Ser Superwoman

Hoy he leído en el estado de facebook de una amiga bloguera la situación estresante que vivió ayer con su peque, que estaba enfermo, además estando ella embarazada de 8 meses, con todas las molestias y más que conlleva un embarazo, teniendo que sortear todo tipo de gestiones y compromisos. Acaba diciendo “Hoy voy a permitirme el lujo de decirme a mí misma que SOY UNA SUPERWOMAN”. Pues sí. Eres una superwoman. Es más, desde hace unos días he llegado a la conclusión que toda madre es una supermujer, y es que sacamos fuerzas de donde no las tenemos.
Al leer esto me he dado cuenta de lo que pasamos todas. Este verano yo también estuve embarazada y no dejé de hacer cosas con el peque. Me atreví a llevarlo sola a la piscina, jugamos en el agua juntos, cargaba con él y su sillita, incluso lo llevé en portabebés (sentado a la cadera). Una madrugada de septiembre lo llevamos de urgencias y tuvimos que dormir juntos en una camilla un par de horitas porque estaba en observación (yo embarazada de nueve meses)… Al nacer la niña me sentí sumamente abrumada, creí que no era esa superwoman que podría ser. Me entraba pánico solo de pensar en la posibilidad de quedarme sola con los dos. Pues bien, han pasado ya dos meses del nacimiento de la peque y mi marido ha empezado a trabajar, por lo que hay días que estoy sola con los dos. Y soy capaz de atenderlos, aunque a veces me tire de los pelos cuando los dos me reclaman al mismo tiempo. Pero ahí estoy. Soy capaz de organizarme para preparar la comida, dar de comer al niño, a la niña, jugar con ellos… Incluso me he atrevido a salir sola a la calle con los dos. En esto mi hijo es consciente y acepta que no pueda cogerlo a él en brazos pues llevo a la niña en el portabebés, así que me da la manita y vamos los tres juntos. También los he llevado en coche a los dos y mi hijo supo esperarse a subir al coche hasta que no até bien a su hermana. 
Aún me queda mucho por vivir con los dos, sobre todo cuando la niña gatee o empiece a andar, pues entonces sí que tendré que tener más de mil ojos para vigilarlos. Pero seguro que podré, por mucho que haya días que me superen, que llore de cansancio, que sienta rabia, en el fondo estoy orgullosa de saber que puedo hacerme cargo de los dos y ver el cariño y el amor que me tienen en sus ojos me llena profundamente. Los quiero mucho y por ellos me convierto en superwoman.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s