Un libro: Los ojos amarillos de los cocodrilos, Katherine Pancol

“La vida pasa entre mis dedos. Nunca he conseguido encontrarle el sentido. No vivo, ando ciega. Odio a la gente que me muestra esa imagen de mí que no me gusta y me odio por no ser capaz de tener el valor de cambiar. Basta con obedecer una sola vez  las leyes de los demás, con vivir en conformidad con lo que piensan , para que nuestra alma se resquebraje y se rompa. Nos resumimos en una apariencia.”

(Los ojos amarillos de los cocodrilos. Katherine Pancol. Ed. La Esfera de los libros. P.170)
Ya hace días que vengo diciendo que hablaría de este libro. Y la verdad es que me cuesta decidirme hacia donde enforcarlo porque es un libro que me ha gustado pero, a la vez, hay aspectos que no me acaban de convencer. Cabe decir que es un libro ligero, aunque tenga más de seicientas páginas, es ágil de leer y no tiene mucha historia más allá que te haga reflexionar en profundidad. Tiene, eso sí, montones de citas y frases en las que pensar sobre la vida, sobre el amor hacia uno mismo, hacia la importancia de las cosas. Fragmentos que me gustaría compartir porque siempre ayudan para reconducir el día a día si hay  momentos en que una se siente mal por el motivo que sea.
Intentaré no hablar más allá del argumento para no chafar la historia a nadie por si os quereis leer el libro (o si lo estáis haciendo en este momento). La novela trata de Joséphine, una mujer fracasada ya que su matrimonio se rompe, su hija mayor no la respeta, su trabajo y estudios no son respetados y siempre es tratada con inferioridad, como alguien insignificante. Ella se siente, pues, fea, aburrida, poco interesante para los demás. Siempre ha estado a la sombra de su hermana Iris, que es todo lo contrario a ella: una mujer guapa, rica, triunfadora en aspecto social, la preferida de su madre. Aunque Joséphine tiene algo de que Iris cadece: sensibilidad, bondad, perseverencia en el trabajo y más cosas que ella misma irá descubriendo a lo largo de la historia.
Me ha gustado el valor de esta madre por tirar adelante, pese las dificultades, pero también me sacaba un poco de quicio que la pinten como tan “blandengue”; tampoco me ha gustado el tono que la autora ha usado cuando su hija Hortense se dirige a ella. Encuentro que es un poco cruel, pero también imagino que puede ser que haya casos que se den de hijas o hijos que traten así a sus madres, aunque para mí sea impensable. Hay detalles de la vida de los personajes que son un poco inverosímiles, pero de esto ya os daréis cuenta cuando leáis el libro. Pero pese a esto, que creo que es una premisa que debes aceptar una vez lees una novela (el creerte aquello que la autora presenta en la historia), la novela trata de mujeres, bien distintas, las que somos, las que algunas querríamos ser, las que algún día podremos ser o las que no. Es una novela que trata aspectos de la vida cotidiana y como tal podemos llegar a sentirnos identificadas con los diferentes personajes. Algunos más que otros.
A nivel narrativo, he dicho que es una novela ágil y rápida de leer. Lo que me sorprende, es el salto que hace de la primera a la tercera persona en el mismo párrafo, sin distinguir cuando empieza el pensamiento de un personaje o cuando acaba ni tampoco cuando el narrador en tercera persona nos presenta a éstos o los detalles de lo que están haciendo en aquél momento. Queda un poco raro, la verdad.

Aún así, os recomiendo la lectura del libro y que podamos compartir las opiniones de él, tanto buenas como malas. Y para acabar, os dejo otra cita del libro:

“La vida es una persona, una persona que hay que tomar por compañera. Entrar en su corriente, en sus remolinos, a veces te hace tragar agua y te crees que vas a morir, y después te agarra por el pelo y te deja más lejos. A veces te hace bailar, otras te pisa los pies.  Hay que entrar en la vida como se entra en un baile. No parar el movimiento llorando por uno, acusando a los demás, bebiendo, tomando pastillitas para amortiguar el golpe. Bailar, bailar, bailar.”

(Los ojos amarillos de los cocodrilos. Katherine Pancol. Ed. La Esfera de los libros. P.579-580) 





¿Es o no es así?
¡Buena lectura!
Los ojos amarillos de los cocodrilos

Anuncios

4 comentarios en “Un libro: Los ojos amarillos de los cocodrilos, Katherine Pancol

  1. La verdad que si, la vida da muchas vueltas, y está llena de cosas bonitas y cosas feas, momentos buenos y momentos difíciles, pero lo bonito es poder vivirla.Buscaré el libro en la biblioteca, a ver si lo tienen. Muy buena idea lo de las citas, es una manera de acercarnos a lecturas que al menos yo desconocía.Besos!

  2. Sí, lo bonito es poder vivirla. A veces cuesta, eh, por eso… Hay épocas oscuras en las que cuesta ver lo bueno y siempre es importante tener a alguien que vaya dando ese empujón hacia la luz… aix, que filosófica de golpe jajajaEste libro es el primero de una trilogía… a ver si también me leo los otros!Me alegra que os guste lo de las citas ^^ A mí es que me encanta leer, y este verano he retomado el gusto por la lectura y a organizarme un poco más el tiempo para poder leer!Besos!

  3. No te imaginas la de veces que he tenido tu misma reflexión sobre el trato de Hortense a su madre. Así, con tus mismas palabras. Como bien dices, seguro que habrán relaciones así pero cuesta entenderlas cuando tu misma vives otra realidad. Al principio me costaba entender que con una madre tan buena y generosa una hija pudiera haber "salido" así pero en el segundo libro por fin lo he entendido. La autora lo explica y muy bien ;)Genial tu reseña!Un besazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s