro día. De momento con dar señales de vida es suficiente por hoy. ¡Buenas noches!

Tercer Viernes dando la nota: Hasta que me olvides (Luis Miguel)

Ayer se me pasó colgar la canción del Viernes dando la nota… y es que estoy bastante ocupada estos días, entre que el peque ha estado malito (vuelve a tener amigdalitis), el trabajo y cosas de casa, y llegar a casa y no ser persona e irme a dormir con Biel, pues no me ha dado tiempo de nada.
Ayer ya tenía pensada la canción y es que quería dedicársela a mi hermana gemela, ya que el pasado domingo, el día 13, las dos cumplimos 30 años. Así que como podréis imaginar, ella y yo estamos bastante unidas y hemos vivido mil y una anécdotas de pequeñas. La canción para mi tercer Viernes dando la nota es una de Luis Miguel, “Hasta que me olvides”, y es una canción que a las dos nos gusta y además nos recuerda a uno de nuestros enfados de dos minutos y de como nos desenfadamos de la forma más divertida. Así que hoy nos ponemos un poco romanticones y nos dejamos llevar por Luismi.

Segundo Viernes dando la nota: When you’re gone (Bryan Adams & Mel C)

Para mi segundo Viernes dando la nota, elijo una canción de mi cantante favorito de todos los tiempos, desde pequeña hasta ahora. Bryan Adams tiene canciones muy buenas y de muy bonitas, pero para hoy escojo el dueto que hizo con mi Spice Girl preferida, Mel C. El resultado fue una canción muy animada, ideal para empezar este fin de semana de buen humor. 
Espero que os guste!

document.write(”);

¡Ya han pasado los Reyes!

Un año más, ha pasado ya el día de Reyes, con su noche mágica y su madrugada especial. Nosotros fuimos ayer a la cabalgata de Reyes, la segunda de mi niño, pero esta vez la ha vivido con más curiosidad, aunque se agarraba con tal fuerza que algo nos decía que eran nervios o incertidumbre no saber bien bien qué está pasando. Ayer vivimos sus primeros fuegos artificiales y los aguantó muy bien, sin llorar como temía ya que de pequeño los petardos no le gustaban nada.
Y esta madrugada ha sucedido lo mágico: los Reyes nos han dejado regalitos por todo el comedor, y en otras casas, y viendo la de cositas bonitas que nos han dejado, será que nos hemos portado bien, ¿no? Papá de Biel y yo no nos podemos quejar en absoluto: cositas frikis de las que nos gustan, libros, DVDs de series y películas, cds, ropa y una notita de SSMM diciendo que me dejaba algo de dinerito para cuando me aclarara de si quiero un ebook o una tablet 😉 Por cierto, de libro me han dejado la segunda parte de la trilogía de Katherine Pancol, El vals lento de las tortugas, así que tengo pendiente de leérmelo y hacer reseña como ya hice con el primero (Los ojos amarillos de los cocodrilos).
Con su mega circuito Beep Beep
Volviendo a esta mañana, el niño ha despertado tras protestar un poquito (¡era muy pronto!) y  después de salir corriendo de la habitación y tras ver el montón de paquetes que había por el comedor, se ha dado cuenta que tenía un circuito montado, con sus coches circulando. 
Se ha emocionado de ver sus coches y ha jugado un poco con el circuito, aunque enseguida lo ha desmontado… ¡con lo que debió costar de montar a los pobres Reyes! 
En el resto de casas le han dejado más y más coches para completar su colección, un par de cuentos también, uno especial con sonidos de instrumentos musicales, que tanto le gustan (todo un éxito), y una cajita con más piezas de Duplo.
Jugando con los coches
En fin, ha sido un día agotador pero bonito, viviendo la magia y disfrutando del peque al máximo. 
El año que viene más… ¿nos portaremos tan bien como este año? 😉

Jugando con… Playmobil 123

 

¿Quién no ha jugado alguna vez con Playmobils? Cuando era pequeña era mi juguete favorito, me encantaba montar sus casas, con dos pisos, con sus escaleras, las habitaciones… luego formaba las familias: los que iban vestidos de rojo, los de amarillo, los de azul, los de blanco, los de verde… Había familias muy numerosas y otras que en cambio tenían pocos miembros. Tenia todo el comedor invadido por estos simpáticos personajes. 

 
Pues bien, hay una variedad para los más pequeños, el Playmobil 123, y la verdad es que son super entrañables también. Nos regalaron un camión de basuras para el santo del niño y al peque le encantó (tengo que decir que adora todo tipo de vehículo). Ahora que ha pasado un poco más de tiempo he podido observar que juega un poco más, ya no solo hace rodar al camión en su circuito inacabable de coches (un día me dedicaré a los vehículos exclusivamente). 
Papá Noel ha sido bastante generoso y le ha dejado más Playmobils para que pueda completar la colección: un camión con garaje, en el que le podemos cargar diferentes cajas, saco de patatas, barriles; también le ha traído a una niñita muy simpática y sus mascotas: un conejo, un perro y un gato; y por último, el arca de Noé. 
Lo que me gusta de estos Playmobils es que no sólo se limitan a ser muñecos para que el peque desarrolle su imaginación con el juego, para esto tal vez aún es un poco pequeño para que se monte sus historias y se entretenga con ellas, sino que además estan hechos de tal manera que los peques puedan desenvolupar diferentes habilidades manipulativas o la lógica, como por ejemplo poner las formas en sus respectivos espacios, o encajar la rampa en el arca, juntar los animales por parejas, y hacer los sonidos de ellos (cosa que le encanta a mi niño).
 
 

Aquí podemos jugar a aparcar el camión dentro de su garaje. Pero también podemos introducir el saco, el barril o la caja por sus agujeros correspondientes.

 

Con el camión de la basura también podemos colocar los recipientes en sus respectivos espacios: el círculo, el óvalo…

 

Con el Arca de Noé podemos subirlos a todos a cubierta y para guardarlos solo tenemos que abrir el arca e introducirlos dentro. Luego lo tapamos con la cubierta y los tenemos bien recogidos, sin que se pierda ni un animal.

 
 
 
 
 
 
 
 

Si ya me gustaban de pequeña a mí, los Playmobils clásicos, éstos para los más pequeños me parecen una auténtica pasada. Y lo mejor, ver que mi niño disfruta también con ellos y le gusta que juguemos juntos… ¿Y creéis que yo me niego a ello?