Historia de una mastitis

Junio del año 2011: nace Biel y empieza mi aventura de ser mamá. Una de las mayores preocupaciones como mamá primeriza es la lactancia materna. Creí que no me subía la leche, sentía que no estaba alimentando suficiente a mi hijo y le fui dando biberones de fórmula como complemento al pecho. Poquito antes de cumplir los seis meses, Biel decidió que no quería más teta para dormir y así fue como acabó nuestra lactancia. No tuve ni una sola mastitis, ni grietas ni nada parecido… Una lactancia poco informada pero buena.

Septiembre del 2013: nace Aina y con ella empiezo mi aventura como mamá de dos. Más segura y confiada, y con mucha más información, no titubeo en el tema de la lactancia y consigo establecer una lactancia exclusiva los primeros seis meses de la niña y continúo dándole el pecho dos años después. Los primeros 22 meses fueron perfectos, ni una sola mastitis, ni una grieta… nada. Simplemente un poco de molestias durante los días de las colonias por la subida de la leche, pero que pude solventar con el extractor de leche…

Y cuando ya parecía que no podía pasar nada con esta buena experiencia, a finales de agosto, poco antes que la niña cumpliera 23 meses, de repente: grietas en el pecho. ¿Cómo? En mi caso, fue una noche que la niña no durmió en casa y yo, confiada, no me extraje la leche, porque tampoco noté mucho la subida. Pensé que ya sería suficiente verla al día siguiente y que ella me extrajera la leche… Pero no, tenía los pechos muy llenos a la hora que ella vino a casa (al mediodía) y la emoción de verme (a mis tetas, concretamente) hizo que succionara con mucha fuerza provocándome las grietas en los dos pezones. QUÉ DOLOR. Pinchazos en el pecho, escozor cada vez que ella se enganchaba… un calvario.

Y cuando parecía que no podía ir peor: dolor en el brazo derecho (notando una presión desde la axila), pecho enrojecido, fiebre, malestar… MASTITIS.

Para rematar, no solo una mastitis, no: tres en menos de tres meses. La primera a finales de agosto, fastidiándome la última semana de vacaciones; la segunda justo el primer día de curso, con lo que tuve que coger la baja porque me encontraba fatal (ya os podéis imaginar la gracia que me hizo); y la última ahora, hace justo una semana al volver de las colonias.

¿Qué ha provocado mis mastitis?

  • No extraerme la leche cuando era necesario (en el caso de la primera y la tercera mastitis). Se acumuló la leche en el pecho formando una obstrucción en el pecho.

La cura de la mastitis es lenta y al principio es molesta. ¿Qué debes hacer?

  • Primero de todo y muy importante, ir al médico para que controle la mastitis. Según el tratamiento, te enviarán antibiótico y antiinflamatorios que se deberán tomar entre una semana y diez días. También es posible que te recomienden tomar probióticos.
  • El calor local antes de cada toma alivia el dolor que provoca el niño al engancharse al pecho.
  • El frío también ayuda a desinflamar el pecho (aplicarse unos paños fríos u hojas de col congelada).
  • Se debe seguir con la lactancia por mucho que duela. Se debe extraer la leche y siempre se empieza por el pecho malo.

Como llevo tanto tiempo con mastitis, me han ido haciendo diversas pruebas, como una ecografía y una mamografía, además de las visitas succesivas para controlar su evolución. Como he dicho, he sufrido un último rebrote la semana pasada, por el error garrafal de no extraerme la leche durante los dos días de las colonias.

La mastitis ha dado mucho que hablar en mi entorno y muchos ya han sentenciado mi lactancia. Yo, tengo sentimientos encontrados, pues no quiero volver a sufrir de mastitis… pero por otra banda aún me siento a gusto dándole el pecho a la niña… y ella no parece querer destetarse.

En un momento de desesperación me compré unas pastillas que me recetó la ginecóloga para retirar la leche (dostinex). Durante dos días lo vi clarísimo el destetarla… pero ya no. Además, según la doctora que me atienda me dice una cosa u otra… Las que más coinciden es que no me tome nada para destetarla, porque ya se me irá de manera gradual y se irá absorviendo en el pecho… en cambio otra, de manera drástica, me recetó las pastillas. ¿Cómo habéis destetado a vuestros niños siendo éstos ya mayores? Conozco varias historias pero me gustaría saber si a alguna le recetaron las pastillas estas o no…

Y bueno, esta es la historia sin fin de mi mastitis… ¡espero que pronto me recupere!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s