Vacaciones en Menorca

Ya hemos vuelto de vacaciones, si es que lo bueno pasa muy deprisa! Llegas al destino y no te das cuenta que estás haciendo las maletas para la vuelta. En fin, ya lo dicen: si te lo pasas bien el tiempo pasa más rápido, y esto es lo que ha pasado.
Nosotros ya habíamos estado en la isla, así que ya la conocíamos, pero con Biel era la primera vez que íbamos. También, y eso sí que para los tres, era la primera vez que viajábamos en barco. La experiencia ha sido muy buena. Debido a mi estado de embarazo y que viajábamos con un niño cogimos camarote tanto para la ida como para la vuelta, para estar más cómodos y poder dormir tranquilamente. En los momentos que estábamos despiertos, pudimos visitar el barco y, a parte de estar en cubierta y ver el ancho mar, también ofrecen diferentes tipos de servicios: hay bares, piscina (llenísima y decidimos no meternos), salita de cine (que aquél día echaban la película Happy Feet (previo pago)), salita tipo Chiquipark para los más peques (con piscina de bolas, toboganes, juegos…), sala para jugar a la XBox y a los dardos… en fin, para no aburrirse. Nosotros no usamos nada de eso, salvo el bar y pasearnos por cubierta y observar el mar (y dormir la siestorra en el camarote jejeje) pero la verdad es que es una buena manera para viajar con los más peques.
Tocando una cabra
Luego ya en la isla en sí, pudimos disfrutar de playita, sol, piscina y paseos interminables. Y descubrimos que desde hace un año existe un Zoo muy, muy mammaproof. Tiene zona Toca Toca para los más peques, puedes pasearte entre canguros, lemures y otros animales. A parte de observar la fauna típica de la isla, lo cuál convertía ese espacio en medio granja-medio zoo ya que tanto podías estar observando una vaca como observando un ciervo. Quedamos encantados con la visita, sobre todo Biel, que no paraba de decirnos “mi, mi” (que significa “Mira, mira”) a todo aquello que veía e identificaba. Está en la edad perfecta para observar y escuchar pequeñas explicaciones que le puedas hacer sobre los animales. 
Además, digo que es mammaproof, porque además de poder tocar y descubrir los animales, tiene una zona de ocio para los pequeños y en el bar también disponen de tronas y un mini parque en la terracita para que se puedan entretener mientras todos nos refrescamos.
Si queréis saber más podéis clicar encima de Zoo de Menorca donde podréis ver más imágenes y servicios de este parque.
Así que hemos adaptado nuestra visita y vacaciones al peque (como no) pero hemos disfrutado tanto o más que él jajaja Y en diferencia al año pasado: Biel se lo ha pasado pipa en la piscina y en la playa!! (bañándose me refiero). ¡Un lujo ya que a mí me encanta! Y lo mejor de todo es que se dejaba poner la gorra para taparse del sol. Eso sí… solo la gorra del “cotxe” (coche) Rayo McQueen, que al verla un día en la tienda le encantó y ha sido nuestra salvación para estos días de sol, sol y más sol.
En la playa

Mi pececito en la piscina
Y nada, ahora a seguir nuestras vacaciones en la ciudad, seguir pasando calor, y sobre todo, sobre todo, disfrutar de cada momento!

Rumbo a…

Bueno, poco a poco parece que las cosas se van poniendo en su sitio y podremos irnos de vacaciones tranquilamente!
Como expliqué ayer, Biel podía haber pasado el sarampión pero hoy nos han dado los resultados de las pruebas y han salido negativas; es decir, que no ha tenido ni tiene el sarampión. La reacción que tuvo se debió a otro virus, pero no sabemos cuál (ni lo sabremos). El caso es que hoy (por fin) hemos salido a la calle y la doctora nos ha dado vía libre para irnos de viaje.
Y teniendo todo en orden espero que podamos partir sin problemas, porque este viaje parece que esté gafado! Entre que estoy avanzada en el embarazo y los del barco me ponían problemas (que espero que con el papel que me hizo la ginecóloga sirva para embarcar) y lo del posible sarampión ya me estaba viendo sin mis ansiadas vacaciones.
Y es que este año hacemos un viaje especial. Nos vamos a Menorca en…
¡BARCO!
Es la primera vez que viajamos en barco, tanto mi marido como yo y por supuesto Biel. Así que no deja que tengamos un poco de miedo. Miedo a lo desconocido, claro… no sabemos exactamente como ir a embarcar, como será por dentro, ni si se moverá mucho, ni si nos marearemos… Para el viaje de ida hemos cogido el horario de noche, por supuesto en camarote… tal y como voy de embarazada y con un niño pequeño al igual nos aventuramos a ir en butaca. A la vuelta, en cambio, hemos cogido horario de mañana/tarde, con camarote igual… ¡nos pasaremos el día en el barco! Ahí sí que será la prueba de fuego porque estaremos más despiertos…
Me hace mucha ilusión el viaje pero a la vez un poco de respeto… Cuando estemos allí ya os explicaremos qué tal la aventura en barco. Seguro que da para un post de como viajar con niños en barco jeje
MENORCA… ¡HERE WE GO!

¡Sarampión!

Todo empezó el miércoles pasado, mi primer día de vacaciones. El niño empezó con fiebre por la tarde y estuvo el jueves y viernes igual. Lo llevé el viernes al pediatra (que nos atendió su primer pediatra, el que nos cambiamos… y cada vez estoy más contenta de haberlo hecho… menuda manera de tratar y hablar a un niño pequeño, ¡por favor!) y éste nos dijo que no sabía a que se debía la fiebre. Que sería un virus. Y ahí quedó la cosa.
El sábado teníamos una boda (mi hermana) y el niño estaba mejor. Pero por la noche, al ducharlo, vimos que tenía granitos por el cuerpo. Pensamos que era por el calor, pero cogimos hora para el lunes la pediatra por si acaso. 
Pasó el fin de semana y el lunes vamos al médico y… ¡sorpresa! La pediatra lo examina y sale de la consulta sin decir nada en busca del otro pediatra (el mismo del viernes, es decir, su anterior pediatra) y entre los dos llegan a la conclusión de que podía ser sarampión. Llamaron a epidemiología y dieron aviso de que podían tener un caso, aunque mi hijo NO tenía todos los síntomas. Nos hicieron estar un rato en otra consulta, a la espera de que hiciera un pis para que lo pudieran enviar a analizar y también tomaron muestra de la saliva. Luego, preocupada, pregunté si a mí me podía afectar ya que estaba embarazada y me dijeron que si ya la había pasado o estaba vacunada pues que no me pasaba nada.
Con la granizada que tenía el lunes
Nos fuimos a casa y me llamaron los de epidemiología para preguntar con quién habíamos estado en contacto, para poner en alerta a la gente que no estuviera vacunada… ¡Así que imaginaros cuando dije que habíamos ido a una boda el sábado! Suerte que mi hijo no es muy social y se relacionó con poca gente, y de la poca gente que se relacionó la mayoría ya estaba vacunada o la había pasado. Los que no la habían pasado o no estaban vacunados, han tenido que ir a ponerse la vacuna o estan esperando a ponérsela según los resultados de las pruebas.
El día siguiente fui a hacerme una analítica ya que me dijeron que así nos quedábamos todos tranquilos, por el tema embarazo. 
Todo esto fue entre el lunes y el martes… Pues hoy, jueves, solo me han llamado para dar mis resultados (estoy bien, inmune al virus) pero aún no nos han dicho nada de mi hijo… ¿A qué esperan? El pobre ya no tiene las ronchas, por lo que todo hace pensar que al final no era sarampión, pero no nos atrevemos a sacarlo por si acaso… Y encima el lunes nos vamos de vacaciones en barco… y estamos en vilo pensando si podremos ir o no al final.
Así estamos… si es que lo que no nos pase a nosotros…