6 meses

Así, como quien no quiere la cosa, ya hemos llegado al medio año. 6 meses desde que nació Aina, y con ello su revisión.

En cuanto a talla mide 68cm y pesa 7,340kg. Siempre vamos diciendo que ella abulta más que Biel a su edad, pero mirando la libreta que tengo de él, en la que voy anotando sus cositas, resulta que en el mismo tiempo medía 67cm y pesaba más que ella (7,500kg). Así que más o menos van igual… claro, que teniendo en cuenta que uno es un niño y la otra una niña pues ella de percentil está más alta.

Pero esto es lo de menos, son datos que hacen gracia saber pero luego lo que importa, al fin y al cabo, es que estén bien de salud. Pues bien, con Aina vamos aún un poco a la deriva desde que empecé a trabajar. Hasta los 4 meses hicimos lactancia materna exclusiva. Luego introducimos la fruta, a los cinco meses los cereales sin gluten y también alguna toma de biberón (con leche de fórmula). Con esto último es con lo que estamos un poco dudosos ya que cada vez que hacía una toma de biberón (o cereales) que contenía leche de fórmula, Aina la vomitaba toda. Hemos ido un par de veces al médico por este tema, por miedo a que sea algún tipo de alergia o intolerancia, y de momento solo hemos conseguido que nos digan que vayamos probando diferentes leches hasta dar con la que le siente bien. Ahora, después de haber probado una AR (anti-regurgitación) nos han dicho que probemos la hidrolizada. Tenemos que darle esta leche durante la tomasde los cereales y algun biberón cuando yo no esté y observar qué tal le sienta. Estos dos días parece que bien, no la vomita… pero bueno, espero que el día 2 de abril, que tenemos la visita de seguimiento, le puedan hacer alguna prueba de alergia o algo para salir de dudas.

Y nada, también hemos empezado con la verdura. Así que ya estamos ampliando su alimentación.

De todas formas, me apena que haya pediatras que crean que a partir de los 6 meses ya la lactancia materna tenga que ir dejándose y que de gracias que haya tenido leche como para darle este tiempo. No saben el daño que me hizo ese comentario.

Al igual que decirme que lo natural es ir ya introduciendo más alimentos (que no lo pongo en duda) y que es normal que le den fruta, y verduras y leche de fórmula. Ahí me callé y aguanté las lágrimas hasta que la infermera dio en el clavo de mi silencio. Lo natural dice el pediatra. Cuando se sabe de sobras que se recomienda LME los seis primeros meses, no sé a que viene este pediatra a decirme que si le dan la fruta antes es porque la fibra va bien y que así su estómago se acostumbra ya que le da más nutrientes que con la leche materna sola no se tienen.

La infermera sabe que yo quería una LME y que aunque haya dado pecho no ha sido exclusiva por culpa del trabajo, por horas que estás fuera de casa, por trabajo que tienes y por tiempo que necesitas para hacerlo. Sabía que me aguantaba las lágrimas pues para mí, lo natural hubiera estado estos 6 meses dedicada a mi hija en exclusiva; y más, pero ya con estos seis que recomiendan de exclusiva ya me hubiera conformado. Sabía que estaba cansada y que me preocupaba esta posible intolerancia a la leche de vaca de mi hija. Pero al señor pediatra no le importa lo que la madre pueda sentir pues para él lo natural es otra cosa.

blogger-image-1282777624

En fin, que ayer salí de la consulta dolida por el comentario del pediatra, recordando la lactancia fustrada de Biel que me fastidió él al hacer mixta y no guiarme a conseguir una buena lactancia (para qué hacerlo si puede recomendarme una leche de fórmula), preocupada por la salud de la niña ya que se ha estancado de peso, con posible intolerancia a la leche… y cansada de tener siempre esta lucha interna de prioridades.

Anuncios

De Fallas

Falla del Pilar

Falla del Pilar

El fin de semana pasado pasamos un “finde” genial. Hablando con una buena amiga bloguera, Raquel, decíamos a ver cuando podríamos vernos y me animó a ir por fallas. Como nunca las habíamos visto y además tenía ganas de salir de finde y verla, nos decidimos a ir.
Salimos el viernes por la tarde, después de trabajar, y llegamos a Valencia por la noche. El viaje fue largo y con los niños se hizo un poco pesado ya que estar más de dos horas sentados es cansado. Así que paramos a cenar, estirar piernas y dar teta a la niña. Luego seguimos con el viaje. Una vez en el hotel, bien: habitación amplia, grande… La única pega es la manía de poner dos camas juntas como si fuera una. Así no se puede dormir ampliamente si se da el pecho, pero bueno, dormimos bien.

El sábado fue el día grande. ¡Menudo día! Quedamos con Raquel y familia para ver las fallas. A ella ya la conocíamos del encuentro blogger que fuimos la Semana Santa pasada, pero solo de un café y poco más. Esta vez tuvimos tiempo de conocernos más, de hablar de todo un poco, de estar un día en familia, con maridos y peques. Fue realmente genial. Congeniamos todos y nos lo pasamos estupendamente bien.
Eso sí, caminamos TODO el día. Solo paramos para comer. Las fallas impresionantes. Además teníamos buenos amfitriones que nos contaban historias y anécdotas de ellas. Así que mejor imposible. Por la tarde se sumó el hijo de Raquel a nuestro paseo y daba gusto ver como se relacionaban los dos peques, ¡preciosos!

BB y Biel cogidos de la mano :)

BB y Biel cogidos de la mano 🙂

A medida que iba anocheciendo, empezó a haber más gente y más aglomeraciones por las calles… Ir con cochecito era arriesgado pero al final sobrevivimos. Suerte que también llevábamos el portabebés. Por la noche, ya cansados, nos invitaron a cenar a su casa, así que estuvimos de relax.
Fue un sábado realmente fantástico. Estoy contenta que haya amistades 2.0 que puedan ir pasando al 1.0, de comprobar que tras las palabras de Cuando los sueños despiertan realmente hay una muy buena madre y persona.

Ahora hay que ir planeando la siguiente quedada… ¿Os devolveremos la pateada? jeje

La falta de tiempo

tiempo

Si hay algo que tengo por seguro es que me falta tiempo. Tiempo para hacer todo lo que me gustaría hacer y para poder disfrutar más de los peques.

Cuando era mamá de uno solo, tenía tiempo de buscar actividades para hacer los dos, íbamos y salíamos a todas bandas: que si yoga, que si piscina, que si a la biblioteca, que si a La Ludoteka… Trabajaba igual pero llegaba por la tarde y sabía que podía poner mi atención en él.

Ahora soy mamá de dos y debo estructurar mi tiempo de otra manera. A menudo pienso que es una pena no poder hacer actividades con Biel como hacía anteriormente, o poder hacer esas actividades con los dos. Ahora solo me da tiempo de ir a clase de Mamifit con Aina (y si lo logro pues ha habido semanas que me he saltado la clase por quedarme dormida) y el resto de días estoy tan agotada que llego a casa y enseguida es hora de baños, cenas y demás y no me apetece hacer mucho más. Dormir es lo que me pide el cuerpo.

Y es una pena pues he dejado de hacer cosas entresemana con los peques, que me encantaban, sobre todo con Biel, que otra vez tengo la sensación de que se está alejando de mí, y no me gusta. Durante la baja de maternidad, tras los dos primeros meses de caos, llegué a encontrar el equilibrio con los dos. Podía dedicarme a la niña y al niño. A la niña le daba el pecho, mimitos y demás y al niño también más jugar y leer cuentos. Ahora seguimos con la suscripción de My Little Book Box, que además de gustarme su filosofía de fomento de la lectura, fue un recurso que me ayudó a encontrar momentos solo para Biel y para mí, de hacer manuales juntos, de leer los cuentos, etc, pero el tiempo que le dedico es muy poco. No encuentro el momento de sentarnos con calma y hacer alguna actividad bien y tranquilos. Las hacemos pero enseguida quedan en el olvido. En cambio, las primeras cajitas que coincidieron con la baja de maternidad, las recuerdo con cariño, y el peque también (su tren de tips de almidón, su libro acordeón, los cuadraditos y redonditos…). Les dimos sentido a esas actividades, en cambio ahora me cuesta centrarme y darle el valor que tienen. Y a él, lógicamente, también le cuesta.

En fin, que siento que los días pasan rápido, enseguida acabará este segundo trimestre, ya hará tres meses que empecé a trabajar de nuevo… Y siento que todo va tan deprisa que no me da tiempo de saborear los momentos, de disfrutar de mis pequeños todo lo que debería. Es una pena, pero me siento así.

El libro rojo

DSC02584

Marzo está a punto de acabar y aún no he hablado del cuento que nos ha llegado en la caja de este mes. Se trata de El libro rojo. Una vez más, boolino nos acerca un libro especial; un libro en que dentro de él podemos crear más de una historia.  Un álbum ilustrado sin texto pero muy expresivo. Historias entrelazadas con un elemento en común: un libro rojo. Es un libro que viaja, que nos ayuda a soñar, a imaginar historias, a imaginar vidas, a ir más allá de la realidad.

Las imágenes son simplemente preciosas y me gusta esa sensación que despierta de imaginar, de creer que cualquier cosa puede ser posible.

Aquí una muestra de algunas de las imágenes que se pueden encontrar:

el-libro-rojo-1 el-libro-rojo-2 el-libro-rojo-3

En la guía nos propone “leer” la historia de dos maneras: una es en silencio, con alguna música tranquila de fondo para ayudar a crear un ambiente relajado. Debemos dejar que nuestro hijo o hija observe las imágenes y llegue a imaginar que ocurre. Para mí, es genial observar a mi peque leer en silencio, ver en sus ojos la curiosidad que le crea esta historia, la sorpresa de encontrarse el libro, de la relación que tienen los niños del cuento… Otra manera de leer el cuento es ponerle palabras. El adulto le va narrando la historia dejándose llevar por la imaginación.

Este mes, pues, hemos recibido un cuento en que nos muestra la importancia de la lectura (un libro dentro de un libro), la imaginación (las ilustraciones son fantásticas y nos llevan a crear un estado de sorpresa que nos hace ir más allá de la realidad) y el viaje (un libro nos transporta a múltiples lugares).

Los manuales de la caja son los siguentes:

  • Un marcapáginas: nos enseñan como hacer un original marcapáginas para saber donde va la lectura y también para jugar a un juego  que nos propone la guía (¿Qué había en la página?)
  • Ramillete de globos: tal y como el nombre indica, los materiales facilitados son unos globos y una pajita larga para formar un ramillete de globos que nos permitan volar alto como a los personajes del cuento. Con este ramillete también podremos jugar a una actividad que nos propone la guía: dejarnos llevar por los globos, imaginando que estamos volando, creando historias.
  • Mi libro rojo: podremos crear nuestro propio libro rojo de texturas: simularemos la nieve con algodón y la arena con un trozo de tela (fieltro). Además, podremos decorarlo con acuarelas.

Hemos hecho las dos primeras manualidades. Dado que el peque estaba un poco cansado, no han quedado muy bien y no hemos podido disfrutar de las actividades. A ver si soy capaz de encontrar tiempo para dedicarme a jugar con ellos, con calma y relax, de dejarnos llevar por la imaginación. Os muestro algunas imágenes de lo que hemos hecho:

Volando alto como el personaje del cuento

Volando alto como el personaje del cuento

Creo que es importante contextualizar algunas actividades a los peques, para situarles y vean la importancia de hacer ciertas cosas. Así como le expliqué el cuento de Todos al tren focalizando en las ranas que había en la historia, antes de empezar nuestro libro acordeón, esta vez hemos vuelto a leer el cuento centrándonos en el momento que vuela con los globos. Así Biel ha visto que el intento de ramillete de globos era para volar tan alto como el persoje del cuento.

El marcapáginas lo hemos hecho pero aún no hemos podido jugar al juego que propone My Little Book Box. Es una actividad interesante y la haré en cuanto pueda. Espero también sacar tiempo y explicaros como nos ha ido.

Decorando el marcapáginas

Decorando el marcapáginas

Dicho todo esto, solo queda decir que una vez más la cajita nos ha conquistado, un libro nuevo que completa nuestra biblioteca y que realmente es especial y de estos que les gustará leer de más mayores también.

Si queréis probar la suscripción de las cajas, ya sabéis que podéis hacerlo clicando en el  banner que hay en el lateral del blog. Os podéis beneficiar de un 5% de descuento poniendo el código “unamama” y además no os compromete a nada, podéis parar la suscripción en el momento que queráis por si algun mes no os va bien recibir la caja.

Regalo para el día del padre

Hoy, 19 de marzo, es San José y también el día del padre. Nosotros no somos de celebrar estas cosas, pero dado que el cumpleaños de mi marido es de aquí dos días, des del año pasado que aprovecho y le hago un detallito para el día del padre: manualidades hechas por los peques (un día ya se lo harán ellos solitos).

El año pasado imprimí un diploma que diseñó que Una Mamá Diseñadora, en el que decía que era el mejor padre del mundo mundial, y luego Biel pintó unas estrellas que decoré, y pinto un poquito a su aire.

Este año cogí la idea de una foto colgada en el blog de Itaca buscando a Ulises, y esta tarde me he puesto manos a la obra. ¿Qué os parece? ¡Ha quedado monísimo y a papá bloguero le ha encantado! (sí, no me he podido resistir y se lo he dado unas horas antes del día 19 😛 )

Pie de Biel

Pie de Biel

Pie de Aina

Pie de Aina

Mano de Aina

Mano de Aina

Mano de Biel

Mano de Biel

Son dos cartulinas, en una hemos dejado las huellas de los pies de Biel y Aina (por delante y por detrás) y en la otra las huellas de las manos (también por delante y por detrás). Es un bonito recuerdo de los dos.

¡Espero que os haya gustado!

 

y… Feliz día del padre!

No sin mi teta, es mi derecho #nosinmiteta

Así de claro es el mensaje que Paris nos hace llegar en su última publicación acerca de esta enfermedad que está viviendo. Como dice ella, no solo tiene que pasar por el mal trago de las sesiones de quimioterapia, con todos los daños colaterales que se sufren, si no que además ahora tiene que escuchar como por culpa de los recortes en sanidad ella se quedará  sin su pecho, porque no hay reconstrucción immediata.

Estas son sus propias palabras:

“(…)Después de mirarte al espejo y reconocerte o “desconocerte” en profundidad, porque joder, yo me miro y me doy pena de mi misma cuando me levanto por las mañanas,después de convivir con todo esto te queda otra fase…bueno, algunas lo hacen antes y otras después, en mi caso después, te queda la crugía , esa incertidumbre de pensar que puedes quedarte sin teta, sin tu teta porque está jodida…pero que te cuentan, te dicen y te lo llegas a creer que no pasa nada, que te la reconstruyen y santas pascuas, que tú sigues viviendo tan feliz con una teta nueva.

Entonces escuchas esto y te alivia, sabes que eres joven , que tienes toda la vida por delante y que te van a poner tetas nuevas, que no vas a tener que soportar esa fea imagen que te devuelve el espejo durante mucho tiempo, que todo más o menos puede volver a la “normalidad”, que lo más jodido ya pasó, pero nada más lejos de la realidad!!!

No hay reconstrucción, por lo menos inmediata, te amputan la teta en el peor de los casos y te jodes, porque como no te has jodido suficiente aún te dan un poco más, te curan el cáncer pero te mata la pena y la depresión, convierten tu vida en un infierno, la tuya, tú que has seguido sonriendo contra viento y marea durante unos 6 meses pensando que todo tenía solución, pensando que la vida te dará algo de rosa y que por fin verás la luz, que tu sonrisa puesta tiene recompensa, que tu teta seguirá estando ahí aunque sea su sustituta…pero ahora van y te cuentan que no, que entras en la lista de espera de 1 a 2 años (y quien me dice que no serán 5 como en la IN vitro?) para una reconstrucción digna.(…)”

Si queréis leer más, id a su blog, clicando el link http://diario-de-un-embarazo.blogspot.com.es/2014/03/no-sin-mi-teta-es-mi-derecho.html porque allí ella os da mucha más información del tema.

Esto no debe quedar así. Hoy es ella, pero podríamos ser nosotras que estuviéramos en esta situación. Debería ser un derecho la reconstrucción immediata, no se está hablando de una operación estética, si no de la reconstrucción de un pecho.

Y ya llegó el momento de buscar cole

cole02

 

 

Hace ya un par de meses que hemos empezado con la búsqueda de colegio, aunque tenemos bastante claro cuál escoger. Tenemos la suerte que por nuestra zona hay algunos que estan muy bien y de los que además tenemos buenas referencias, así que vamos bastante tranquilos en este aspecto.

Lo que teníamos claro en un principio es que no iría en el que trabajo yo porque es uno pequeño, de una línea, y yo no me veía como profesora de él. También creo que es bueno que cada uno tenga su espacio, tanto él como alumno y yo como maestra. Aunque tengo que reconocer que cada vez que veo a los niños de P3 me imagino como sería ver a mi hijo en la clase, y es que tendría la suerte de poderle ver cada día, ver como trabaja, como se relaciona con sus compañeros y sobre todo verle en todos los festivales e historias que se suelen hacer en los colegios. Pero bueno, pesan otras cosas ante la elección del centro donde pasará tantos años de su vida. Una de las que dimos prioridad es que estuviera cerca de casa y como he dicho, tenemos la suerte de tener un par que nos gusta mucho.

Uno de ellos sigue el método Montessori, aunque no es Montessori 100%. Nos gustó mucho y tiene buenas referencias, aunque las instalaciones son un poco antiguas. El otro que hemos visto es todo lo contrario en cuanto instalaciones: espacios amplios, todas las aulas con PDIs (desde P3 a 2º de Bachillerato). El sistema de enseñanza no es Montessori pero sigue las directrices de formar niños autónomos y despertar su interés por el entorno y la creatividad. El primer colegio lo vimos y visitamos a través de una cita concertada con la directora, en horario escolar, por lo que vimos cómo trabajaban las maestras y los niños (genial). El segundo colegio lo vimos a través de unas puertas abiertas (espectaculares, con múltiples actividades, visitas guiadas, etc) y de una posterior entrevista con la directora que nos habló más cercanamente del centro. Los dos nos gustaron mucho, pero nos decantamos por este segundo centro.

Dentro de unos días empieza el plazo de preinscripción, y como padres primerizos andamos un poco nerviosos por si nos cogerán o no en el que más nos gusta, aunque por suerte (dicen) este será un año en que no creen que haya problemas ya que hay un descenso importante de natalidad, por lo que más seguro que entre… ¡Pero crucemos dedos! De todas formas, la segunda opción también nos gusta.

Ay, hace cuatro días estaba escribiendo acerca de la introducción de la fruta a mi hijo y ya estoy hablando de su entrada al cole… ¡¡Nueva etapa sin duda!!