De carnavales y otras historias

Uf, casi un mes sin pasarme por aquí… No sé si habré cumplido el record de no escribir en mucho tiempo. El caso es que no quería tener esto abandonado, y menos con la de cosas que nos van pasando.

Para empezar, esta semana atrás fue carnaval y Biel vivió su primer carnaval en la escuela, con las correspondientes órdenes del “Rei Carnestoltes” y además participamos en la comparsa del AMPA. Toda la semana fue genial y cada día nos salía el niño del colegio con una sorpresa.

  • El primer día salió con la mochila y el abrigo del revés, ¡muy divertido! Biel nos iba diciendo que menudas tonterías hacia el Rei Carnestoltes.
  • El martes tenía que llevar un gorro divertido (él llevó uno que le regalaron sus tíos personalizado) y por la tarde nos salió que el habían pintado en cada mano una cosita diferente y que él podía escoger, en este caso fue un sol y una luna.
  • El miércoles tenía que llevar una corbata, y llevó una muy colorida que es de su abuela. Por la tarde nos salió con toda la cara pintada de Spiderman!!
  • El jueves tenía que llevar unas gafas divertidas y de entre toda la variedad de gafas que conseguimos el mes pasado gracias a McDonalds, eligió las de la Charmmy Kitty, y muy feliz fue con ellas. Por la tarde salió con el pelo de punta y pintado de rojo y azul.
  • El viernes tenía que ir vestido especial para la rua del colegio. Su curso iban de rockeros (aunque en realidad iban de Grease) y ya veréis que él iba GUAPÍSIMO.
Collage de fotos de la semana de Carnaval

Collage de fotos de la semana de Carnaval

El día siguiente, el sábado, participamos en la rua de la escuela, formada por el AMPA, y fue una experiencia muy divertida! Después del curro de preparar los disfraces, valió la pena el resultado. Teníamos coreografía y todo y participamos unos 200 padres e hijos. Ganamos el primer premio de la rua del barrio, ¡y no era para menos! ¡Menuda marcha llevábamos con el Walking like an egiptian. Y en este caso ya no solo era mi hijo el que disfrutaba de la fiesta, sino también mi hija, que es la juerguista number 1.

Dos guapos egipcios

Dos guapos egipcios

Y nada, esa fue nuestra semana de carnaval. Movidita, sumando que yo también celebro el carnaval en mi escuela, por lo que yo también cumplo órdenes del Rei Carnestoltes y participo en la rua correspondiente… así que iba liada con lo mío, con lo de Biel, con lo de la rua y con el marido con la gripe. ¡Semana completa!

Por otra banda, Aina está muy espabilada y nos va regalando momentos para emmarcar y recordar. Su vocabulario va in crescendo y parece mentida que tan pequeñita como es, se haga entender tan claramente. Es muy cariñosa y le encanta dar besitos y abrazos. A su vez tiene mucho genio y es de armas tomar. También es un culo inquieto y no para quieta un segundo. Siempre está trasteando cosas, yendo de un lado a otro… no para, no para.

Bueno, a ver si encuentro otro momento para sentarme y explicar mis peripecias con los peques. ¡Hasta la próxima!

Jugando a… Sneaky Snacky Squirrel

Papá Noel y los Reyes han sido muy generosos este año y nos han dejado muchas cositas bonitas e interesantes en casa. Hoy os enseñaré un juego que trajeron a Biel.

Sneaky Snacky Squirrel es un juego recomendado para niños a partir de 3 años. En este juego se trabaja la coordinación (psicomotricidad fina). Tiene una dinámica muy sencilla y entretenida. El juego consiste en conseguir todas las bellotas del árbol (de cinco colores diferentes) y para hacerlo deberemos hacer rodar una ruleta que nos indicará qué acción hacer: coger una bellota del color, o bien con un numero nos dirá si coger una o dos bellotas (y podemos elegir el color que queremos), si toca la ardilla ladroncilla deberemos quitarle una bellota a un contrincante o si toca el viento todas la bellotas caerán del árbol y tendremos que empezar de nuevo.

Es muy entretenido y a Biel le ha gustado mucho. Para coger las bellotas tendremos que usar unas pinzas en forma de ardilla, tiene una estética muy bonita. ¡Sin duda recomiendo el juego para pasar un buen rato con nuestros hijos!

¡Me gusta el cole!

Aunque no lo parezca sólo llevamos siete semanas de colegio. Con estas siete semanas ya puedo valorar un poco lo que es la entrada en el mundo de la escuela de Biel.

Como sabréis, si me habéis ido siguiendo a lo largo de los años, mi hijo no ha ido a la guardería (la peque tampoco va). Al principio de todo, antes de quedarme embarazada incluso, pensaba que era necesario llevar a los niños a la guardería: por el tema de aprender conocimientos básicos y sobre todo por el tema de relaciones sociales. Luego tuve a mi hijo, y en el momento en que tenía que decidir si llevarlo a la guardería o no (cuando me incorporé al trabajo) me decanté por el no porque era pequeño, porque en casa ya estaba bien y porque tenía la ayuda de los abuelos, que se ofrecieron a cuidarlo y educarle como nosotros.

Este septiembre pasado llegó el momento de entrar en P3, con la expectación de cómo será su entrada en el colegio, si llorará o no llorará, si le costará adaptarse o no, si se relacionará bien con sus compañeros o no, si atenderá en clase o no… Y con estas siete semanas que han pasado puedo decir que estamos superando la prueba de la entrada en el cole. A falta de hablar con la tutora de aspectos más concretos y específicos, yo, como madre, valoro así sus primeras semanas en P3:

  • Entra y sale de la escuela contento y feliz. Sólo lloró las primeras semanas al dejarle en el servicio de acogida; desde hace un par de semanas entra super tranquilo: me da un beso y abrazo enorme y va decidido hacia la clase (justamente la suya) dónde se quedan los niños de 8 a 9 de la mañana.
  • Se expresa mucho mejor. Como ya he dicho, Biel aprendió mucho estando en casa. Empezó P3 sabiendo todos los colores, la numeración del 1 al 10 asumida e incluso mecánicamente podría contar hasta el 20 con un poco de ayuda, sabía todas las letras del abecedario y sabía algunas canciones. ¿En qué cojeaba? En la expresión oral. No tenía fluidez hablando y costaba entenderle. En el cole hacen juegos de lenguaje como refuerzo a las horas que les toca de lengua y estos juegos son de cariz oral, con lo que ahora Biel tiene mayor fluidez y vocaliza mucho más. Es capaz de mantener una conversación fluida y usa mejor los pronombres personales y tiempos verbales. Ha aprendido muchas canciones nuevas relacionadas con temas que aprenden en clase, tanto en catalán como en inglés. Se pasa el día cantando la de los días de la semana y desde hace un par de semanas está centrado en el tema del otoño, la castañada y en inglés la de Halloween (Trick or treat). Emociona escucharle.
  • Está EntusiasMAT (“entusiasmado”): siguen una nueva y novedosa metodología para enseñar las matemáticas, el EntusiasMAT. Por lo que vemos en casa, atiende y aprende en clase. Desde hace unas semanas, se pasa el día buscando formas geométricas, contando lados, vértices y ángulos; te dice cómo se llama la forma geométrica en cuestión y en el caso de los triángulos te dice tan tranquilamente si se trata de un triángulo equilátero, isósceles o escaleno. Y tan pancho. Nos deja con la boca abierta. Así sí que gustan las matemáticas.
  • Parece integrado: Hay dos días que puedo ir a buscarle al cole por la tarde y uno de ellos, además, puedo llevarle yo a las clases de la tarde. En el momento de entrada, puedo observar que es un niño tímido pero que conoce a sus compañeros y éstos le conocen a él. Vienen a abrazarle y quieren jugar con él. Él se deja. No sé bien bien a qué juega cuando están en el patio ni cómo se relaciona con sus compañeros, pero no parece que esté desplazado. ¿Es tímido? Sí, pero lo sería igual si hubiera ido a la guardería. Estoy segura. Supongo que más adelante tendremos entrevista personalizada con la tutora y ya nos informará con más detalle del tema relaciones sociales.

De momento estoy encantada con su entrada en el cole y con las cosas que van haciendo. Además, esta última semana de octubre han celebrado la castañada (y desde inglés le han enseñado el Halloween). Biel hizo el lunes un dulce para Todos los Santos (una especie de panellet gigante, en crudo), el viernes fue a la escuela vestido de castañero y por la tarde cantaron canciones y bailaron. En cuanto a lo de Halloween, el miércoles, que es cuando tienen inglés, la profesora les dio a elegir un personaje típico de esta festividad y Biel escogió ser un skeleton. Les dio un folio con la cara de un skeleton impresa, a modo de máscara, y fueron por las clases cantando el Trick or Treat. En una de las clases les dieron un caramelo. Biel ha explicado con emoción todas estas cosas que ha ido haciendo en la escuela.

BeFunky_CastanyadaP3.jpg

¿Cómo lleváis vosotros el cole? Y los que van a escuela por primera vez, ¿qué tal? ¿Estáis contentos?

Primera semana de cole

Ya ha pasado la primera semana de cole para Biel y para todos. Podríamos decir que está yendo bien y que va contento a la escuela aunque ya haya soltado la frase “no quiero ir más al cole”… ¡No te queda nada!

El primer día no pude acompañarle porque era también mi primer día, pero mi marido dice que entró decidido y sin mirar atrás. Salió contento según me cuentan y cuando fui a llevarle por la tarde (los lunes libro) entró sin problemas y queriendo ser el primero. Salió contento aunque la profesora nos dijo que a lo largo del día había tenido alguna que otra rabieta en el momento de hacer las actividades, pero las acababa haciendo.

A partir del martes ya empezó a quejarse en el momento de quedarse, pero imagino que al ser la hora de “acogida” es lo que hace que lo vea más extraño y acabe llorando, porque al salir lo hace contento, por la tarde entra bien y tranquilo e incluso su profesora nos ha dicho que está participativo y que le gusta ayudar.

Así que de momento vamos bien.

Pero de hecho, estas semanas son las de adaptación ya que aún no hacen todas las áreas que les toca hacer. La que me hace sufrir más es la de piscina, más que nada porque este verano tuvo una mala experiencia y debido a eso no ha querido bañarse en piscinas o en el mar. A ver como le irá…

La semana que viene tenemos la reunión de P3, que nos explicarán un poco más detalladamente como han ido estos primeros días, pero yo me quedo con esta sonrisa suya cuando vamos al cole.BeFunky_DSC_3910.jpg

Septiembre: ¡Vuelta al cole! o también ¡Bienvenido al cole!

Un año más llega el mes de septiembre, con él el fin de las vacaciones y a su vez la vuelta al trabajo, en mi caso, la vuelta al cole. Un año más, empezamos el día 1 con la puesta a punto al curso, con la entrega del calendario escolar, con sus días lectivos por trimestre, sus días de fiesta, y también las novedades relacionadas con el nuevo curso que entra. Mi novedad es que seré la tutora de 4º de primaria, grupo en el que siempre he estado y me siento a gusto con los niños de esta edad. Esta vez tendré que tomar las riendas del grupo, acompañarles en sus aprendizajes, en sus dudas, en sus éxitos, y no solo a ellos sino también a sus familias, y esto es de lo que yo peco más de novatilla, ya que apenas he tenido entrevistas con los padres y me da respeto.

Pero ese es mi septiembre de cada año.

Este año no solo soy yo la que empieza el cole una vez más sino que hay una personita muy importante que lo empezará por primera vez. A escasos dos días de empezar el cole tengo nervios por saber cómo se sentirá él en la clase. ¿Será de los que llorará mucho al principio y luego se le pasará? ¿Será de los que llorará días y días sin parar? ¿Será de los que no llorará y se lo pasará bien? ¿Será de los que no llorará pero estará deseando irse de allí? … No lo sé. El día 15 no podré acompañarle por la mañana. No lo veré entrar por esa puerta con sus compañeros de P3, de la clase dels Mussols, esos niños que le acompañarán durante la infancia. No lo veré porque yo también estaré recibiendo a los míos, a mis niños de cuarto de primaria. Pero tengo la suerte de tener reducción de jornada y que el lunes tenga la tarde libre, así que iré volando a casa para poder llevarlo y recogerlo a la tarde (no hace adaptación). Estos días ya he estado preparando su mochilita, con su bata, su chandal del cole que tendrá que llevar a modo de “uniforme”… Mi peque se hace mayor. A él de momento no le hace gracia todo esto y es que ser centro de atención le altera y cuando le pides probarse la mochila o la bata o cualquier cosa te monta un cirio, pero bueno… espero que el lunes tenga ilusión por llevarlo y formar parte de los Mussols. Sin duda os hablaré de su primer día, su primera semana, su primer mes… ¡no os libráis! 😉

Para él es su primer septiembre con un ¡Bienvenido al cole!

Conversaciones (1)

Ya ha llegado el momento de hacer una entrada con algunas conversaciones con mi peque mayor, más que nada porque luego quedan en el olvido y en estos momentos tienen su gracia pues las ocurrencias de los niños pueden ser de lo más variadas. Así que os dejo con parte de una conversación que hemos tenido en la cama antes de que se durmiera:

(Conversación original en catalán pero traduzco al castellano)

M: ¿Tienes ganas de ir al cole?

B: Sí…

M: ¿Qué piensas que harás allí?

B: Iré a una clase… con búhos (recordemos que irá a la “Classe dels Mussols)… y gritarán y Aina llorará.

M: (me río por dentro al imaginarme una clase llena de búhos en vez de niños) Pero Aina no irá al cole contigo.

B: Ah no? ¿Y qué hará? (Sí, sí, tal cuál me lo pregunta así)

M: Pues se quedará aquí en casa.

B: …  (Silencio. Creo que no le ha hecho gracia, o debe estar madurando la idea)

——————————————

M: Mañana la mama irá a su cole a trabajar y recibirá a los niños después de sus vacaciones.

B: ¿La mama al cole?

M: Sí, la mama es maestra e irá al cole con los niños.

B: A hacer gimnasia. (Afirmando. No sé de dónde ha sacado esta idea)

M: No, la mama es profe de inglés (que mañana no daré inglés, pero no marearé al niño con mis horarios y asignaturas… pero gimnasia seguro que no :P)

B: No, de gimnasia.

M: Inglés (elevando el tono)

B: Gimnasia (elevándolo más)

M: …. (Ya le convenceré otro día que no soy profe de gimnasia)

——————————————

Y bueno, es lo que tiene escribir a estas horas, que ahora no recuerdo más, así que de momento lo dejaré en estas dos y ya otro día escribo más.

 

¿Y por qué?

A la edad de 3-4 años empieza una etapa muy conocida, y sufrida, por todos, y ésta es la de los ¿por qué? Es un momento en que los niños, ávidos por descubrir y conocer nuevas realidades de su entorno, preguntan, preguntan y preguntan para encontrar respuestas. O para poner “a prueba” su lenguaje, practicando así la entonación de la pregunta y formar correctamente una frase. O para entablar conversación con el adulto. El caso es que empiezan a preguntar por todo y sienten interés por cualquier cosita que les suceda o que les digas.

?????????????????????????????????????????????????????????????

Biel no podía ser menos, y se ha sumado ya desde hace un par de días a esta nueva etapa. De momento no ando muy agobiada con sus preguntas (aún han sido pocas), al contrario, me hizo mucha gracia escucharle entonar su primer ¿y por qué? Lo malo es que no recuerdo los motivos de todos sus porqués, sólo recuerdo uno que me ha formulado esta tarde cuando le he dicho que no se asomara al hueco de la escalera del bloque de mis padres y uno de esta noche cuando le he dicho que ya tocaba ir a dormir. ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué?

Os dejo con algunos consejos, que he leído en diferentes sitios sobre el tema, para esta nueva etapa que empieza mi hijo:

  1. Dar respuesta a todas sus preguntas. No hace falta exponerles una tesis doctoral sobre el tema, pero sí dar respuestas claras y adecuadas a su nivel de entendimiento.
  2. No burlarse de las preguntas que haga, ni de las más obvias.
  3. Tener paciencia para entender las preguntas que nos hagan y si vemos que les cuesta expresarse o encontrar palabras para hacer esa pregunta, ayudarles.

Yo, sin duda, seguiré estos consejos y daré las respuestas que pueda y si no se me ocurre qué contestarle en aquél momento le diré que estoy pensando el porqué jeje

¿Cómo habéis vivido esta etapa?