¿Y cuándo toca vivir tranquilo?

Una vez más llega esa época del año que parece que haya un gran agujero en el que entras y parece imposible salir. Me ahogo al mínimo imprevisto o trabajo extra y me enrabio de pensar en el poco tiempo que tengo para hacer todo lo que se debería hacer.

Y es que, una vez más, llega mi conflicto interior, mis disputas conmigo misma, mi querer y no poder, mi querer y no querer, el deber que pesa, las responsabilidades fuera y dentro de casa…

El dilema de siempre. Priorizar. ¿Pero qué priorizo? Porque ahora mismo me da la sensación de no llegar a nada, de estar saturada, que no me entra nada más en la cabeza.

Me gustaría poder llegar a casa y no preocuparme de los mil y un proyectos que se deben hacer (programar, preparar materiales, etc, etc). Me gustaría poder llegar a casa y no discutir con nadie, que no hubieran nervios, ni gritos, ni tensión…

Me gustaría poder hacer cosas para mí. O con mi familia. Echo de menos esas tardes que las dedicaba a ir a yoga. Esos ratos de desconectar de todo, de reunirte con otras madres, de conectarte contigo y con tu bebé… Ya no se puede hacer. Vorágine de estrés y gritos. Ahora mismo me da esa sensación. Tal vez no. Pero llego tan saturada de todo lo que se debe hacer, de los plazos, de las exigencias, del querer ser más y más…

Y luego está la otra parte. El gusto por hacer aquello que te gusta, de querer probar cosas nuevas y querer dedicar tiempo a prepararlo, de leer nuevos libros o cuentos y querer compartirlos… De querer seguir escribiendo este blog, con mis cosas, mis recomendaciones… Aunque haya veces que piense que tal vez yo ya no aporte nada, que nadie me quiera leer… luego pienso que eso me da igual, escribo porque me gusta.

Como he empezado diciendo, estoy en esa época del año que toca cerrar temas, que toca acabar proyectos, que todo corre prisa, que todo es urgente, que todo es prioritario y tú lo único que piensas es en querer ir más lenta, en que no hayan tantas prisas, que no hayan tantas exigencias con todo. Poder respirar. Poder llegar y descansar. En definitiva, poder vivir más tranquila.

Anuncios

Un comentario en “¿Y cuándo toca vivir tranquilo?

  1. Un abrazo grande 😉 respira hondo y mira las criaturas maravillosas que tienes en casa, el resto , bueno, a veces fluye solo 💗💗

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s