Malena Ballena

BeFunky_MalenaBallena.jpg

 

Hacía tiempo que quería escribir acerca de este cuento. Éste fue el cuento del mes de febrero de My Little Book Box, en la franja de edad 6-8 años. Por temática del cuento, es perfecto para ser leído a partir de es edad porque es en donde aparecen los problemas de burlas de los compañeros, la inseguridad ante situaciones en la vida, así que con esta historia los podemos hacer reflexionar sobre estos aspectos.

No he realizado las actividades plásticas que se proponen en la caja, las dejaré para más adelante, pero sí que he tenido la oportunidad de leer el cuento y disfrutarlo en mi grupo de tercero de primaria. Os explico la experiencia:

Este trimestre lo hemos dedicado a la comprensión de cuentos, tanto de manera oral como escrita, he aprovechado por llevarles este cuento y trabajar la lectura de imágenes, de crear hipótesis, de hacer pequeñas preguntas de comprensión pero más enfocadas al análisis de las emociones que al contenido del cuento en sí. Les ha encantado la historia, y se lo han pasado muy bien con Malena; además, me encanta ver sus caras cuando les leo cuentos y en éste se les iba formando una sonrisa en la cara cada vez que Malena superaba uno de sus temores. ¡Y qué decir del final!

Os explico un poco de qué va: Malena Ballena, de Davide Cali e ilustrado por Sonja Bougaeva, es un cuento que habla de la aceptación de uno mismo (autoestima) y de la superación personal con un toque de humor. Malena es la típica niña gordita que sufre las burlas de sus compañeros. Un día, un monitor de piscina le dirá la frase que cambiará su forma de ver las cosas y le ayudará a superar sus miedos. Somos lo que pensamos que somos. Malena, que no tiene nada que perder por probar a imaginarse lo que podría llegar a ser, se imagina siendo un gigante, un erizo, un canguro, una estatua… todo con un objetivo que no deja de ser el de autosuperarse. Poco a poco lo consigue y vemos un cambio de actitud en la protagonista.

Malena-1

Antes de leer el cuento hemos hecho una actividad de pre-lectura. Observando la portada del libro me han ido diciendo de qué se imaginaban de qué iría el cuento. Han salido muchas historias. Ninguna era la que luego se encontrarían. Esto les ha sorprendido y les ha gustado. Durante la lectura, nos ibamos fijando en las imágenes, en sus colores, en las expresiones de Malena, y discutíamos acerca de como se sentía y porqué. Al acabar, hemos hecho una actividad post-lectura. Al ser niños de 8-9 años, les he hecho pensar en algo que ellos tengan miedo o sientan inseguridad. Debían imaginarse en qué se podrían convertir para superar ese miedo. Debían hacer una pequeña narración explicando qué miedo o inseguridad sienten, qué pueden hacer para superarla y luego hacer un dibujo de aquello que se imaginaban qué eran.

Ya os contaré qué sale de estas reflexiones. Yo me he quedado satisfecha pues muchos se han parado en pensar en ellos mismos, en aquellas pequeñas cosas (o grandes) con las que se sienten inseguros y han reflexionado qué podrían hacer o en qué se podrían convertir para superarlas.

¿Qué os ha parecido este cuento? Os aseguro que con el final del cuento no puedes evitar sonreír y sentirte orgulloso de Malena. Sensación de triunfo total.

DSC02269

Anuncios

¡Corre a casa, ratoncito!

banner-corre-a-casa-ratoncito-largo

 

¡Corre a casa, ratoncito! es nuestro cuento del mes de mayo. Una vez más un cuento que ha encantado al peque y ha calado hondo en él. Uno más en su biblioteca de preferidos. Éste, además, me gusta porque es de cartón, fácil de manejar y además es entretenido para los más pequeños ya que basa su historia en la sorpresa de lo que se va encontrando el ratón de camino a casa.

En este cuento se trabaja la emoción del miedo, sobre todo el miedo a la oscuridad. ¿Cómo? La historia transcurre de noche, todo está oscuro y el pequeño ratón debe ir a casa para protegerse de los peligros que pueda encontrarse. A lo largo del camino se encuentra unos ojos amenazantes que harán que él cambie su camino y vaya con cuidado, apresurando su paso. El niño descubre que tras esos ojos hay otro animal y que ratoncito sigue su camino superando sus miedos al enfrentarse a ellos en vez de huir o negarlos.

Así, el troquelado del libro permite descubrir estos animales y es atractivo para los peques de la edad de Biel, pues la sorpresa aún sigue siendo un factor que les gusta y atrae. Además, conocen nuevo vocabulario y conceptos, pues los animales que aparecen no son los típicos con los que están familiarizados si no que son los nocturnos, como la lechuza, el zorro, los murciélagos, la marta o la corneja.

Descubriendo los murciélagos

Descubriendo los murciélagos

¿Qué hay detrás de estos ojos?

¿Qué hay detrás de estos ojos?

 

En definitiva, es un cuento que le ha encantado ya que le ha sorprendido ir pasando páginas y descubrir nuevos animales.

 

También los manuales que proponen este mes son divertidos y la mayoría sencillos de hacer.

  • Disfraz de ratón: para mí dificil de hacer ya que no conseguí enganchar las orejas a la cinta. Per al menos el peque se lo pasó bien jugando con los ojos y ayudándome a enganchar las orejas.
  • Paisaje de noche: te proponen dibujar un paisaje nocturno en una cartulina negra con tizas y pegatinas de estrellas. Este aún no lo hemos hecho, pero no supone dificultad. ¡A ver si le gusta el tacto de las tizas!
  • Caretas de animales nocturnos: por último pintar unas caretas y recortarlas con la ayuda de un punzón. Nos ha gustado mucho pintar el zorro y la lechuza.
Jugando con los ojos del ratón

Jugando con los ojos del ratón

Enganchando las orejas

Enganchando las orejas

"Punxant" la careta de la lechuza

“Punxant” la careta de la lechuza

Nuestro zorro

Nuestro zorro

Esperando ver cuál será el cuento del mes de junio, que además será el mes que el petit de la casa cumplirá ¡3 años!

Taller de besos

DSC_2096

 

El viernes pasado nos apuntamos a un taller de besos. Era en el local L’Hora Lliure de Gracia (Barcelona) y cual fue mi sorpresa al llegar que había “media” blogosfera conocida allí. Y resulta que el taller, impartido por Lingosworld, estaba organizado por Pekefriendly, para dar a conocer su cuento ¿A dónde van los besos? e invitó a bloggers de la zona para participar en el taller.

Allí nos vimos de nuevo con Peineta, Una Mamá Diseñadora y Con M de madre (que justo nos vimos el miércoles en el encuentro de Philips-Disney), me reencontré con Bea de Mamadedos que no veía des del taller de Árboles de Navidad y conocí a Batmami (¡un placer!).

Bueno, el caso es que fuimos a este taller de besos y Sandra de Lingosworld nos contó que había muchos tipos de besos, entre ellos los que echamos al aire y salen volando como mariposas y los besos que no nos gustan, que nos dan sin permiso, y esos besos son como las arañas.

Así que tras esta explicación acerca de los besos, nos propuso crear nuestros besos. Y con una mesa llena de materiales nuevos y reciclados fuimos creando nuestra mariposa y araña.

Biel estuvo muy atento y participativo. Escogió los materiales e hizo lo que pudo para montar la araña y la mariposa. Y aunque yo sea bastante patosilla manualmente hablando, ¡nos han quedado muy graciosas!

 

Fotografía de Una Mamá Diseñadora

Fotografía de Una Mamá Diseñadora

 

DSC_2090

Araña y mariposa

 

Pasamos una tarde relajada, creativa y divertida, tanto en el taller como luego jugando en la zona de toboganes de la Hora Lliure. Además nos compramos el cuento de besos y nos dieron esa galletita tan buena que véis en la foto inicial del post.  ¿Ya habéis dado besitos a vuestros amores?

 

Ilumina sus sueños con Philips-Disney

DSC_2075

La semana pasada pude asistir a un encuentro con otras blogueras para una charla en la que Philips presentó su nueva gama de lámparas en colaboración con Disney y Cristina de Edúkame nos explicó un poco más acerca de los miedos en los más pequeños.

Así que un miércoles, después de trabajar, fui a la tienda de Abelux en el centro de Barcelona, donde me encontré con blogueras de la zona y que ya tenía el gusto de conocer de otros encuentros (entre ellas Maria José de Blog Moda Bebé, que nos invitó al evento) y con mi familia (marido e hijos) pues era un encuentro interesante para conocer las lámparas y saber más de los miedos.

Me pareció sobre todo interesante la charla que nos dio Cristina de Edúkame acerca de los miedos y algunas estrategias para gestionar de la mejor manera esta emoción. Como ya había escuchado y leído acerca del miedo, no hay que negar la emoción cuando el niño dice que siente miedo. Así, debemos evitar las típicas frases de “no tengas miedo”, “¿pero como te da miedo el perro?”, “no pasa nada, no hace nada” y más por el estilo en la que intentamos calmar a nuestros pequeños negándoles algo que ellos estan sintiendo y que es real. Debemos acompañarles en estos casos con frases del tipo “Veo que esto te da miedo, podemos hacer esto otro/ir por otro lado/…” Frases como éstas harán que nuestros peques se sientan comprendidos y sentirán nuestro apoyo ante su miedo. Una estrategia que nos dio para vencer los miedos sería dibujarlos (así los materializamos) y luego podemos romperlos (desaparecen tan cual, de verdad) y esto les ayudaría a expresar la emoción y plasmarla.

El miedo es algo normal. Aparece en algunos casos desde bien pequeños el miedo a los desconocidos (de repente aquel bebé que se iba con todos ya no muestra la misma alegría cuando un “desconocido” lo quiere coger), sobre los tres años aparece el miedo a la oscuridad, el miedo a los animales, el miedo al agua… hay muchos miedos. Y en todos debemos hacer lo que he mencionado anteriormente: acompañarles en el proceso. Es una emoción evolutiva y es totalmente normal y sana que aparezca; bien encaminada ayudaremos a superarla. Me quedé con la frase de Cristina: “me da miedo los niños que no tienen miedo”. Y es que el miedo es un símtoma de alerta, que nos hace estar expectantes de aquello que pasa a nuestro alrededor.

Biel últimamente tiene miedos. Ha tenido algun que otro terror nocturno, en que lloraba y lloraba diciendo que veía una serpiente. Episodios angustiantes, pues al estar entre la realidad y el sueño no puedes más que acompañarle acunándole y diciendo que estás ahí, con él. Pero ya podéis imaginar que los lloros se hacen difíciles de soportar. Tiene miedo a los perros y gatos. Desde que escuché la charla de Cristina y veo que se pone nervioso cuando ve a uno de estos animales, dejo que se coja a mí, incluso cambiamos de acera si es necesario. No hay que forzar un encuentro a algo que no le es agradable.

Dicho esto, también fue muy interesante conocer las nuevas lámparas de Philips en colaboración con la marca Disney. Lámparas blanditas como las de Monstruos SA o la de Mickey les acompañarán en sus sueños. Decorarán sus habitaciones, espacio el que pasan buena parte del tiempo, ya sea en sus juegos, leyendo o cuando van a la cama. También nos presentó otro tipo de luces, las linternas, que pueden usarlas en sus juegos, incluso para aquellos para poder superar el miedo a la oscuridad. Nosotros hemos comprado una de Jake para el cumpleaños de Biel, con la que podremos jugar en la penumbra, buscar detalles u objetos…

717670516-RTP-global-001

DSC_2078

Podéis ver su gama de lámparas en la página de Philips.

En definitiva, fue una tarde genial que compartimos con otras mamás blogueras, con nuestros peques y aprendimos más acerca de las lámparas de Philips y los miedos. Además, nos dieron una de las blanditas para que las conozcamos y, nosotros, por las noches, ya iluminamos nuestros sueños con Mickey, ¿a qué es bonito?

DSC_2104

Buenas noches e … ¡ilumina sus sueños!

Los celos han aparecido

Aina ya tiene 7 meses y medio. Ahora está en esa fase en que hace cosas graciosas, soniditos, ríe y además, para más inri, ha empezado a gatear y campa por la casa a sus anchas.

Los primeros meses Aina estaba básicamente enganchada a mí y Biel respetaba ese enganche e iba más con su padre o su abuela. Al empezar a trabajar mi marido después de la baja de paternidad, y al quedarme yo sola más tiempo con los dos, fui encontrando la manera de dedicar ratos a uno y ratos al otro. Durante los dos primeros meses Biel simplemente era un observador, no quería ni tocar a su hermanita.

Luego, empezó a quererla coger, incluso tenía un exceso de “Ainitis” (es míaaaa… todo era suyo, y Aina, como no podía ser de otra manera, lo fue en su día).

En enero empecé a trabajar y ya dejé de pasar tanto rato con ellos, aunque como con todo, una vez en casa (unos días más que otros gracias a la reducción de jornada). Al llegar a casa me enganchaba a mi hija al pecho, que me buscaba como si no hubiera mañana. Mi hijo pasó una temporada que quería hacer todo lo que ella hacía, incluso mamar. Pasó una época de pedir “lleteta” (leche en diminutivo) de la mama, y se enganchaba en el pecho (más bien se posaba en el pezón y simulaba succionar) para ser como Aina y estar con la mama. Pero esto no duró más que unos días. Con todo, no deja de ser un niño respetuoso y comprende que el pecho es la comida de Aina.

Hace cosa de un mes y medio-dos que Aina ha empezado a interactuar más con la gente y Biel ha empezado a querer “llamar más la atención”: gritando, llorando sin sentido a ratos… empujando a su hermana si ve que se sienta/incorpora ella sola, se pone encima de ella, le quita cualquier cosa que coja… Ni que decir que ella no puede jugar con nada suyo (en parte comprensible por su sentimiento de apego, pero es algo que hay que ir trabajando…).

celos

En definitiva, los celos han aparecido y Biel hay días que está más tristón, irritable… aunque sin duda quiere a su hermana pues es un “ni contigo ni sin ti”.

Los celos es una emoción que cuesta de explicar a los peques, de decirles qué es lo que sienten. Pues cuando empieza a llorar y le preguntas si está triste, enfadado… el pobre te mira con carita de que sí y te pide su chupete como consuelo y empieza a acariciar mi oreja… Pero cuando le pides y explicas que Aina es más pequeña y que debemos cuidarla él no lo ve muy claro y vuelve a las mismas…

Intentas estar por él todo lo que puedes y más, abrazándole, diciéndole que le quieres, pasando ratos solo con él pero es difícil de llevar y a veces te sientes mal por como se está sintiendo y no te ves capaz de ayudarle lo suficiente.

¿Cómo lo habéis llevado vosotros los celos?

Sant Jordi 2014

DSC03387

 

Ya hace unos días que fue Sant Jordi, y como cada año, fue un día bonito lleno de rosas y libros. Desde que trabajo en el cole debemos reducir nuestros paseos por Barcelona, en tan señalada fecha, por la tarde. Este año queríamos ir por el centro pero a mi marido le surgió la oportunidad de firmar sus ilustraciones en un juego de cartas (Guerra de Mitos) y como hacía ilusión pues allí fuimos.

Llegué del cole y corriendo cogí a los niños y nos fuimos hasta la zona del Arco de Triunfo, que es donde estaba él y sus compañeros. Pero resulta que aún no habían empezado por varios problemas… Así que empezaron a firmar dos horas más tarde de lo esperado. Debido a esto nuestro paseo por el centro para mirar libros y saborear del ambiente se truncó, pero bueno, estuvimos por esa zona que también había tiendecitas y nos lo pasamos bien. Aproveché, además, para comprar un cuento escrito por Elisenda Roca, ya que estaba allí para firmarlos y nos dejó una dedicatoria preciosa.

Cartas de Guerra de Mitos

Cartas de Guerra de Mitos

Dedicatoria Elisenda Roca

Dedicatoria Elisenda Roca

Cuando acabaron de firmar fuimos hacia el centro de Barcelona pero ya estaban recogiendo las paradetas y además ya era hora de  cenar así que caminando, caminando llegamos a un restaurante que estaba bien. Allí Biel pudo hojear uno de sus libros de Sant Jordi, El gran libro de los números: contemos del 1 al 100, de Richard Scarry. y le encantó!  Se pasó un buen rato contando animalitos y diferentes objetos que el conejo Pepito iba encontrando por el camino. Aina, por su parte, estuvo mirando y sobre todo mordisqueando su libro Tres cocodrilos.

Biel y su libro de números

Biel y su libro de números

Aina y su libro de cocodrilos

Aina y su libro de cocodrilos

Luego fuimos para casa y ya los niños a dormir. ¡No os penseis que no hubieron más libros! Los niños tuvieron un par más (también de parte de la abuela) y nosotros también los nuestros. Además, justo ese día recibí el libro del Pequeño Buzo Somnoliento, que lo compré mediante Verkami. Tiene muy buena pinta y me hizo mucha ilusión recibirlo justo el día del libro.

En estas fotos veréis los libros de todos:

DSC03446

¿Y vosotros? ¿Qué libro os regalaron o regalastéis?