La falta de tiempo

tiempo

Si hay algo que tengo por seguro es que me falta tiempo. Tiempo para hacer todo lo que me gustaría hacer y para poder disfrutar más de los peques.

Cuando era mamá de uno solo, tenía tiempo de buscar actividades para hacer los dos, íbamos y salíamos a todas bandas: que si yoga, que si piscina, que si a la biblioteca, que si a La Ludoteka… Trabajaba igual pero llegaba por la tarde y sabía que podía poner mi atención en él.

Ahora soy mamá de dos y debo estructurar mi tiempo de otra manera. A menudo pienso que es una pena no poder hacer actividades con Biel como hacía anteriormente, o poder hacer esas actividades con los dos. Ahora solo me da tiempo de ir a clase de Mamifit con Aina (y si lo logro pues ha habido semanas que me he saltado la clase por quedarme dormida) y el resto de días estoy tan agotada que llego a casa y enseguida es hora de baños, cenas y demás y no me apetece hacer mucho más. Dormir es lo que me pide el cuerpo.

Y es una pena pues he dejado de hacer cosas entresemana con los peques, que me encantaban, sobre todo con Biel, que otra vez tengo la sensación de que se está alejando de mí, y no me gusta. Durante la baja de maternidad, tras los dos primeros meses de caos, llegué a encontrar el equilibrio con los dos. Podía dedicarme a la niña y al niño. A la niña le daba el pecho, mimitos y demás y al niño también más jugar y leer cuentos. Ahora seguimos con la suscripción de My Little Book Box, que además de gustarme su filosofía de fomento de la lectura, fue un recurso que me ayudó a encontrar momentos solo para Biel y para mí, de hacer manuales juntos, de leer los cuentos, etc, pero el tiempo que le dedico es muy poco. No encuentro el momento de sentarnos con calma y hacer alguna actividad bien y tranquilos. Las hacemos pero enseguida quedan en el olvido. En cambio, las primeras cajitas que coincidieron con la baja de maternidad, las recuerdo con cariño, y el peque también (su tren de tips de almidón, su libro acordeón, los cuadraditos y redonditos…). Les dimos sentido a esas actividades, en cambio ahora me cuesta centrarme y darle el valor que tienen. Y a él, lógicamente, también le cuesta.

En fin, que siento que los días pasan rápido, enseguida acabará este segundo trimestre, ya hará tres meses que empecé a trabajar de nuevo… Y siento que todo va tan deprisa que no me da tiempo de saborear los momentos, de disfrutar de mis pequeños todo lo que debería. Es una pena, pero me siento así.

Anuncios

2 comentarios en “La falta de tiempo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s