El día del libro y la rosa

Para San Jordi mi pareja y yo hace unos años que salimos un ratito para ver el ambiente por la ciudad, llena de rosas y tenderetes con libros y aprovechamos para regalarnos un libro cada uno (aunque la tradición diga que se lo tiene que regalar la mujer al hombre) y él me regala una rosa. Este año ha sido un pelín diferente. Al llegar yo más tarde a casa por causa del trabajo y estando mi hijo enfermo como estaba estos días, decidimos no ir al centro de la ciudad (que por la tarde está que no cabe un alfiler y es imposible moverse) y quedarnos más cerca de casa y optar por una solución más práctica. Él me compró la rosa antes y me la dejó en casa, así que cuando llegué me la encontré allí: hermosa. Y por la tarde él y mi hijo fueron hasta un centro comercial que hay cerca de mi casa y allí dedicamos la tarde a pasear, merendar, ver el ambiente y comprarnos los libros.
Él se decidió por uno que trata sobre la crisi actual, explicado de forma amena (Simiocràcia. Crònica de la Gran Ressaca Econòmica, d’Aleix Saló) y yo me decanté por uno de Paul Auster (La Trilogía de Nueva York) que tenia pendiente de leer alguna cosa de este autor. Para Biel no sabíamos que tipo de libro comprarle. Dudamos en si comprarle uno blandito para que el pudiera manipular y jugar, además de aprender, o comprarle uno de tapa dura, con sonidos y demás, con el que también podría experimentar, tocar texturas, escuchar y distinguir sonidos. Ante la duda y siendo el primer San Jordi de nuestro hijo, acabamos comprándole dos libros: Els Crits de la Jungla y Un dia d’excursió.
Pero además de éstos, yo tenía el ojo echado a una guía de Barcelona que ha sacado Mammaproof.  Así que ayer, cuando fui a clase de yoga con mi hijo, compré esta guía como autoregalo de San Jordi. Y vale la pena tenerla: hay un montón de espacios recomendados para ir, pasear, disfrutar con tus hijos. Yo, tengo el gusto de conocer y haber visitado algunos de los espacios que recomiendan y puedo dar fe que son lugares preciosos e ideales para vivir con tu hijo. Hacen ver la maternidad de otra manera.
IMG_20120424_203540

Y seguimos…

Estos días no he podido pararme un rato a escribir en el blog entre la fiesta de San Jordi, que requiere muchísimo trabajo y horas, la preparación de una actividad que tengo que exponer en un cursillo, y que el peque ha estado enfermo estos días… Ha sido un no parar y estoy realmente agotada.
Como escribí hace unos días, el niño ha pasado unas semanas con bronquitis. Pues cuando parecía que ya iba mejorando y se estaba curando, de repente empezó a tener mucha fiebre. No bajaba de 38,5 y la máxima que ha alcanzado es de 40 de fiebre. Lo llevamos de nuevo al pediatra y resulta que tiene anginas. Así que está ahora con antibióticos y mucho reposo. Este cambio de tiempo no lo lleva nada bien, por lo que veo. Y a mí me hace sufrir ya que come menos, duerme mal, y cuando le da la subida de fiebre y empieza a temblar ya no sabes ni qué hacer. 
Y encima, para rematar, estos días no puedo cogerme fiesta en el trabajo ni horas para poder ir con él al médico o estar simplemente cuidándole… Suerte que su padre plega pronto del trabajo (también hace horario reducido por paternidad) y está al cuidado de mi suegra, porque así puedo estar más tranquila… 
Así que estos días no hemos hecho mucho con el peque, solo estar en casa, cuidándole y dándole muchos mimitos, que es lo que ahora toca. 
A todo esto, he decidido volver a hacer el blog público… Las fotos que cuelgue seguirán teniendo el sello del blog como hasta ahora… La verdad es que da cierto reparo poner ciertas cosas, pero también prefiero que se me siga leyendo y comentando. De nuevo, dar las gracias a aquellos que me han seguido aún estando con el blog privado. 

De enfermedades y demás

Biel no es un niño de ponerse malo a menudo, pero estos días ha estado con bronquitis y es la primera vez que ha estado enfermo con fiebre y es también la primera vez que lo hemos visto más chafado por encontrarse mal.
Yo, como madre, sufro cuando mi hijo está mal o le pasa algo que no controle. Por ejemplo, cuando nació, en el hospital la pediatra que nos atendía me echó un sermón diciéndome que no alimentaba bien a mi hijo, que lo tenía que tener más tiempo en el pecho, que si no el niño se iba a desnutrir. Y claro, yo madre primeriza, con la experiencia de estar pocas horas con mi hijo, sin saber muy bien como ponerme y que hacerle en cada momento, esas palabras me dolieron mucho. Me pasé un buen rato llorando. ¿Qué madre querría que su hijo estuviera desnutrido? Ninguna en su sano juicio. Así que me preocupé mucho de que comiera, lloraba cuando no lo hacía, cuando se me dormía al pecho… Yo solo quería que mi hijo estuviera sano y fuerte. 
Con quince días de vida
Quince días más tarde vino nuestro primer susto en casa. Estaba durmiendo en la cama, después de haber comido, y de repente se despertó vomitando toda la leche. Le salía incluso por la nariz. Se puso rojo como un tomate y parecía que se iba a ahogar. Mi instinto fue el de cogerle y ponerle mirando hacía abajo, es decir, su cuerpo paralelo a mi brazo. Así podría acabar de echar la leche que le sobraba. Ese día devolvió todas las tomas que hizo, tanto de pecho como de biberón. Así que alarmados por la gran vomitada de la noche, nos fuimos al hospital de urgencias para que miraran que no tuviera ningún problema en el estómago o algo. 
Allí en el hospital le hicieron su primer análisis de sangre (aún recuerdo sus gritos cuando le pincharon), también su primer análisis de orina y lo tuvieron un par de días ingresado para controlarlo. Durante el día el niño estaba bien y apenas devolvió la comida como lo hizo en casa y como hizo en la consulta de urgencias. Al menos descartamos que tuviera nada y le dieron el alta por mejora.
A principios de año Biel tuvo bronquiolitis. Los síntomas era mucha tos y moquitos, pero no tuvo fiebre. Le administramos ventolín unos días y enseguida mejoró. 
Y justo esta semana pasada Biel ha estado con bronquitis. Los síntomas eran los mismos que con la bronquiolitis, pero además tenía fiebre y se notaba que le costaba mucho más respirar. La pediatra del centro de salud nos volvió a recetar ventolín y un jarabe para la mucosidad. El ventolín no parecía hacerle mucho efecto además de que la fiebre persistía durante la semana. Se ha pasado casi toda semana santa durmiendo encima mío en el sofá, porque era como mejor estaba.  
La noche del domingo, después de haber estado la tarde fuera, vimos que le costaba mucho más respirar, y preferimos ir al hospital para que miraran que la bronquitis no se hubiera agravado. Pues sí, lo hizo, y estaba justito de oxigeno pero por suerte aún podía respirar por sí solo y no le tuvieron que enchufarle a la máquina. Simplemente le administraron un par de ventolines y le dieron un jarabe. Después de ver y notar mejora nos fuimos para casa. 
Aún sigue con un poco de tos, pero ya se le ve respirar mucho mejor, no va tan ahogado y esto hace que vuelva a comer bien y a dormir mejor por las noches. 
En el momento en que te conviertes en mamá, tu hijo se convierte en la prioridad número uno. Des del minuto cero. Cualquier cosa que pueda hacerle hacerle daño o sufrir, hace que se enciendan una serie de mecanismos para que tu puedas aliviar ese dolor que siente. Ya sea acariciándole, acunándole, besándole, o ya en los casos más extremos en que no sabes como aliviar el dolor (como en el caso respiratorio) acudiendo a un médico o a personal sanitario que te pueda ayudar. 
En la consulta de urgencias
He de decir que no todos los pediatras te entienden y te aconsejan como deberían. En el caso de la doctora que nos atendió en el hospital cuando recién parí, no tuvo muchos miramientos en decir las cosas y, como ya he dicho, hay momentos en que una se siente más vulnerable y ciertas palabras hacen que una se sienta mal… y tal vez sin necesidad. La vez que estuvo ingresado por el tema de las vomiteras hubo pediatras de todo tipo, y como se contradecían entre ellas pues acababas sintiéndote mal porque no sabías que hacer exactamente. Y ahora, con el paso de los meses y con más experiencia, he de decir que la pediata que nos atendió era un sol de persona. Muy atenta con Biel y con nosotros. Siempre con una sonrisa y sin juzgar ningún tipo de acción por nuestra parte. Se dedicó a hacer su trabajo y bien, y nosotros salimos satisfechos de que hubiera ayudado a que Biel se encontrara mejor. 

Final de vacaciones

Hoy es el último día de vacaciones de Semana Santa. Han pasado volando. Necesito el doble de vacaciones. O la verdad es que me apetece muy poco ir a trabajar… Se está tan bien en casa con el peque, el marido y poder estar más horas juntos, haciendo lo que apetece en cada momento…
Bueno, el caso es que se han acabado ya las vacaciones.
Ayer por la tarde fuimos a visitar a unos amigos que han sido papás hace tres días. Que impresión ver al bebé recién nacido… parece mentida lo rápido que una se olvida de que su hijo también fue tan pequeño. Se le veía tan mono, dormidito, pidiendo teta, estar con su madre… todo él era muy chiquitín. Le miraba a él y luego miraba a mi hijo y, con mucha pena, ya poco me acuerdo de esos primeros días. Des de aquí, de nuevo, felicidades a los nuevos papás y a disfrutarlo mucho!

Luego, por la noche tuvimos que ir de urgencias con el peque, porque no respiraba bien (tiene bronquitis) y le tuvieron que poner dos dosis de ventolín. Como mínimo nos fuimos que estaba mucho mejor. Hoy se ha notado una mejora, aunque ahora por la noche es cuando empeora y lo pasa peor… 
La primera mona de Biel
También hoy hemos celebrado la mona y, como en muchas otras cosas, esta ha sido su primera vez. Como aún es muy pequeño no le han comprado una mona tipo pastel o chocolate, porque no se lo comería. En cambio, su padrino le ha comprado un teléfono de juguete y lo han adornado con pollitos y plumas típicos de las monas. 
Así que el día lo hemos pasado en familia, repartiendo monas y recibiéndolas también. De todas formas, hoy Biel no estaba muy a gusto y se ha pasado gran parte del día llorando y con pataletas…Estos días que no se ha encontrado bien me ha tenido bien cerca, y diríamos que está en la fase de mamitis. 


Y nada, para resumir las vacaciones diría que las hemos pasado todos malitos: el niño con bronquitis y los padres (es decir, mi marido y yo) constipados. Los días no han acompañado y ha hecho bastante mal tiempo y ha refrescado. De todos estos días solo pudimos salir el sábado de excursión. Así que no hemos hecho nada del otro mundo. Y yo, en particular, no he hecho casi nada (en cuanto a trabajo se refiere). Y ahora, a las doce de la noche, y a unas horas de levantarme y empezar de nuevo la rutina, me arrepiento de no haberme puesto un poquito más… Pero bueno, estando como hemos estado, la verdad: tampoco apetecía.

Salida por la Costa Brava

Ayer fuimos al parque natural de l’Empordà (zona de la costa Brava de Cataluña) y también fuimos a comer y pasear por la tarde al pueblo costanero de Roses. Ambos sitios preciosos.
El primero por ser un parque natural puedes pasar horas paseando por caminos, encontrando miradores y observando a la diferente fauna que se puede encontrar por ahí. Hace unos meses fuimos, vimos a las cigüeñas, y esta vez hemos vuelto, y además de ver a las mismas aves, hemos visto caballos, vacas, patos… Y todo acompañado de un buen tiempo. 
Biel tocando un caballo
 Biel se lo pasó bien y nosotros también. Es un sitio donde vale la pena ir para pasar una mañana o una tarde con tus hijos, ya que se les puede enseñar muchas cosas. A Biel le íbamos explicando cositas, pero cuando sea más mayor podrá disfrutar aún más de este tipo de salida.







Ayer solo iba mirando de un lado a otro, observando los animales que distinguía y que le llamaban la atención, como el caso de los caballos, pero en cambio a otros no les hizo ni caso.

Por la tarde fuimos a Roses, a pocos quilómetros del parque natural. Ahí comimos y luego dimos un paseo por el paseo marítimo del lugar. Sin duda un lugar ideal para ir a la playa en verano. Tiene una playa quilométrica y un paisaje espectacular. 

Mitad de vacaciones

Como dije en la entrada de inicio de vacaciones, Biel está malito con moquitos y tos… y ahora puedo añadir  con fiebre. Fuimos el martes al médico y resulta que tiene una bronquitis leve. Y llevamos desde ese día con el pequeñín de la casa enfermito. A ratos le baja la fiebre pero se pasa casi todo el día protestando y queriendo estar en brazos y dormir. 
Hoy ha pasado mejor día, de hecho la fiebre le ha subido ahora hace un ratito, y solo estaba a 37.4, así que poquito (en consideración de los pediatras). Mañana queríamos hacer una excursión (que la postpusimos del martes, que es cuando le empezó a subir la fiebre), a ver si la podemos hacer!
Además, esta madrugada ha nacido el primer hijo de unos amigos, Roc. Y aunque el parto fuera provocado unas semanas antes de lo previsto, el niño ha nacido bien. Tenemos muchas ganas de conocerle y ver a los papás.Cuando ayer me dijeron que le provocaban el parto y que ya estaba con el goteo puesto, me vino a la memoria un montón de recuerdos del día de mi parto, que justo expliqué el otro día. No pude evitar emocionarme y darme cuenta que las dificultades y dolores de los primeros días enseguida pasan e incluso llegan a borrarse con el tiempo. 
Así que si me lee por aquí la recién estrenada mamá, le deseo que disfrute de su bebé todo lo que pueda. Los primeros días (e incluso diría que el primer mes entero) serán los más difíciles y a veces se le hará todo montaña arriba. Pero lo más bonito es darse cuenta que este pequeñín que tiene poco tiempo de vida te reconoce, te busca, te reclama y que eres lo más importante para él, y esto hará que los dolores sean menores. A mí al menos esto es lo que me daba fuerzas: tumbarme con mi hijo, acariciarle, besarle… simplemente observarle y mimarle. 

Jueves Trovero: Réquiem

Vuelvo a actualizar con una canción de la artista Vega. Esta vez con motivo, porque estoy emocionada de que en dos semanas podré asistir de nuevo a un concierto de ella. Esta vez en una sala de Barcelona (Sala Sidecar) y con motivo de su gira de “La cuenta atrás”, así que se preveé un concierto más rockero, rítmico, pero con momentos emotivos con grandes canciones de álbumes anteriores (como la canción Nueva York, que ya compartí una vez). Uno de los temazos de su quinto álbum (o cuarto, según se vea) es el elegido como segundo single, Réquiem. Así que hoy os dejo con esta canción y la explicación que deja de ella en su cd:

“Réquiem” es un canto a la vida, por irónico que pueda parecer. Es un réquiem al dolor. Durante 2009 vi como mi carrera profesional crecía al mismo ritme que cavaba una fosa profunda para mi vida personal. Es difícil decirle a la gente que existe un mejor mañana cuando uno mismo empieza a dudarlo. Tardé en reponerme, pero el día que escribí “Réquiem” lo hice dirigiéndome a una 2ª persona, para ser fiel a cada momento en que me repetí este credo sin descanso. Esta canción está dedicada a mis seguidores, porque soy como muchos de ellos. Jamás me cansaré de escuchar sus historias, sus alegrías y también su dolor. Unos sentimientos que repetidamente canalizan a través de mis canciones. Nosotros, los que hemos sufrido, los que sabemos que el dolor no se va en dos días, seguiremos en pie volviendo al origen, a la esencia. Seremos agua, tierra, fuego y aire. Seremos el fénix que resurgió de sus cenizas, con las cicatrices propias del que lo dio todo en vida, agradecidos y en paz, empezando de nuevo… sonriendo a un nuevo día… a un mejor mañana”.

Este es el avance de su videoclip, que se estrenará en poco tiempo:

 Pero os dejo con la canción entera en este video:

Réquiem

Hoy ya no eres capaz de llorar ni sentir.
Hoy te dejas llevar, no puedes fingir.

Olvidarás tu nombre y tu voz.
Olvidarás cuál es tu temor.
Olvidarás para concluir, que la vida es 
algo más que un recuerdo para tí.

Verás el cielo al revés, estrellas caer.
Creerás que llega tu fin, no debes ceder.

Olvidarás tu nombre y tu voz.
Olvidarás cuál es tu temor.
Olvidarás para concluir que la vida es 
algo más que un recuerdo para tí.

Serás agua.
Serás tierra.
Serás fuego.
Serás aire.
Serás ingrávido e inmortal.
Etéreo y sustancial.
Rotúndamente tú.

Serás alguien, alguien, alguien, alguien en paz.

Serás agua.
Serás tierra.
Serás fuego.
Serás aire.
Serás ingrávido e inmortal.
Etéreo y sustancial.
Rotúndamente tú. 

Serás alguien, alguien, alguien, alguien en paz.


Espero que os guste. Un saludo!!