Vacaciones en Menorca

Ya hemos vuelto de vacaciones, si es que lo bueno pasa muy deprisa! Llegas al destino y no te das cuenta que estás haciendo las maletas para la vuelta. En fin, ya lo dicen: si te lo pasas bien el tiempo pasa más rápido, y esto es lo que ha pasado.
Nosotros ya habíamos estado en la isla, así que ya la conocíamos, pero con Biel era la primera vez que íbamos. También, y eso sí que para los tres, era la primera vez que viajábamos en barco. La experiencia ha sido muy buena. Debido a mi estado de embarazo y que viajábamos con un niño cogimos camarote tanto para la ida como para la vuelta, para estar más cómodos y poder dormir tranquilamente. En los momentos que estábamos despiertos, pudimos visitar el barco y, a parte de estar en cubierta y ver el ancho mar, también ofrecen diferentes tipos de servicios: hay bares, piscina (llenísima y decidimos no meternos), salita de cine (que aquél día echaban la película Happy Feet (previo pago)), salita tipo Chiquipark para los más peques (con piscina de bolas, toboganes, juegos…), sala para jugar a la XBox y a los dardos… en fin, para no aburrirse. Nosotros no usamos nada de eso, salvo el bar y pasearnos por cubierta y observar el mar (y dormir la siestorra en el camarote jejeje) pero la verdad es que es una buena manera para viajar con los más peques.
Tocando una cabra
Luego ya en la isla en sí, pudimos disfrutar de playita, sol, piscina y paseos interminables. Y descubrimos que desde hace un año existe un Zoo muy, muy mammaproof. Tiene zona Toca Toca para los más peques, puedes pasearte entre canguros, lemures y otros animales. A parte de observar la fauna típica de la isla, lo cuál convertía ese espacio en medio granja-medio zoo ya que tanto podías estar observando una vaca como observando un ciervo. Quedamos encantados con la visita, sobre todo Biel, que no paraba de decirnos “mi, mi” (que significa “Mira, mira”) a todo aquello que veía e identificaba. Está en la edad perfecta para observar y escuchar pequeñas explicaciones que le puedas hacer sobre los animales. 
Además, digo que es mammaproof, porque además de poder tocar y descubrir los animales, tiene una zona de ocio para los pequeños y en el bar también disponen de tronas y un mini parque en la terracita para que se puedan entretener mientras todos nos refrescamos.
Si queréis saber más podéis clicar encima de Zoo de Menorca donde podréis ver más imágenes y servicios de este parque.
Así que hemos adaptado nuestra visita y vacaciones al peque (como no) pero hemos disfrutado tanto o más que él jajaja Y en diferencia al año pasado: Biel se lo ha pasado pipa en la piscina y en la playa!! (bañándose me refiero). ¡Un lujo ya que a mí me encanta! Y lo mejor de todo es que se dejaba poner la gorra para taparse del sol. Eso sí… solo la gorra del “cotxe” (coche) Rayo McQueen, que al verla un día en la tienda le encantó y ha sido nuestra salvación para estos días de sol, sol y más sol.
En la playa

Mi pececito en la piscina
Y nada, ahora a seguir nuestras vacaciones en la ciudad, seguir pasando calor, y sobre todo, sobre todo, disfrutar de cada momento!
Anuncios

Día de playa

Este mes de agosto lo estamos pasando en nuestra ciudad, ya que las vacaciones fuera las disfrutamos el mes de julio. Aún así, tampoco paramos aquí, aunque tuvimos que hacer un parón porque el peque se puso enfermo. De toda manera, de la amigdalitis y de la conjuntivitis ya está mejor.
Estos días hemos aprovechado para ir a la playa, y aunque no le acabe de gustar del todo, parece que poco a poco le va cogiendo el gustillo. Cuando llegamos a la playa y ve que le vamos a bajar de la Manduca se queja un poco, sabiendo ya donde está y que le intentaremos llevar a “nadar” al mar. Montamos todo el chiringuito (¡cuántos trastos para ir a la playa con niños!) y una vez estamos ya instalados nos vamos a bañar. Entonces a mi niño le entran todos los males. Esta mañana hemos hecho dos tandas de baño: en la primera no se lo ha pasado muy bien que digamos ya que ha llorado un poquillo; pero después de desayunar y de jugar un buen rato en la arena, hemos vuelto a meternos y ya ha entrado a gusto: ¡incluso me lo he podido separar de mi para que hiciera oscilaciones en el agua!
Bien agarrado… no sea que lo abandone en el agua…
El caso es que al final se lo ha pasado bien. En la arena sí, ya que juega bastante con las palas, cubos y demás (sobre todo metiendo y sacando del cubo) y en el agua al final también. Llegará el día en que se lo pasará mejor, por eso! jaja No desistiré en ello.
Hoy, además, quiero que sepáis que hemos ido a comer a un restaurante de San Pol de Mar, La Platjola, recomendado por Mammaproof, para celebrar que mi pareja y yo llevamos juntos 11 años. El sitio pintaba ideal para ir un día después de pasarse la mañana al sol. Así que nos decidimos y hemos hecho la súper excursión para encontrar este sitio y la experiencia ha sido satisfactoria. El sitio está bien, la comida buena, y el personal correcto, bastante atento. Había tronas y cambiador para bebés en el lavabo, que se agradece porque según en que restaurantes no hay y te las tienes que ingeniar cuando vas a comer con un niño. Además, estando cerquita de la playa se podía disfrutar del ambiente y de estar comiendo una paellita a escasos metros del mar. Os dejo la página web del sitio por si los que vivís por aquí Catalunya, o si os venís a veranear por aquí, os apetece ir: http://www.platjola.cat/ftp.Platjola.cat/Principal.html