Nonabox de enero, febrero y San Valentín

Estas son las últimas cajas de mi suscripción a Nonabox. Y creo que las últimas cajas que reciba a no ser que haya un cambio por su parte de ciertas cosas y trato post venta.

En general, yo estaba bastante satisfecha de las cajas que había recibido. Vale que algunas no eran espectaculares pero tenían productos de utilidad y habían acertado con lo que enviaban. También es cierto que tengo dos hijos de edades distintas por lo que cosas que no podía usar mi hija (que era a la que estaba suscrita y tenía en el perfil) las usaba mi hijo, cosa que si no hubiera sido así hubiera tenido que esperar a usar el puzzle reloj, el vaso NUK con pajita, etc. Bueno, el caso es que estaba satisfecha.

Pero ah, caí en la tentación de la caja de San Valentín y ahí es donde cambié de opinión acerca Nonabox. ¿Por qué? Primero por la publicidad de la caja, fraudulenta: elige 5 de los 10 productos. MENTIRA. Se escudan ante la típica frase “hasta fin de existencias”, pero si sabeis que tenéis fuera de stock ciertos productos, ¿por qué vais compartiendo una y otra vez la publicidad de la caja sin ni tan siquiera avisar que hay productos que ya no estan disponibles? Así que yo me encontré que de 10 productos escogí 3. Los más fuerte es que uno de ellos (la muselina) estaba agotada y no informaron de ello (si ahora visitas la web y la promoción de la caja ya pone qué productos estan agotados pero cuando la compré no) y atención: los coches de Viking Toys no estan agotados y no me lo han enviado… ¿Razón? QUE SOLO QUEDAN LOS ROSAS DE NIÑA. ¿¿Cómo?? ¿Esa es la razón que me dan por no enviarme un producto que he escogido? ¿Y que más me da a mí que sea rosa, azul o lila? ¿¿Acaso en mi perfil no pone que tengo niño y niña?? Y si solo tuviera niños, ¿qué importa que sea rosa? Total, muy fuerte. No he recibido más respuesta por su parte así que conclusión no tengo el coche que pedí (uno de los cinco productos que podía escoger… ya veo lo mucho que me dejasteis escoger señores de Nonabox).

En cuanto a las cajas mensuales, las de enero y febrero, cajas más bien tirando a normales, pero con algun que otro producto de utilidad. Aquí teneis las fotos para que veais los productos que recibí:

Caja de enero

Caja de enero

Caja de San Valentín. Al menos recibí el saco de Limo Bebé...

Caja de San Valentín. Al menos recibí el saco de Limo Bebé…

BeFunky_Nonabox07-Febrer.jpg

Caja de febrero

Y bueno, si no hubiera tenido el incidente de la caja de San Valentín, hubiera quedado bastante satisfecha de los productos en general. Pero con lo que pasó me he sentido decepcionada con Nonabox. Ah, por si no ha quedado claro, soy bloguera, hablo de las cajas y las pago, por eso estoy decepcionada por la respuesta dada tras mi queja con la caja de San Valentín.

Jugando a… Uno (adaptado)

Sí, sí, habéis leído bien. Estamos enseñando a jugar mi hijo de 32 meses al Uno, el juego de cartas. Eso sí, ¡adaptado!

JocUno

Todo empezó porque él sentía curiosidad por la demo del juego que hay en móvil, y como tenemos el juego (¿quién no lo tiene?) mi marido se decidió a enseñarle a jugar, pero solo con las cartas de los números, sin ninguna especial. Con ello, le estamos trabajando estas habilidades:

  • Aprender a seguir normas en un juego, como es el caso de esperar su turno.
  • Aprender a decidir qué carta tirar, pudiendo elegir entre color y/o número (relacionar estos conceptos)
  • Darse cuenta de cuando no puede tirar y robar una carta: quedársela si no coinciden ni número o color, o tirarla si coincide alguno de esos elementos.

Hace gracia verlo jugar con su padre y se puede pasar rato y rato jugando. Le encanta. Además, lo veo super mayor mirándose las cartas y decidiendo por sí mismo.

Cuando sea más mayor ya le iremos introduciendo las cartas especiales. De momento, disfrutamos de este juego adaptado para compartir los ratos de ocio juntos.

Cuando el tiempo pasa

1999. Viernes antes de las cinco de la tarde, en casa de una amiga, arreglándonos para salir. Un poco de rímel por aquí, un poco de rímel por allá, la raya del ojo y poca cosa más… Nunca he sido de maquillarme mucho. Un modelito mono y cómodo y para la discoteca de tarde. Nos encontrábamos con los amigos, comentarios y bromas de adolescentes. Amores y desamores. Haces cola delante de la puerta de la disco, pagas (¡creo recordar que mi primera entrada a la discoteca costó 500 pesetas!), te sellan la mano y entras a una sala llena de música, luces de colores, risas, bailes… Eres adolescente y es genial.

2014. Al volante de un Chevrolet paso por delante de una discoteca cerca de mi casa. Adolescentes arreglados, las chicas con sus leggins, con sus minifaldas; los chicos con sus tejanos y camisas, cuellos levantados, pelos engominados… Todos esperando para entrar a la sesión de las cinco. Los observo con nostalgia. Ahora voy conduciendo camino a casa, deseando llegar y tumbarme al sofá para descansar de la jornada laboral. Me esperan mis hijos y mi rutina es totalmente distinta. Genial igual, ya lo sabéis.

El tiempo pasa que no te das cuenta. De la niñez, los juegos, la adolescencia, las risas, la rebeldía, el instituto, la madurez, la universidad, el primer trabajo, una relación estable, acabar la carrera, trabajar… y no te das cuenta y ya estás en los trenta, con dos hijos y recordando tiempos pasados… No me siento vieja, no lo soy. Aunque no tuviera hijos mi vida sería igualmente distinta. El cambio, la evolución del tiempo es inevitable y vamos abriendo y cerrando etapas sin darnos cuenta.

Así que hago un remember de esos tiempos, unas canciones que nos transporten a finales del siglo XX e inicios del siglo XXI (buf, parece que hable de hace 100 años). ¡Espero que las disfruteis!

Disfrutando de la biblioteca

Las bibliotecas ya no solo son lugares para ir a leer o a estudiar. De un tiempo a esta parte se han convertido en espacios de fomento de la lectura y de la cultura en general. Suelen hacer encuentros y talleres para niños y adultos y así disfrutar de diferentes actividades.

El otro día fuimos a disfrutar de una cuenta-cuentos en la biblioteca Zona Nord de Barcelona. Concretamente estaban en plena semana de las emociones y habían contratado a una cuenta-cuentos para que explicara las historias de Toni y Tina. En cuanto me enteré de la actividad no dudé en ir, aunque esta biblioteca se encuentre un pelín lejos de nuestra zona.

Llegamos y ya habían empezado la actividad, pero pudimos sentarnos un ratito a escuchar el final del cuento. Mi hijo se quedó sentado encima de su padre, en el suelo, observando a los simpáticos conejitos. Una vez finalizado el cuento, los niños fueron a hacer una actividad plástica que consistía en pintar unas figuras de Toni y Tina (los más mayores pudieron recortarlas). Ahí estaba mi hijo entre los niños, compartiendo colores y pintando los conejitos (con la ayuda de su padre). Hay que ver lo formalito que es cuando hay una actividad guiada. Cuando acabó, enseñó cómo habían quedado pintados los dibujos a la cuenta-cuentos, como si ella fuera la maestra a la que tenía que entregar su trabajo.

Durante la actividad de pintar a Toni y Tina

Durante la actividad de pintar a Toni y Tina

Una vez finalizada la actividad, nos quedamos por la sala (que era la zona de infantil) y pudimos disfrutar de algunos cuentos. Como siempre que vamos a la biblioteca, no pude resistirme a llevarme unos cuantos para casa, y así él puede disfrutar de variedad de cuentos, sin necesidad de comprar. Cogimos un par de la colección de Max (el protagonista es un osito y sus historias tratan de temas cotidianos para los más peques, como puede ser la hora del baño, de la comida o del juego); nosotros tenemos uno de este osito en casa y le hizo gracia ver que hay más de diferentes de este osito, el Max, como dice Biel.

3297  3299

 También cogimos un libro de adivinanzas para peques, de observación y relación de conceptos; el libro en cuestión es Què veig? de Liesbet Slegers. Ha sido un descubrimiento, me ha parecido un libro original y bien pensado. A partir de una descripción el niño debe adivinar (o más bien relacionar) de qué objeto o animal estamos hablando. Como ayuda visual tiene cuatro dibujos entre los cuales uno es la respuesta que sigue la descripción que se hace. La respuesta está levantando la solapa. A Biel le gustó ya que lo leímos de forma diferente como solemos leer un cuento. Le llamó la atención la entonación de las preguntas, de marcar cada frase de la descripción y de intentar adivinar de qué se trataba. Todo un acierto.

_visd_0001JPG013B3

Por último, cogimos uno por recomendación de la bibliotecaria (a.k.a, mi hermana), del mismo autor de Por cuatro esquinitas de nada, Jérôme Ruillier. El libro se llama El Papa, la Mama, l’Aina i jo. Ya podéis imaginar por qué lo cogimos y nos llamó la atención. Además del título en sí, una vez vi el libro me hizo gracia descubrir que fuera del mismo autor de nuestros amigos los Redonditos y Cuadradito. Sin embargo, esta vez los protagonistas son una cuerda, o trozos de cuerda: según si estan unidos, discutidos, viendo la televisión, jugando… Un cuento conceptual al igual que Por cuatro esquinitas de nada. En este caso la historia es más simple y trata de como son ellos como familia, como he dicho antes, son una familia unida y que se quiere aunque a veces hagan CRAC (y la cuerda se rompe) y cueste unirse de nuevo siempre acaban juntos.

3796

¿Y vosotros? ¿Soléis ir a las bibliotecas? ¿Disfrutáis de las actividades que hacen para los más peques? ¿Sois de los que cogéis mil y un cuentos para vuestros hijos aunque tengáis otros mil en casa?

Delante de mi casa

BeFunky_IMG_20140210_142023.jpg

Delante de mi casa de Marianne Dubuc (Ed. Juventud) es el libro que nos ha llegado en nuestra cajita de febrero de My Little Book Box. Nos encontramos ante un libro de pequeñas dimensiones pero muy voluminoso de cartón fino, ideal para ser manejado por niños pequeños.

Como era de esperar, mi hijo al ver el libro se alegró y enseguida quiso leerlo conmigo. Nos sentamos juntos y fuimos descubriendo qué había en cada plana del libro. Como dice el equipo de boolino en la guía de lectura, “es un viaje encadenado a través de las imágenes y las palabras, de lo fantástico y lo cotidiano; de lo pequeño a lo grande, de lo interior a lo exterior”. Empezamos descubriendo qué hay delante de la casa y a partir de ahí nos dejamos llevar por la sorpresa con cada relación que se establece en el libro. Mi hijo se sorpredió de encontrarse con dragones, con piratas e incluso ¡un dinosaurio! A su vez también con objetos más cotidianos como el calcetín, el cuento, la cama, las casas… No exagero si digo que se lo leyó más de diez veces seguidas, ¡y eso que es grueso!

DSC_0766

Contando la familia de conejos… y nos fijamos que iban de más pequeño a más grande!

Lo leí en voz alta, emfatizando el momento, aullando cuando aparece el lobo, gruñendo con el dinosaurio, susurrando en la oscuridad, marcando una pausa en la nada… Es un libro ideal para ser leído en voz alta y a lo largo de las lecturas consigues hacer partícipe al niño. Él mismo acabará siendo el que te “cuente” el cuento.

En mi opinión este tipo de libro ayuda a estimularles el lenguaje, ya que no solo con la lectura del libro les ayudas a expresarse sino que además fomentas su imaginación y desarrollo del vocabulario con las coloridas imágenes del libro que invitan a hablar de ellas y añadir más elementos a la historia. Además que este libro en concreto les ayuda a trabajar la espacialidad para que los niños sean capaces de interactuar con el espacio y usar el vocaulario específico con propiedad: encima, debajo, delante, detrás seran algunos de estos conceptos que podrá aprender y/o reforzar.

Con algunos personajes podemos recuperar cuentos populares, por lo que incluso podríamos abrir el libro por la plana en concreto y explicarle cuentos como Los 3 cerditos o Caperucita Roja. Es un libro que nos ofrece múltiples formas de ser leído y aprovechado. No lo leeremos siempre igual o nos fijaremos en los mismos elementos. 

Los manuales que ofrecen este mes en la caja son los siguientes:

DSC02250

Los manuales que puedes hacer la caja de Delante de mi casa

  • Detrás de mi casa: Esta actividad está pensada para que creéis un fantástico escenario para imaginar qué hay delante, detrás, al lado, arriba, abajo… de la caja. La caja incluye una tabla de corcho y los elementos del escenario para ser recortados y enganchados.
  • La corona de su majestad: Una corona hecha con goma Eva para el rey de la casa. Nuevamente, como ya sucedía en otras cajas, éste elemento nos servirá para ser usado en el juego de orientación que proponen en la guía para padres.
  • Un mundo en imágenes: Nos facilitan una serie de fichas (como una ballena o un pájaro) que nos servirán para un montón de juegos simbólicos, para inventar historias o para jugar a esconder y encontrar las figuras.

Actividades divertidas y que seguro que gustarán a Biel pero que aún no hemos tenido el tiempo para disfrutar haciéndolas. Una vez más, My Little Book Box nos ha cautivado, y creo que el cuento de este mes es muy acertado para niños de la edad de mi hijo, tanto para poderlo manipular como por el tipo de libro que es que atractivo para ellos y les ayuda a estimular el lenguaje y relacionar los elementos con la realidad o la fantasía.

Si queréis disfrutar de las cajitas y fomentar el gusto por la lectura de vuestros hijos, ya sabéis que podéis solicitar infomación y beneficiaros de un descuento durante tres meses, clicando el banner que está en el lateral del blog. Os ayudará a conocer nuevos cuentos y nuevas formas de leer y disfrutar de la lectura con vuestros hijos, además de crear maravillosos manuales con ellos!

Mini-aventureros de montaña

Ayer quedamos con unos amigos para vernos y así presentar a las niñas, ya que una de las parejas amigas también ha tenido una niña recientemente (un mes después que Aina). El día ya pintaba genial pues quedábamos tres parejas con nuestros hijos: Biel el mayor, luego otro niño que se lleva nueve meses con él y las dos pequeñas. Ya solo por el hecho de que hubieran niños iba a ser divertido, y más quedando en sitios al aire libre y que puedan campar a sus anchas.

El lugar donde quedamos fue en Les Deus, en un pueblo llamado Sant Quintí de Mediona, cerca de Sant Sadurní d’Anoia (Barcelona). Nosotros no conocíamos el sitio y fue toda una sorpresa. Llegamos y fuimos a ver un poco el paraje, un recinto para disfrutar en familia de la naturaleza y donde poder realizar diferentes actividades o simplemente relajarse.

Llegamos allí y después de dar una vueltecita decidimos ir a la parte de “Aventuras”. Consiste en toda una serie de circuitos de aventuras para los más peques, niños y adultos. Nosotros pagamos el pack de Mini Aventurers ya que los protagonistas de las aventuras eran menores de tres años. Primero sufrí un poco por si no quería subirse a nada o hacer el circuito, pero me equivocaba. Allí estaba mi hijo y su amiguito con sus cascos de aventureros haciendo el circuito mil veces. Muy divertido pues tenían que bajar en una especie de tobogan, cruzar una piscina de mini corchos de colores, cruzar un puente de red para llegar a una silla de columpio y cruzar como si fuera una tirolina al siguiente puente. Luego llegaban a una casita y por la puerta llegaban a otro puente de troncos verticales. Una vez lo cruzaban iban a un tunel donde bajo tierra tenían que elegir que salida escoger y ya llegaban a fuera y vuelta a empezar. Se lo pasaron muy bien.

Parte del circuito

Parte del circuito

Además, el ver que juega con otro niño de su edad, más o menos, como se cogían de la manita para ir juntos, como compartían juegos, o como “discutían” o se “picaban” y se pedían perdón con un besito… ¡a mí se me caía la baba!

El lugar tiene zona de picnic y un bar pero fuimos a comer a una brasería en un pueblo cercano de la zona. Comimos bien y era un sitio pensado para ir con peques (tronas, cambiadores, espacio fuera para jugar…), el sitio en cuestión es el restaurante Magust en Sant Pere de Riudebitlles. Lo único que a mí no me gustó del sitio fue el allioli! Pero bueno, la carne de cordero deliciosa 😛

Así que si sois de la zona o tenéis ganas de hacer una salida por Cataluña con los peques, ésta puede ser una buena opción para pasar la mañana o el día si decidís hacer el picnic en Les Deus.

Miedo del parto

Este post está inspirado como respuesta a la entrada del blog Mamirami “Que sea una horita corta”.

Yo también he tenido que escuchar decenas y decenas de veces la frase que sea una horita corta, que pase rápido, que no duela, etc, etc. En los dos partos. La ventaja del segundo es que ya sabía a lo que me enfrentaba. Aún así, ese día tuve MIEDO.

Cuando empecé a sentir que mi cuerpo se estaba poniendo de parto tuve miedo. Miedo de no poder parir, miedo de los tactos, miedo del dolor, miedo de que no saliera bien… A su vez, era totalmente consciente de que ese dolor desaparecería en menos de un segundo de haber parido. Sabía que yo era capaz de parir aun con mil y un estimulantes de parto, oxitocinas, epidurales y cosas varias que te enchufan o administran para facilitar el parto.

El segundo parto fue diferente pues se desarrolló de forma natural, a diferencia del primero que fue inducido. Tuve la GRAN SUERTE de poder vivir las primeras horas de parto en casa, sin estar tumbada en una camilla sufriendo tactos cada dos horas como pasó con mi hijo. En este segundo parto pude darme paseos, darme duchas de agua caliente, descansar, gritar de dolor estirada en mi cama… recibir besitos curadores de mi hijo cada vez que me oía, tener calor local gracias a las manos de mi marido… Tuve esa gran suerte. Aún así tenía miedo. Miedo al dolor, miedo a no saber pujar…

Creo que cuando una llega al tramo final del embarazo, da igual que sea el primero, el tercero, que te hayan dicho mil frases arcaicas como que te animen a disfrutar del parto, cuando llega ese día tan especial tu miedo sale de forma natural. Pero ese mismo miedo también te permite crecer y saber que eres capaz de parir (con dolor, ¡no lo neguemos!).

Yo solo recuerdo que una vez en el hospital lloraba cada vez que tenía una contracción, pensaba que me iba a partir en dos y maldecía lo sabia que era la naturaleza como para permitir borrar de tu mente el dolor que se vive. Pero lo superé. Superé al dolor y vuelvo a recordar un parto bonito, doloroso pero bonito. Me acuerdo del dolor pero volvería a cometer la locura de parir de forma vaginal y sufrir los dolores de las contracciones. Eso sí: disfruta del parto, que aunque duela es lo más maravilloso que hay.