Viernes dando la nota (9): Here I go again (Whitesnake)

Hoy pone música a mi Viernes dando la nota Whitesnake. 
Pondría una canción más bien festiva ya que hoy no voy a trabajar porque disfruto de fiesta de libre elección en el cole, pero llevo un par de días muy mal en el trabajo, como ya dije ayer con sensación de fracaso este curso. Hoy es uno de esos días en que te dan ganas de dejarlo todo. Así que la canción festiva se esperará a otro viernes que esté más animada. E iba a poner a Vega otra vez, pero ya me repetiría hasta la saciedad jaja (saca nuevo single ya, ¡por favor!). Así que me decanto por Whitesnake y su Here I go again, la versión tranqui que digo yo.
Espero que la semana que viene sea mejor…

document.write(”);

Anuncios

Semana 22

Ayer fue un día completo. Por la mañana tuve la ecografía del segundo trimestre y por la tarde la visita con la comadrona. La ecografía fue muy bien. Todo estaba correcto y sin ningún problema, además que ya nos dijeron lo que esperábamos… una NIÑA! Que alegría cuando lo oí, la verdad es que me hacía ilusión tener la niña, como ya dije. 
Además, sigo pensando que han hecho grandes cambios con las ecografías de dos años a esta parte: con que detalle se ven en éstas y en cambio con Biel no fue así! Y no hace tanto de las ecografías de Biel.
Nos hicieron la “foto” en 3D, menuda impresión. Impacta un poco la verdad. Aunque verle mover las manitas, los pies, tocarse la cara, abrir la boquita… es una sensación única. Llena tanto! 
Mirad-la que recogidita, parece que esté rezando y todo. 

La petita Aini

Luego por la tarde fui a la visita con la comadrona y también todo bien. Con lo único que me dio un toque fue con el peso, que según la báscula había perdido peso. Pero no es así. Ya le dije que en la anterior visita me pesaron en una báscula que no iba bien y dijeron de anotar el peso inicial porque no creían que hubiera engordado mucho… pero era al contrario: ¡perdí cuatro quilos! (según la báscula de mi casa). Y mira que se lo dije a la infermera pero no me hizo caso. Y claro, ayer la báscula ponía menos peso del inicial, pero no he perdido. Al contrario, he ganado un quilo de los cuatro que perdí, así que voy bien. Pero la comadrona no las tenía todas con ella.
Me programaron ya el día para hacerme la prueba O’Sullivan (la famosa del azúcar), a ver que tal sale. También me dijeron que en la siguiente visita me pondrán la vacuna por tener el Rh negativo…
Y nada, del embarazo voy haciendo, notando ya a mi niña como va dando pataditas. Al tener más barriga también se la enseño más a Biel y le voy diciendo que dentro está su hermanita. Y ayer me hizo una gracia porque iba diciendo: “la nena” y también repetía el nombre que le queremos poner: Aina. Aunque al principio decía Aini, y a mi se me caía la baba de oírle decir su nombre. A ver si poco a poco le vamos haciendo un poco a la idea de que vendrá una hermanita… Pero hasta que no la vea no se dará cuenta de todo. Cuantas cosas para mi pequeño Biel en poco tiempo: el adiós a los pañales (bueno, nuestro intento de ello), cambio de cama otra vez, la hermanita… 
En fin, pocas cosas más… sigo con un montón de faena y con ganas de que se acabe el curso… ¡se me está haciendo muy duro! Y más en días como hoy que te da la sensación de fracaso total. 

Operación pañal

No, aún no hemos empezado con la operación pañal. Pero no os penséis, que entre las mil y una cosas que tengo en la cabeza una de ellas es la operación pañal que quiero empezar este verano. 
He empezado a leer cositas sobre el tema, y me descargué el libro de Edúkame, Adiós a los pañales, de la autora Cristina García, y me dio algunas estrategias a seguir para cuando llegue el proceso y, sobre todo, me dio un poco más de visión sobre lo que es este tema tan complejo. Y por lo que leí, veo que Biel aún no está preparado… y no sé si lo estará para cuando empecemos. 
He aquí las indicaciones para saber si empezar con el proceso:
  • El pequeño se siente incómodo si tiene el pañal sucio.
  • Reconoce señales corporales cuando evacua, como llevarse las manos a los genitales o ponerse en cuclillas.
  • Se interesa por lo que hacen mamá y papá cuando usan el baño.
  • Muestra regularidad en sus conductas, por ejemplo hace caca después de desayunar.
  • Después de probar a ponerle en el orinal, comprobamos que el niño hace caca o pis en él.
(¡Adiós a los pañales!, Cristina García, Edúkame. Página 14)

Debemos asegurarnos de que el niño está maduro para llevar a cabo el proceso.

Otra de los consejos que nos da es que si empezamos ya no hay marcha atrás (a no ser que veamos que no está realmente preparado para ello) y que debemos tener paciencia y ser constantes. Hay que ir al lavabo cada dos horas y sentar al niño en el orinal, aunque él no nos pida de ir al lavabo (que será lo más probable) y dejarlo sentado de entre 3 y 5 minutos. Para ello debemos equipar el espacio donde esté el orinal (o el adaptador de wc) para que el niño pueda estar sentado este tiempo: cuentos, algún juguete…  Y lo más importante es acompañarle y celebrar los progresos que haga (por ejemplo el haber hecho un pipí en el orinal). Algunas de las estrategias parecen de utilidad (como crear un juego para ir al lavabo -el tren del lavabo que recoge pasajeros- cantando para que sea más ameno para el niño).
Al necesitar todo este tiempo y atención cada vez veo más claro que no debemos empezar justo en cuanto cumpla los dos años (que será de aquí poco ya) si no tal vez esperar a que volvamos de vacaciones: cuando yo ya estaré en casa todo el tiempo y pueda poner en práctica estas ideas.
Uno de los aspectos que más miedo me da del adiós al pañal es que prácticamente coincidirá con el nacimiento del hermanito o de la hermanita… así que me da un poco de cosa que haya un retroceso por tema de celos… aunque esto no lo sabremos hasta llegado el momento.
Como veis es un tema bastante complejo y creo importante que los padres estén también preparados para llevar a cabo la operación pañal. 
Si tenéis experiencia en el tema o algún consejo y queréis compartirlo en el blog sois libres de hacerlo, no sabréis lo bien que me va escuchar/leer este tipo de experiencias.