Cinema amb nadons

Hace un tiempo critiqué que en una sala de cine se llevara a niños pequeños, menores de dos años. Justificaba mi crítica en que eran demasiado pequeños para entender la película y además la sala no estaba acondicionada para ellos. También hablaba de la posibilidad de que hubiera cines que adaptaran las sesiones para padres y bebés y de eso es lo que os voy a hablar hoy.

Cinema amb nadons

Cinema amb nadons

Ya hace un tiempo que sigo por las redes sociales a Cinema amb nadons, de Sabadell. Es un proyecto impulsado por un grupo de padres que permiten disfrutar de los últimos estrenos en cartelera en un ambiente relajado y adaptado para ir con los más pequeños. Hoy hemos ido por primera vez y nos ha encantado. La película que hemos visto es Big Hero 6, que la queríamos ir a ver con Biel, pero entre unas cosas y otras era un plan que iba quedando relegado. Gracias a Cinema amb nadons hemos podido ir con Aina, con la tranquilidad de que la sala estaba adaptada para ir con bebés; hay un espacio habilitado para cambiarles en el caso que sea necesario, hay luz ténue y volumen no muy elevado.

Aina es un culo inquieto y no ha aguantado la película para nada. Después de dedicarse a saludar a mini compis de alrededor, de comer palitos y de pasear un poquito se ha enganchado a la teta y se ha dormido. Biel ha aguantado super bien la película, esta vez sentado en su butaca. La experiencia ha sido buena y hemos acabado tranquilos la película. Si Aina hubiera estado despierta la hubiéramos visto igual pero sentados en los escalones, pudiendo jugar con la peque sin temor.

Un buen plan para ir en familia.

Anuncios

Nuestra primera película en el cine

Estos días hemos estado de vacaciones y poco he escrito en el blog y es que con los niños estamos que no paramos. Hemos pasado unos días fuera, que ya explicaré en una entrada lo que hemos ido a hacer.

El caso es que hoy quiero explicar que hace un mes, más o menos, fuimos al cine por primera vez con Biel. La entrada de cine era un regalo de su cumpleaños del club Super 3 y, tras pensarlo mucho, nos decidimos a llevarlo. ¿Por qué?

-Le encantan los dibujos animados.

-Aguanta perfectamente una película cuando las vemos en casa (sentado y en relativo silencio)

-Era un regalo de su cumpleaños y la ocasión de hacer algo los tres solos.

Así que miré la cartelera y habían dos posibilidades: Aviones 2 o Campanilla. Hadas y Piratas.

Le dimos a escoger y eligió la de Campanilla y pienso que fue muy buena elección ya que por la tele habíamos visto las anteriores y le gustaban, además de que eran personajes ya conocidos y por lo tanto le captarían más la atención. Y así fue.

Emocionado fuimos a comprar las entradas del cine, luego a merendar un poquito, luego entramos a buscar algo de picoteo para la sala (palomitas no, porque aún no me atrevo a darle pero unos snacks de la Peppa Pig le llamaron la atención y así que comimos eso — ¡estaban muy buenos!) y ya por último fuimos a buscar las butacas. Cogimos la última fila, para no estar tan cerca de la pantalla y fue muy bien. Lo único que no quiso fue sentarse solo en la butaca del cine, pero estuvo sentado todo el rato en la falda de su padre, así que muy bien.

Le encantó la película y yo estaba emocionada de ver su carita ilusionada. Fue una tarde estupenda que pasamos los tres juntos.

tinkerbell_pirate_fairy_dvd campanilla hadas y piratas 2014 dvd poster cartel zarina walt disney

Eso sí! Sigo pensando que hay que llevar a los niños a este tipo de actividad cuando veamos que realmente puedan aguantar la película, ya que si no lo pasan mal ellos y los padres.

Los niños y el cine

Mi marido y yo ayer fuimos al cine a ver la película de Brave con unos amigos; pero no fuimos con el niño, que sólo tiene 14 meses. Y es que aunque me guste estar todo el tiempo con él y que descubra cosas nuevas, pienso que el tema del cine aún le queda un poco grande, como mínimo para ver ciertas películas de cierta durada.
El caso es que ayer fuimos por la tarde, sesión de las seis y media (que por cierto, empezaron un cuarto de hora tarde la película, ¿en qué cine se ha visto eso?) y como era de suponer había muchas familias con sus hijos para disfrutar de la nueva película de Pixar. Niños de todas las edades, pero sobre todo los que rondaban los 6-7 años. Hasta ahí todo normal. Pero llegó un momento en que vi que entraba un cochecito, y dentro había una niña de unos dos años. Me quedé un poco sorprendida porque para mí aún es muy pequeña como para poder disfrutar de la peli, pero bueno. El caso es que no solo entró un cochecito, ¡llegaron a entrar tres! (que yo viera, aparcados debajo de la pantalla). Uno de los niños tendría la edad de mi hijo, o incluso menos! Ahí sí que aluciné un poco.
Durante la película no paré atención a esos bebés que fueron a ver la peli, de vez en cuando escuchaba algun sollozo, pero nada del otro mundo (como mínimo no me percaté porque al menos estaban en las filas de atrás, y yo estaba en cuarta fila). Aún así, me chocó que fueran al cine con niños tan pequeños. Yo pienso en mi hijo y las veces que hemos puesto una peli Disney en casa y no aguanta las dos horas que suelen durar ni de broma! Y seguir el hilo de la narración aún menos. Así que, ¿qué sentido tiene llevarles desde tan pequeños? Además, la sala no estaba adaptada para esos bebés: sonido alto, luces apagadas con todo el brillo de la pantalla de cine, sin espacio en el que se puedan mover con libertad en el caso que se aburran y quieran menearse… No sé, según he leído en algun lado hay algunos cines que si que proyectan películas para madres/padres con bebés, pero no creo que la sesión de ayer por la tarde fuera uno de esos casos…
Eso sí, si tenéis niños más grandes o queréis disfrutar vosotros de la película, no dejéis de verla. La animación es preciosa, los personajes muy simpáticos y la historia está bien. Además, antes de empezar la película proyectan un corto de Pixar, titulado La Luna, que es precioso.
cp_FWB_Brave_20120926