Empezamos nuestra operación pañal

Hace unos meses escribía acerca de la operación pañal, más bien desde la teoría. Leí y escuché a expertos sobre el tema y ya me di cuenta que era un tema bastante complejo y complicado. El niño tenía que estar preparado fisiológicamente y neurológicamente, y deduje que mi hijo no lo estaba. Decidí esperar a volver de las vacaciones para empezar a retirarle el pañal, y eso hicimos.
Sobre el mes de agosto un día nos dijimos de quitarle el pañal y se lo explicamos a Biel. Le pusimos sus calzoncillos y le dejamos por primera vez sin pañales. La verdad es que la experiencia no duró ni un día. Enseguida nos dimos cuenta de que no estaba preparado y que tal vez nosotros tampoco. No avisaba de cuando tenía pipí, y una vez se lo estaba haciendo encima se asustaba como no sabiendo lo que pasaba y venía corriendo a mí para que le cogiera en brazos. Él sollozaba y no parecía entender nada. Le decíamos que había hecho un pipi y que no pasaba nada, que la próxima vez iríamos al orinal (le enseñábamos donde era) y que allí lo haría. Pero no, la segunda vez igual y la tercera también. Lo único que conseguimos que hiciera en el orinal fue una caca. Él mismo pidió el pañal, se lo pusimos y tan contento. 
Pensamos que no debíamos darle más vueltas y que no era el momento aún. No teníamos porque insistir, ya tendríamos tiempo. Seguimos hablando del tema durante días, y leyendo los cuentos, y él ya entendía que el orinal era para el pipi, pero cada vez que le decíamos si quería hacer uno allí nos decía que no. Pero sí que nos hemos fijado que a partir de ese día está más pendiente de cuando vamos al lavabo, de como hacemos el pipi, y ya parecía un drama el hecho de ponerle el pañal. 
Esta semana nos hemos decidido de nuevo a empezar la operación pañal, después de que se negara en redondo a ponerse el pañal el domingo por la mañana. Le dijimos de nuevo que cuando tuviera pipi que nos avisara. Y sí, fue avisando pero cuando llegábamos al orinal ya no hacía nada. Hasta que llegó la tarde y mientras él estaba jugando y yo preparando la cena, vino corriendo a la cocina y dijo “agua, agua”. Por la intensidad que lo decía entendí que no se trataba de agua sino de pipi, y me llevó al comedor, me enseñó cuatro gotitas en el suelo y él mismo dijo: “corre, corre” yendo hacia el baño y yo también le seguí diciendo “corre, corre, a fer el pipi!” (“corre, corre, a hacer el pipí!”) y se esperó a que le bajara el pantalón y los calzoncillos y empezó a hacer el pipi. Se quedó impactado e incluso le despertaba curiosidad su pipi y lo quería tocar (de hechó lo tocó…). Luego lo tiramos al wc y tiramos de la cadena. Estaba él contento y yo también. Casi me lo como a besos jaja Esto fue el primer día.
Pero el segundo día no fue tan bien y pedía hacer pipi, pero en cuanto llegábamos al orinal no salía nada. Y luego una vez vestidos de nuevo y en el comedor se le escapaban los pipis. El tercer día fue peor. Ya directamente se aguantaba los pipis y la caca, no quería sentarse en el orinal, lloraba mucho y me decía que no. Pidió de nuevo el pañal, y una vez puesto hizo la caca que llevaba como una hora aguantando. Así que me plantee volver a dejarlo para más adelante, pero al día siguiente me volví a armar de valor y volvimos al ataque. Le volví a poner sus calzoncillos y aunque tuvo algun que otro escape, también pidió hacer pipi y caca en el orinal, y los hacía. Además, ahora ha visto la gracia de despedir a los pipis y las cacas, y tenemos que andarnos con ojo para que no nos gaste todo el papel de wc o bien tire toallitas de más. Incluso que hay veces que pide simplemente para sentarse, hacer un mini pipi y poder tirar el papel y la cadena.

En fin, no es fácil. Ni para él, ni para nosotros. Lo que más nos cuesta es el hecho de salir de casa sin pañal, ya que, sinceramente, es mucho más cómodo coger el coche e ir a cualquier sitio sin pensar si se está haciendo el pipi encima o no. Pero bueno, poco a poco tendremos que ir dando el paso. Y es que ahora parece que va saliendo y veo una mejora respeto al mes de agosto: pide los pipis y/o los reconoce cuando se los está haciendo encima.

Anuncios

3 comentarios en “Empezamos nuestra operación pañal

  1. Muy bien! Esto ya está encarrilado! El mío ha decidido que de momento quiere seguir con el pañal, aunque nos avisa siempre antes de hacerlo (para que sepamos que nos toca hacer un cambio de pañal). En fin, ya se decidirá…

  2. Tras empezar la semana un poco mal, lleva un par de días sin escapes y pidiendo pipís y cacas… a ver si sigue así! Eso sí, a veces solo parece querer ir para tirar el papel y la cadena, y eso cansa un poco XDQue os avise es buena señal, cuando se sienta seguro de ir sin también os lo dirá. Poco a poco, lo bueno es que teneis ganada la parte fisiológica, falta la emocional, no? Ya se decidirá :)Un beso!

  3. Pingback: Retirada del pañal | Una Mamá Bloguera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s