Acabando el 2012

Como ya dije el año pasado, ya es tradición hacer un resumen, una vista atrás a todo lo que ha sucedido a lo largo del año. Este año ha sido generalmente bueno, aunque bien es cierto que ha tenido también cosas tristes o que no acaban de ajustarse a lo que uno habría esperado. Tampoco ha sido un año de grandes cambios, como hayan podido ser otros años.
En este año 2012 hemos visto crecer a nuestro hijo, a Biel. Ha pasado de ser un bebé totalmente dependiente a ser un niño pequeño ya empezando a demostrar que hay cosas que las puede hacer solo.  En el mes de junio cumplió 1 año y en julio, con 13 meses, ya empezó a caminar solito. No le costó mucho y le encanta ir caminando a los sitios. Aunque también es verdad que se deja llevar colgado del portabebés o del cochecito si hace falta. Con 13 meses también vivimos su primera experiencia en la playa, la cual no le gustó nada. 
Otro cambio de Biel ha sido el empezar a comer de (casi) todo y a hacerlo solito. Hemos visto como empezaba a usar primero sus manos y luego ha empezado a dominar el uso del tenedor. Da gusto verle comer, sinceramente.
Otro cambio es el carácter que se está formando: un niño cariñoso, tímido en un principio, pero al que le encanta que estén por él. Hace bastante caso ahora por la calle, a lo que antes arrancaba a correr y no miraba atrás ahora se espera cuando le pides que lo haga y te coge de la mano también. Aunque tiene también sus pataletas y rabietas, típicas de cuando no se puede salir con la suya.
En cuanto a experiencias mías, a finales de agosto pude asistir a la radio junto a Paris i Silvia (aunque ella no estaba físicamente) para hablar de nuestros blogs y del mundo de la blogosfera sobre maternidad. Fue una buena experiencia sin duda. Podéis escucharlo aquí:

Sigo trabajando en el cole y, aunque me encante la labor que hago, no está siendo mi mejor curso. Sinceramente, espero que el 2013 sea mucho mejor en este aspecto.

Así que este 2012 me deja experiencias de la vida, muy buenos recuerdos y primeras veces con mi hijo. El mundo de la blogosfera también ha sido muy importante porque me ha traído a madres con las que congenio, me ha descubierto nuevas marcas y formas de ver la maternidad.

No sabemos que nos deparará el 2013, espero que nuevas vivencias y experiencias, pero sin duda solo deseo que sea un año feliz junto a mi familia y mis amigos. A vosotros os deseo también lo mejor y que se cumplan esos deseos que tenéis. ¡FELIZ AÑO 2013!

Feliz Navidad

Esta Navidad no nos acabábamos de decidir si hacer foto del peque  enviarla como felicitación de Navidad o hacer una manualidad… así que nos decidimos por lo segundo. Vimos este árbol hecho con pies por internet e intentamos hacer el nuestro con los pies de Biel. Cabe decir que al peque no le hizo mucha gracia esto de que le pintáramos los pies… pero las felicitaciones quedaron bonitas… aunque algunos miembros de la familia no entendieron qué era… sniff…
Pero bueno, desde aquí, desde Una Mamá Bloguera, os deseamos una FELIZ NAVIDAD! Pasad una feliz Nochebuena y un buen día de Navidad. 

En mi cama somos tres

Imagen de Sarai Llamas

Con esta frase queda claro que en mi casa se practica el colecho. Ahora bien, analicemos como hemos ido a parar a dormir los tres juntos y qué opinamos al respecto.

No sé si he contado alguna vez que antes de que naciera Biel yo tenía claro que él dormiría en su cuna, nosotros en nuestra cama, etc, etc… Pues bien, por lo mismo que pasó con la lactancia que hasta que no te encuentras en situación realmente no puedes saber qué tan fácil es seguir con tus premisas pre-maternidad, nos hemos encontrado que al final dormimos los tres en la misma cama y no es un drama. Al menos para nosotros. Al menos algunos días.
Cuando Biel nació llevamos el moisés a nuestra habitación, para que tuviera al niño más cerca cada vez que se despertara para pedir pecho. Se despertaba mucho por la noche. Cada hora y media, máximo dos, el peque se despertaba. Yo lo pasaba a la cama y le daba el pecho. El se cogía a él y comía un poquito. Enseguida se dormía en el pecho y yo, muchas de las veces, me dormía con él. Cuando no me dormía lo volvía a pasar a la mini cuna hasta que se despertaba de nuevo y volvíamos a repetir el proceso. 
La cosa se fue complicando cuando empecé a trabajar, hará un año y un mes. Aún le daba el pecho por las noches y yo iba MUY CANSADA entre la vuelta al trabajo y el dormir poco por las noches. Así que cuando se despertaba para tomar pecho ya lo dejaba durmiendo a mi lado, no lo volvía al moisés. Al cabo de un mes de empezar yo a trabajar, Biel dejó de pedir pecho por la noche. Es decir, se despertaba pero no quería comer. Solo quería dormir con nosotros. Así que dejamos que durmiera con nosotros ya que era lo que mejor nos iba para poder descansar. 
Y así hasta el verano. Durante el verano, ya expliqué en alguna entrada, Biel parecía que empezaba a independizarse de nosotros. Hubo unos días en que se dormía solo en su habitación e incluso dormía del tirón nueve horas seguidas o más… Ya no pedía volver a nuestra cama.
Fue empezar el nuevo curso y él querer volver a la cama con nosotros a media noche. Ahora directamente, lo dormimos con nosotros y ya no duerme en la cuna, que lo hace solo en contadas ocasiones y siempre despertándose a media noche. Para nosotros es mucho más cómodo dormir juntos porque así no sufrimos de los despertares nocturnos y podemos dormir del tirón. Ahora bien, es cierto que a medida que crece se va moviendo más y da más golpes. Mi marido, sobre todo, sufre de sus patadas.
Hasta aquí sería algo normal (bajo mi punto de vista). Ahora bien, parece ser que no lo es y para la gente que no lo es da su opinión y clama que nos está tomando el pelo. El comentario number 1, sin embargo, se lo lleva la infermera de la pediatra durante la revisión de los 18 meses. Al preguntarnos que como dormía le dijimos que bien, que lo hacía del tirón. Preguntó entonces si lo hacía en su cama y nosotros dijimos que dormía en nuestra habitación. Entonces ella ya empezaba a encenderse y volvió a preguntar si es que teníamos la cuna al lado de la cama y dijimos que no, que dormíamos en la misma cama. Entonces nos dijo que esto no podía ser, que teníamos que ponerle a dormir en su habitación, que tenía que aprender a dormir solo y que, aunque fuera muy bonito verle, olerle, notarle, etc, ERA ANTIHIGIÉNICO. Eso nos dijo. Mi marido y yo callamos como tumbas y solo le dijimos que vale, que ok, pero que para nosotros era lo más cómodo y que veíamos bien que durmiéramos juntos. Ella calló y vino la pediatra. Ella nos volvió a preguntar que cómo dormía y al decirle que bien no indagó más. Nosotros no especificamos más, claro. La infermera, al cabo de un rato dijo que qué opinaba la pediatra de qué durmiéramos juntos y al decirle nosotros que no se lo habíamos comentado nos miró con cara de “no habéis dicho nada para que no os abroncara” y pareció que iba a por ella, pero dio media vuelta y simplemente nos dijo un buenas tardes de despedida…
Cierto es que para nosotros es lo más cómodo, pero también entiendo que mucha gente no sea partidaria de compartir cama con el peque, por X motivos… pero si nosotros lo hacemos, ¿qué tiene de malo? ¿Acaso dormirá con nosotros cuando sea un adolescente?¡¡¡Espero que no!!! Como maestra entiendo la importancia del querer educarle el sueño, que tenga una serie de rutinas y espacios que identifique como suyos. Como madre, el dormir con él, además, me da la tranquilidad de tenerle, de palparle, de saber que está bien. En la práctica no es tan fácil enseñar a dormir a un peque en su cuna… si él reclama a la madre, ¿por qué negarle ahora? A lo mejor es una manera de pedir que estemos por él, de no dejarle solo… No sé… pero solo sé que no me siento mala madre por dormir juntos los tres.

Passaport Turó Park

Hoy os traigo una entrada especial para difundir una actividad que se está realizando en Barcelona y que vale la pena conocer. La actividad se llama “Passaport Turó Park. Jocs i regals per als nens durant totes les festes de Nadal” (Pasaporte Turó Park. Juegos y regalos para los niños durante las fiestas de Navidad). Consiste en una ruta de juegos y regalos que ha creado la Asociación de Vecinos y Comerciantes de Turó Park (Turpark) y está abierta a todas las familias que quieran participar.
Hay cuatro establecimientos por la zona en la que el niño puede recoger su pasaporte, de manera libre y gratuita:
1. Piu et Nau.
c. FerranAgulló, 1
932098634
2. Baby Deli
Av. Pau Casals, 6
931668088
3. B14
c. Johann Sebastian Bach, 14
635388311
4. Lio Lio
Av. Diagonal, 624
931814241

Con el pasaporte puedes conseguir los sellos de las tiendas, por que tendrán que ir a cada una de las tiendas para realizar un juego, prueba o manualidad. Recalcan que no hace falta comprar, solo ir a pasar una buen rato! Además, por el simple hecho de participar, cada niño se llevará un pequeño obsequio de cada tienda.

Cuando los niños hayan coseguido los cuatro sellos del pasaporte, tienen que dejarlo con sus datos en cualquiera de los cuatro establecimientos que os he nombrado antes y, así, entraran en el sorteo de 5 grandes lotes de regalos (ropa, juguetes, cursos de arte, etc.) adecuados a su edad (¡por lo que es importante que pongan su edad en el pasaporte!).

Ya puedes ir a conseguir tu pasaporte, ya que esta actividad solo está disponible ahora en temporada de Navidad: del 6 de diciembre al 5 de enero, en cualquier momento dentro del horario de las tiendas.
Interesante, ¿verdad? Además, ahí cerca está el parque de Turó Park, con el que podeis ir a pasear con los peques. Y si es por la tarde y ya ha oscurecido, que mejor plan que ir a buscar tu pasaporte y realizar divertidas actividades. ¿Te lo perderás? Nosotros ya tenemos nuestro primer sello, nos falta completar el resto, seguro que buscaremos el momento de ir y pasar un buen rato. Y ya de paso, conocer tiendas nuevos con productos de calidad que tanto nos gustan.
¿Queréis ver como queda uno de los regalitos que nos dieron?

Es un iman, ¡personalizado por nuestros peques! El mío está demostrando su arte pintor… ¿como quedará el tuyo? Si sois de Barcelona ya tenéis un plan si no sabíais que hacer estos días que se acercan de Navidad, y si venís de fuera a pasar unos días aquí no os dejéis de visitar Turó Park y sus comercios.

Once upon a time… "Welcome Winter"

Con este frío cualquiera diría que ya es invierno, pero no. Aún quedan unos días para que llegue esta estación del año. Hace unos días os recomendé un cuento que hablaba sobre el otoño y hoy os traigo otro de la misma colección que habla del invierno: Welcome Winter.
Con este cuento podemos presentar esta fría estación a los más pequeños. Al igual que el otro cuento, tiene texturas con las que poder disfrutar y experimentar. ¿Queréis verlo?
En la primera plana podemos leer el texto que dice: “It’s winter! Snowflakes fall in front of your eyes.” En ella vemos a un niño como protagonista, abrigado con un gorro, mirando como caen copos de nieve de textura aterciopelada.
En la segunda plana tenemos al niño cogido de la mano de madre, que dice: “Hear the snow crunching under our boots”. La nieve que está debajo los pies del niño cruje al tocarla, así que el niño puede experimentar oyendo como suena la nieve al pisarla.
Winter03
A continuación el niño experimenta al frío del viento en su cara y nosotros podemos tocarlo y verlo porque tiene purpurina, que le da este toque gélido. “The wind blows your face and makes you close your eyes.”
Winter02
“Your soft winter clothes keep out the cold” explica a continuación. El peque está haciendo un angel en la nieve, y la ropa que lleva le abriga lo suficiente como para que no sienta frío. Aquí podemos enseñarle las piezas de abrigo a nuestros peques: gorro, bufanda, guantes, abrigo, botas… o hacerlo en inglés: hat, scarf, gloves, coat, boots…
El niño puede tocar además el gorro polar que tiene una textura suave al tacto.
Winter01
Y por último tenemos la imagen del niño en casa, abrazado a la madre (como en el de otoño, que el niño estaba abrazado al padre) y en el texto que acompaña nos dice que está seguro y calentito en brazos de mamá: “It’s winter! And you’re safe and warm in Mommy’s arms.” Tenemos, además, una cortina que el niño puede subir y descubrir lo que esconde detrás de ella… ¿que será?
Winter04
De pista para saber que habrá detrás de la cortina, y para acabar, os enseño una canción que me gusta cantarle a mi peque ya que tiene relación con el tema y además le encanta que le enseñe el video.  Son muy monos estos “snowmen”, verdad?
LITTLE SNOWFLAKE
 
Snowflake, snowflake, little snowflake.
Little snowflake falling from the sky.
Snowflake, snowflake, little snowflake.
Falling, falling, falling, falling, falling,
falling, falling, falling, falling…falling on my head.

Snowflake, snowflake, little snowflake.
Little snowflake falling from the sky.
Snowflake, snowflake, little snowflake.
Falling, falling, falling, falling, falling,
falling, falling, falling, falling…falling on my nose.

Snowflake, snowflake, little snowflake.
Little snowflake falling from the sky.
Snowflake, snowflake, little snowflake.
Falling, falling, falling, falling, falling,
falling, falling, falling, falling…falling in my hand.

Falling on my head.
Falling on my nose.
Falling in my hand.

Snowflake, snowflake, little snowflake…

Jueves Trovero: All I want for Christmas is you (Mariah Carey)

ALL I WANT FOR CHRISTMAS IS YOU — MARIAH CAREY
Sé que aún quedan días para las Navidades, pero lo cierto es que ya se empieza a respirar el ambiente festivo: las calles se engalanan de luces y adornos y nuestras casas igual. 
Cuando llegan estas fiestas tenemos la costumbre de escuchar y bailar esta canción por el piso para inaugurar la Navidad. A partir de entonces ya ponemos diferentes cds navideños y decoramos el piso con el pesebre, espumillones y demás adornos típicos de estas fiestas. Y como ya hemos hecho todo esto, comparto con vosotros la canción con la que damos la bienvenida a la Navidad. ¡A bailar!

El cuento cadena de *La Sonrisa de Pepa* Cap.11

…se encontró con una cara conocida. No esperaba encontrárselo ahí ya que no encajaba en ese mundo de fantasía y color, pero en su interior sintió alivio ya que había sido escuchada: Narmer le abría la puerta con una sonrisa de oreja a oreja y les invitó a pasar, a ella y al Sr. Martin, dentro del majestuoso castillo. Trasparon el linde de la gran puerta y su interior era aún más bonito que su exterior. Por dentro era amplio y luminoso y en el centro de la sala había una mesa de chocolate negro, acompañada de sillas de igual color. En ellas habían sentados distintos personajes igual o más fantásticos que el Sr. Martin. Le encantaba el colorido y magia que desprendían: una mariquita roja, con su posado afable y aspecto elegante, un personaje estraño parecido a un duende, que tenía pinta de travieso, con sus orejas grandes y ese gorro que le quedaba pequeño, también habían personajes más mayores, que le recordaban a su abuelo. Uno de ellos fue el que habló:
-Buenas noches, señorita Pepa, estamos contentos de verla porque eso significa que está preocupada por su abuelo, el señor Arturo- dijo el personaje de barba blanca y gafas caídas, resbalando por su nariz. Lo estuvo mirando mientras hablaba y vio que era un duende como el de aspecto travieso, pero este era mucho más mayor y se le veía más sereno, responsable y serio. Trasmitía calma pero un cierto pesar. Tenía pena en su interior-. Nosotros también estamos preocupados por él y ese es el motivo por el que estamos aquí esperándola.
La forma de hablar de Duende Mayor era muy serena y respetuosa, demasiado incluso para ella que era tan pequeña, pero se sintió importante al ser tratada así y miró a Narmer, al único que conocía del viaje anterior. Narmer le explicó que él estaba allí al ser llamado por ella, pero en realidad los que tenían que darle un mensaje eran esos personajes reunidos alrededor de la mesa de chocolate, todos con posado serio y preocupado.
-Tú has cogido una llave que no te pertenece, y conoces el secreto de tu abuelo-continuó explicando la Señora Mariquita-. Este mismo secreto es el que tu tienes y es por eso que eres la única que puede ayudarle a ponerse bueno y recuperarse de su enfermedad.
Al decir esto último, Pepa sintió un vuelco en su corazón: ella sería la que podría ayudar a su querido abuelo a sanarse. ¿Qué podría hacer ella por él?
Le explicaron que su abuelo poco a poco había perdido la ilusión por los viajes y por conocer nuevos mundos y tener nuevas aventuras. Se sentía mayor y no encontraba la manera de volverse a sentir joven. Por eso, poco a poco su cuerpo se fue enfermando hasta que se desmayó y perdió el conocimiento. Ahora alguien debía ayudarle a recobrar la ilusión, a hacerle sentir la magia y la inocencia. Ella tenía un gran papel, pero debía de saber si ella estaba dispuesta a ayudarle y vivir más aventuras, aún estando separada de su mamá y su familia por unos días.
-¿Aceptas?-dijo Narmer…

_________________________________________________
Elijo a Mother Ofthe Lamb del blog Mamá Oveja para seguir la historia. Coincidí con ella en el hall del hotel antes de la cena del evento Bloggers & Family, y seguro que seguirá la mar de bien la historia… aunque ahora esté malita. ¡Recupérate y tu peque también!
Y de paso agradecer a Tania de La Sonrisa de Pepa por pasarme el relevo y dejarme formar parte de esta historia que poco a poco se va complicando… ¡espero no haberla dejado en mal sitio!
_________________________________________________