Nuestras Vacaciones 2014

¡Un poco más y llega septiembre y aún no he hablado de nuestras vacaciones de verano! Este año no hemos hecho un super viaje en un lugar turístico/paradisíaco sino que hemos ido a “frikear” un poco y en medio del camino hemos hecho un par de paradas (Valencia y Guadix (Grandada)) y de vuelta un poco de relax. Este año muy relajado.

Para empezar, definiré el término frikear: dícese de hacer algo friki, es decir, algo fuera de lo común, normalmente relacionado con los juegos o los hobbies menos comunes. Así que nuestro principal objetivo era jugar o disfrutar de algunos hobbies como aprender a hacer peluches, por ejemplo.

Nuestro principal destino de vacaciones este verano ha sido Mollina (Málaga). ¿Y qué hay en este pueblo? –Os preguntaréis. Pues bien, haber haber, lo que se dice haber, no hay mucho, la verdad. Es un pueblo del interior, pequeño, de Málaga, donde hace mucho calor. Pero en él hay un centro llamado CEULAJ que está destinado a la juventud y que consta de unas instalaciones y servicios idóneos para acoger a cientos y cientos de frikis durante unos días. Durante esos días Mollina se llena de gente, jóvenes, mayores, niños que van a unas jornadas llamadas TIERRA DE NADIE (las TdN). En estas jornadas, pues, hemos ido a pasar unos días con amigos, jugar con los niños, descubrir nuevos juegos, disfrutar de los ya conocidos, aprender nuevos hobbies, disfrutar de las instalaciones (¡piscina!)… básicamente pasarlo bien.

Y ya concretando, allí hemos descubierto, básicamente, nuevos juegos para niños pequeños. Biel disfrutó de lo lindo con uno de un dinosaurio, y se lo pasó muy bien jugando con la hija de unos amigos. Así, aprendió a hacer más caso de las normas de los juegos, no solo porque se lo dicen mamá y papá, sino también otras personas. También lo apunté a un taller de psicomotricidad para futuros frikis, en el cual pasó una horita jugando con otros niños y haciendo los ejercicios y actividades que marcaba el profesor. Yo, por mi parte, me apunté a un taller de iniciación al fieltro (donde hice una cookie (la empecé y luego la acabé en casa, porque la peque se despertó y quería teta, y ya no pude coser más)) y luego compré unos packs donde venían todo lo necesario para hacer unos peluches. Menudo vicio cogí con ellos. ¡De hecho he comprado telas para hacer más! Otra actividad a la que nos hemos dedicado estos días es ir a la piscina. Aina se ha bañado por primera vez (buena experiencia con el flotador Swimtrainer) pero en cambio Biel no se ha querido bañar ni un solo día. Solo se remojó los pies pero vivió la mala experiencia de caerse al agua, se asustó y ya no quiso meterse nunca más. Mi marido jugó a un par de juegos más con sus amigos y con grupos de gente que se forman, y también jugó al Hearthstone, del cuál quedó segundo clasificado, y por ellos nos llevamos un juego de consola. En la ceremonia de cierre de las jornadas, también agradecieron a la participación de los pequeños regalándoles un juego (cogimos un puzzle) y además en el sorteo posterior Biel fue uno de los agraciados por lo que nos fuimos con un juego de mesa de regalo. 
Los peluches y la gallta de fieltro que hice

Los peluches y la galleta de fieltro que hice

Algunas imágenes de las TdN 2014

Algunas imágenes de las TdN 2014

Como veis, unos días de relax, en el cual nuestro principal objetivo era disfrutar de unos días en familia, con los amigos, jugar y conocer nuevos juegos o aprender cositas nuevas (siempre hay talleres interesantes de manualidades). Plan muy recomendable si te gusta todo este mundo de los juegos, el rol, las manualidades, pero la verdad es que para coger plaza en las jornadas tienes que estar atento y preparado en cuanto abren inscripciones, pues en pocos minutos se agotan las habitaciones.
Para ir hasta Mollina hicimos un par de paradas, para no hacer todo el viaje del tirón y para que fuera menos cansado para los peques. Primero paramos en Valencia, donde quedamos de nuevo con Raquel y su familia para disfrutar de una tarde-noche en amigos, paseando y cenando. El segundo día hicimos parada en Guadix (Granada) y allí hicimos un poco de turismo visitando las cuevas, que son viviendas. De vuelta de Mollina fuimos directos a Vinaroz, donde pudimos disfrutar de unos últimos días de relax en el apartamento de mis padres. Allí fuimos a la playa y descansamos, básicamente. 
 
Guadix

Guadix

Disfrutando de ser niños

Disfrutando de ser niños

En Valencia

En Valencia

Unos días relajados y en buena compañía, ¿qué más se puede pedir?