De excursión a Rupit

Nueva entrada acerca de la última excursión que hemos hecho; se nota que nos gusta ir de excursión, ¿no? Aunque no salimos tan a menudo como nos gustaría, siempre que podemos vamos un día fuera, a la montaña o a la playa, y así cambiamos un poco de aires. Ayer fuimos a Rupit, un pueblo de montaña a dos horas de Barcelona. Sí, no es un pueblo que esté cerca, pero el tiempo de demora se debe, básicamente, a la carretera de curvas que hay para acceder al municipio. Así que si os mareáis con el coche aconsejo que os toméis algo contra el mareo porque las curvas son considerables. 
Pues bien, una vez sabiendo el tiempo que se tarda y el camino que nos espera (hemos ido ya unas cuantas veces antes de que naciera Biel), nos levantamos pronto por la mañana, desayunamos bien, y esperamos un poco antes de salir (no sea que Biel nos devuelva la leche en el coche). Luego, fuimos poco a poco hacia nuestro destino. Llegamos a Rupit y nos dispusimos a pasar una buena mañana paseando por el pueblo y sobre todo, que nuestro peque se lo pasara bien por allí. Así que le dejamos andar casi todo el trayecto, investigando todo aquello que quisiera, y en los únicos momentos que nos lo colgábamos a la Manduca era cuando recorríamos un camino difícil: escalones, subidas de montaña…
Cruzamos el puente colgante cogidos de la mano (y soportando a una marabunta de gente que pasó sin fijarse que el máximo de gente que puede cruzar A LA VEZ el puente son de diez personas), tocó las rocas de las paredes y suelo (al no ser un pueblo asfaltado tropezó unas cuantas veces, sin daño alguno porque tiene un gran control cayendo jeje), oímos los patos y ocas que nadaban en el río… y colgado de mamá y papá llegamos a visitar una ermita que hay (¡que nosotros aún no habíamos visto!).

Una vez llegó la hora de comer decidimos ir a un restaurante que hay un poco más adelante, saliendo del pueblo. Fuimos al Santuari del Far. Allí se puede disfrutar de unas vistas espectaculares de la zona, como por ejemplo el pantano de Susqueda. Además, el restaurante de allí ofrece comida buenísima y típica de Cataluña (secas con botifarra, cualquier carne acompañada con allioli,…). Lo malo del restaurante es que no está adaptado para ir con bebés o niños pequeños. Básicamente por el tema de tronas, ya que solo tienen sillas altas. Pero bueno, nosotros lo solucionamos ya que llevábamos la trona del peque en el coche, ya que nos temíamos que nos podría pasar eso. Tampoco hay cambiador para los pañales, pero lo solucionan dejando el espacio del alféizar de unas ventanas que tienen en el pasillo de los lavabos.

Vistas des del Santuario de Santa María del Far

Nos lo pasamos muy bien pero acabamos muy cansados. ¡El peque tuvo suerte de poder dormir casi las dos horas de vuelta a casa!
Os dejo con las vistas de nuestro día de ayer:

Corriendo por la zona de la Ermita de Santa Magdalena

Por las calles del pueblo

Cruzando el puente
Anuncios

2 comentarios en “De excursión a Rupit

  1. Realmente es un pueblo bonito… no me cansaré nunca de visitarlo (lo mismo me pasa con la ciudad de San Sebastián jaja). Aunque en realidad cualquier sitio es precioso si se va en buena compañía ;)Ahora que Biel anda e investiga disfrutamos más de las excursiones pero también acabamos mucho más cansados!Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s