Comprender y mejorar la conducta trabajando en grupo

Boolino me envió hace unas semanas un libro dirigido al sector de educación y se trata de un libro que habla de una metodología que se puede aplicar a los centros educativos para ayudar a algunos niños a desarrollar  habilidades y destrezas sociales y comunicativas.

Cada vez más nos encontramos con libros que nos acercan a la educación emocional y el libro del que os hablaré hoy, según Ediciones Narcea, es “una visión actualizada sobre la salud emocional de los niños que ayuda a entender como se comunican los niños y cómo se puede responder de manera eficaz y positiva, estimulándoles a mejorar su conducta”.

Trabajo en grupo

El libro está dividido en dos partes: la primera sería una reflexión sobre porqué los niños tienen ciertas conductas, qué puede ser lo que las provocan. Es una ayuda para personal docente o terapeutas, pero también para padres que no comprendan porqué tienen ciertas actitudes en la escuela (o en casa). La segunda parte del libro sería la parte práctica, en la que se centra en la dinámica del Trabajo en Grupo y explica de manera pautada como llevar a cabo las sesiones y qué se puede esperar de ellas.

Por mi parte, cuando leí el título del libro, Comprender y mejorar la conducta trabajando en grupo. Una metodología centrada en el alumno, pensé que sería un manual que adentraría en explicar lo positivo que es el trabajo en grupo, hablando de manera cooperativa y colaborativa, dentro del grupo clase. Pero no se trata de trabajar con todo el grupo clase en grupos, de la que existen diferentes metodologías, como el ABP (Aprendizaje basado en proyectos), si no que es una metodología que se centra en las necesidades del alumno, sobre todo de aquellos que a veces se nos pasa por alto y no cuidamos suficiente sus necesidades emocionales que puedan ayudarles a sentirse más a gusto con el grupo y mejorar su rendimiento escolar.

Este método consiste en que se forma un grupo con un máximo de cuatro niños, del mismo nivel de edad, y que necesiten un apoyo extra con respecto a comunicar, esperar su turno y mejorar otras destrezas sociales y emociales. El grupo lo dirige un facilitador, que bien puede ser un maestro del centro o bien una persona externa, experta en educación especial o emocional. Este facilitador sería el que llevaría a cabo las actividades con el grupo, que se reuniría una vez a la semana, y les ayudaría a mejorar sus destrezas sociales o emocionales, que a menudo se traducen en niños que no saben esperar su turno, niños que interrumpen y que les resulta difícil escuchar, niños que les resulta difícil hacer o mantener amigos, niños callados y tímidos, niños que carecen de seguridad en sí mismos (o con baja autoestima), niños que tratan de agradar siempre y sienten que sus necesidades no son importantes, niños que acosan o que son acosados, niños que dicen mentidas, niños que consideran inaceptable cometer errores… Este facilitador, además de ayudar, mediante una actividad de trabajo en grupo que les ayude a poner sobre la práctica aquello que les crea problemas con el grupo clase, también comunicará a los profesores y tutores de dichos alumnos cómo tratar con ellos para que el niño se sienta a gusto y comprendido en la clase y mejore así la conducta que se considere confliciva o problemática por alguna razón.

Así pues, el método consiste en un grupo pequeño, máximo cuatro niños, un facilitador que ayude a conducir los conflictos que surjan, poniendo nombre a las emociones que sienten, validando sus sentimientos, haciéndoles sentir que son importantes, y todo ello en seis sesiones programadas, con actividades para que lleven a cabo cuando estan juntos y actividades para que ellos practiquen a lo largo de la semana. En el libro explican dos tipos de grupos: el de la Amistad y el de la Autoestima.

Como maestra y tutora, me ha parecido un libro muy interesante ya que también te hace reflexionar sobre qué pasa a cada niño y qué puede ser que le suceda y cómo le podemos ayudar de manera positiva. Muchos de los casos que se explican en el libro yo me los he encontrado en el aula y ciertamente algunos son difíciles de gestionar, llevándote a veces hasta el extremo. Muchas veces te encuentras que no tienes ayuda suficiente por parte del resto del profesorado o de las familias. Es dificil gestionar ciertas emociones y muchas veces, sin querer, llevamos a lo niños a vivir situaciones estresantes para ellos y que no saben como gestionarlas. Y es entonces cuando nos encontramos con estos niños que les cuesta tener relaciones sociales sanas.

Que los centros puedan contar con el apoyo de un grupo como el que se menciona en el libro sería una manera de tener esta ayuda extra, tanto el profesorado, como los alumnos que necesitan este extra de atención. La autora del libro, Cath Hunter, trabajó con este  método en varias escuelas y en todas ellas ha tenido un impacto positivo.

Si lo habéis encontrado interesante y queréis saber más sobre este libro, lo podéis encontrar en boolino, en el siguiente enlace http://www.boolino.es/es/libros-cuentos/comprender-y-mejorar-la-conducta-trabajando-en-grupo/.

Como he dicho, a mí me parecido súmamente interesante y hablaré sobre este método en la escuela que trabajo por si encuentran oportuno crear estos grupos de trabajo. Por mi parte, me quedo con las reflexiones personales como docente (e incluso como madre) y con una actividad en grupo que puedo intentar llevar a la práctica, aunque sea con el grupo clase, para tratar con los alumnos aspectos como la cooperación y el respeto hacia las diferencias, entre otros.

Anuncios

Cuentos para educar niños felices

Hacía tiempo que no traía ninguna recomendación, y no por falta de inspiración. De hecho hay varios que tengo pendientes de hablaros. A ver si encuentro tiempo y os los reseño.

Hoy, de la mano de Cruïlla, os hablaré del libro Cuentos para educar niños felices (en su edición, en catalán, Contes per educar infants feliços), de Begoña Ibarrola.

IMG_20160701_193508.jpg

Esta edición tan bien cuidada es una compilación de cuentos que trata diferentes situaciones en que un niño puede identificarse. Estas situaciones están protagonizadas por una serie de personajes que nos presentan al principio de todo, en una página colorida y llamativa para los niños. Nos podemos sentar, mirarla, nombrarlos y pensar qué historias podrían suceder con ellos.

Es un libro que promueve una forma de crecimiento sana, feliz, equilibrada. Nosotros, como padres y educadores, tenemos en nuestras manos el deber de irles enseñando este camino (que no es fácil). En él encontraremos páginas dedicadas a hablar de temas como el amor incondicional, el desarrollo de la autoestima, potenciar su autonomía, valorar el esfuerzo y la constancia y marcar límites y normas, entre muchos otros.

A continuación tendremos un par de cuentos que traten sobre ese tema y al final del todo una ficha especial para padres y madres con unas pautas para ayudarles a conseguir esos valores para un buen desarrollo emocional.

Sin duda es un libro que entra en la lista de imprescindibles para educar en emociones. Está escrito por Begona Ibarrola, licenciada en Psicología y se ha especializado en este campo que está tan de actualidad: las emociones.