Jugando a… rol con niños

Puede resultar chocante que se hable de jugar a rol con niños pequeños porque suele estar asociado a algo negativo. A muchos, lo primero que se les pasa por la cabeza es que es violento y de gente “friki” (no sabría cómo definir este término ya que hay muchos tipos de frikis, pero bueno). Buscando en la red, sin embargo, se pueden encontrar muy buenas ideas para ir introduciendo este tipo de juego a los más pequeños y desterrar mitos sobre el rol.

En casa, a mi marido siempre le ha gustado todo este mundo del juego y no dudó ni un segundo en introducir el juego de rol a nuestros hijos en cuanto ha tenido ocasión. Por mi parte, tengo que reconocer, me cuesta entrar en este tipo de juego, aunque me he creado un personaje y algun día jugaré con ellos, a ver qué tal nos va.

Para empezar, hay que elaborar la historia, llamarles la atención. Mi marido, de ahora en adelante Papá Bloguero, les animó a inventar unos personajes y él les explicaría un cuento en el que sus personajes irían tomando decisiones y a partir de aquí se iría formando la historia. Los dos, entusiasmados, crearon sus personajes y al día siguiente Papá Bloguero empezó la aventura con mi mayor. Tengo que decir que le está gustando mucho la experiencia y pide hacer partidas para saber qué hacer con su personaje.

Para no alargarme mucho en el tema, Papá Bloguero ha relatado las aventuras, las diferentes partidas que ha hecho con mi hijo y los problemas que se ha ido encontrando y las sorpresas que le ha dado. Los textos están en catalán, pero es interesante de leer si tenéis ocasión para haceros una idea de cómo elaborar una historia. Además, enlaza a otras páginas de otros padres que también han jugado a rol con sus hijos pequeños que son muy interesantes de conocer:

  • Cómo prepararon la partida:

http://blocs.gracianet.cat/daus_de_deu/2016/07/10/rol-amb-nens-preparacio/

  • Primera sesión de juego con Biel:  

http://blocs.gracianet.cat/daus_de_deu/2016/07/11/rol-amb-nens-primera-sessio/

  • Segunda sesión del juego, intentando que la peque jugara: 

http://blocs.gracianet.cat/daus_de_deu/2016/07/12/rol-amb-nens-segona-sessio/

Como conclusión, diría que el juego de rol es una buena actividad para realizar con niños ya que puede resultar muy divertido a la vez que beneficioso para ellos: les ayuda a desarrollar la empatía (ponerse en el lugar de otro), la creatividad e imaginación (deben inventarse un personaje e imaginarse que es ese personaje, actuando incluso como si fuera de verdad él) y en partidas que hayan varias personas, les ayuda a interactuar, ser sociables y compartir.

De hecho, a los niños ya les gusta montarse sus historias con el juego simbólico, así que una manera de entrar en su mundo y hacer que este sea más rico sería inventarse alguna historia y jugar a rol con ellos.

¿Os animáis? Yo ya os contaré qué pasa con mi personaje… de momento os diré soy una viejecita amable con varios poderes 😉

Anuncios

Jugando a… MistiCat (Djeco)

image

Hoy os hablaré de un juego que hemos “descubierto” estos días de vacaciones. ¿Conocéis el juego de La Mona? Pues este es una versión del juego clásico de cartas versionado de manera atractiva para que los más pequeños lo aprendan a jugar.
El juego consta de 33 cartas de lindos gatitos y el objetivo es hacer parejas y no quedarte con el misterioso gato emmascarado al final del juego. Si acaba en tu mano al final de la partida, pierdes. Es muy rápido y sencillo de jugar. En diez minutos como máximo habréis hecho una partida y lo habréis pasado en grande intentando colar el gato desparejado a tu rival.

image

Es adecuado para jugar con niños a partir de cuatro años y podéis jugar de 2 a 4 jugadores. Al tener que hacer parejas, los niños se tienen que fijar en los trajes de los gatos, por lo que estimula su concentración y habilidad para relacionar las parejas.

Nosotros nos lo hemos pasado muy bien jugando con él y es un juego socorrido para estas calurosas tardes de verano.

¡Muy recomendable!

Jugando con… la colección Tut Tut de Vtech

Hacía ya tiempo que no os traía ningún juguete o juego con el que disfruten mis peques. Y es que pensaréis que solo leen cuentos, pues no: juegan, ¡y mucho! Cada uno a su manera: Biel es más tranquilo y se entretiene más solo (de siempre) y en cambio Aina es más movida y le gusta que le acompañes en el juego. Están aprendiendo a jugar juntos y a compartirse las cosas, pero aún les cuesta encontrar ese punto medio para que los dos estén conformes y no vengan cada dos por tres quejándose del otro. Pero bueno, es lo bonito de verlos crecer juntos.

Hoy os hablaré de una colección de juguetes de la marca Vtech. Cuando mi hijo era más pequeño era un fanático de los coches (aún lo es aunque ya ha abierto más el campo de juego). Unos que le encantaban, justamente, eran los de la colección Tut Tut Bólidos de Vtech. Son unos divertidos vehículos con voz, canciones y luces. Cada vehículo tiene un nombre y tiene unas frases personalizadas según lo que sea. Si es un coche de bomberos, tendrá frases y canciones acerca de esta profesión, por ejemplo.

Estéticamente, son muy divertidos y bonitos. A los niños les llama mucho la atención. Han sido y son compañeros de juego para los dos.

Parte de la colección Bólidos de Vtech

Parte de la colección Bólidos de Vtech

Y, hace poco, Vtech se puso en contacto para enviarnos una novedad de la marca y de la colección Tut Tut. Ahora, además de disfrutar de los bólidos o de los animales, podemos encontrarnos con unos simpáticos niños y niñas que forman parte de Tut Tut Amigos. Cada personaje, al igual que los coches, tiene un nombre y al apretar el corazón que llevan podemos activar frases y canciones sobre ese personaje. Así, cada uno tiene su propia personalidad: hobbies, preferencias, animal favorito, color preferido… ¡Muy divertido!

Nuestro nuevo amiguito

Nuestro nuevo amiguito

La colección Tut Tut Amigos

La colección Tut Tut Amigos

Son juguetes ideales para niños de 1 a 5 años.

Jugando a… Sneaky Snacky Squirrel

Papá Noel y los Reyes han sido muy generosos este año y nos han dejado muchas cositas bonitas e interesantes en casa. Hoy os enseñaré un juego que trajeron a Biel.

Sneaky Snacky Squirrel es un juego recomendado para niños a partir de 3 años. En este juego se trabaja la coordinación (psicomotricidad fina). Tiene una dinámica muy sencilla y entretenida. El juego consiste en conseguir todas las bellotas del árbol (de cinco colores diferentes) y para hacerlo deberemos hacer rodar una ruleta que nos indicará qué acción hacer: coger una bellota del color, o bien con un numero nos dirá si coger una o dos bellotas (y podemos elegir el color que queremos), si toca la ardilla ladroncilla deberemos quitarle una bellota a un contrincante o si toca el viento todas la bellotas caerán del árbol y tendremos que empezar de nuevo.

Es muy entretenido y a Biel le ha gustado mucho. Para coger las bellotas tendremos que usar unas pinzas en forma de ardilla, tiene una estética muy bonita. ¡Sin duda recomiendo el juego para pasar un buen rato con nuestros hijos!

Jugando a… De noche en el establo

de-noche-en-el-establo_1172_full

Hoy os hablaré de un juego de mesa que compramos hace tiempo para jugar con Biel, ya que en casa nos gustan mucho los juegos de mesa, aunque últimamente no tengamos mucho tiempo para jugar con ellos.

“De noche en el establo” es un juego de mesa muy sencillo para niños a partir de 2 años. El objetivo es muy sencillo y fácil de hacer llegar a los más pequeños: tenemos que conseguir que los animales de la granja vayan a dormir antes de que anochezca del todo, y tenemos que evitar despertarlos con el canto del gallo. La mecánica es muy sencilla: se montan las fichas: el corral con los animales (cerdos, vacas, gatos y ovejas) y encima se pone el gallo. Alrededor se ponen unas fichas que indican si es de día o de noche. Se tira un dado y según lo que salga se hace una acción u otra: si sale la luna se envía a un animalito a dormir; si sale el gallo se despiertan los que estaban durmiendo; si sale la paja se gira una ficha de día para que se haga de noche.

l.noche-en-establo-haba_1377585462

Es un juego muy dinámico y rápido de jugar. En 10 minutos aproimadamente se acaba la partida. Además, como con todo, puedes hacerlos más motivador si el gallo canta un “quiquiriquí” muy fuerte para despertar a los animales, si damos las buenas noches a los que conseguimos dormir, y si celebramos haberlos dormido antes de anochecer, o entristecernos por no haberlo conseguido (y contar los que aún estaban despiertos).

Muy recomendable para ir introduciendo pequeñas instrucciones y reglas a los juegos y por tener una mecánica simple y entendedora. Además, de ser entretenido de jugar. ¡Yo me lo paso muy bien jugando!

Jugando a… Batanimo

DSC_2322

 

Biel ya está en una edad que puede aprender juegos que tengan unas reglas sencillas. Para su tercer cumpleaños nos regalaron este juego de cartas de la marca Djeco, es muy sencillo y divertido de jugar con los más pequeños. Batanimo es tan sencillo como poseer una serie de animales, cada jugador tira una carta al mismo tiempo y el que tenga el animal más grande y fuerte es el que gana. Si dos animales tienen el mismo tamaño se produce el que se llama “Batalla” que es volver a desvelar dos cartas de animales y el que posea el más grande es el que gana la pila de cartas que se han lanzado.

<

p style=”text-align:justify;”>Es muy sencillo y rápido de jugar. Además es muy visual por lo que es muy fácil identificar cuál es el animal ganador. ¡Ideal para los más pequeños!

Jugando a… Uno (adaptado)

Sí, sí, habéis leído bien. Estamos enseñando a jugar mi hijo de 32 meses al Uno, el juego de cartas. Eso sí, ¡adaptado!

JocUno

Todo empezó porque él sentía curiosidad por la demo del juego que hay en móvil, y como tenemos el juego (¿quién no lo tiene?) mi marido se decidió a enseñarle a jugar, pero solo con las cartas de los números, sin ninguna especial. Con ello, le estamos trabajando estas habilidades:

  • Aprender a seguir normas en un juego, como es el caso de esperar su turno.
  • Aprender a decidir qué carta tirar, pudiendo elegir entre color y/o número (relacionar estos conceptos)
  • Darse cuenta de cuando no puede tirar y robar una carta: quedársela si no coinciden ni número o color, o tirarla si coincide alguno de esos elementos.

Hace gracia verlo jugar con su padre y se puede pasar rato y rato jugando. Le encanta. Además, lo veo super mayor mirándose las cartas y decidiendo por sí mismo.

Cuando sea más mayor ya le iremos introduciendo las cartas especiales. De momento, disfrutamos de este juego adaptado para compartir los ratos de ocio juntos.