Piscina para bebés

Buenas noches!
Por fin encuentro un momento para sentarme y ponerme a escribir algo en el blog… lo tengo super abandonado. Bueno, de hecho casi todo lo tengo abandonado. Estoy absorbida por el trabajo, tanto mentalmente como físicamente. Pero bueno, ya dediqué un par de entradas y debería dedicar unas cuantas más para hablar exclusivamente de esto. Pero hoy no será. Hoy quiero hablaros de la nueva actividad que realizo con mi hijo: piscina.
De hecho, hoy ha sido nuestro primer día. Yo no sabía muy bien como iba a ir, así que también iba bastante “asustada”. La experiencia ha sido grata, teniendo en cuenta que es su primer día, pero bueno, hay cosas que me gustaría que se cambiaran (por pedir que no quede ;)).
Bañador de mi peque
Biel hoy a estrenado su bañador de tela, que le compré especialmente para el cursillo este, y la verdad es que iba graciocísimo, pero se ha hecho pipí antes de empezar, así que ya os podréis imaginar la que ha montado (que solo me he enterado yo, pero bueno… jejeje). También ha estrenado su gorrito de natación. Al principio se sentía raro, y ya del todo cuando me ha visto con el gorrito puesto. Su cara era un poema. Pero parecía tranquilo. Más bien, expectante.
Cuando ya estábamos preparados para entrar en la piscina, me he dirigido hacia la pequeña, donde estaba el monitor y otras mamás con sus niños y niñas. El más pequeño, el mío. Hemos entrado en el agua y estaba tranquilo, me miraba serio pero ya está. Lo “divertido” ha llegado cuando hemos empezado con el primer ejercicio, que consistía en cogerle por las axilas y, de cara a mí, acompañarle en el agua como si estuviera nadando. ¡Menudas lágrimas! ¡Cómo ha llorado! Iba alargando sus manos hacia mí para que lo cogiera en brazos, al principio lo he hecho un par o tres de veces, le daba besos, le intentaba calmar (que lo hacía en el instante en que me sentía a su lado) pero el monitor me ha aconsejado que lo dejara llorar un pelín más porque enseguida se acostumbraban, aunque era normal que estuviera así. Efectivamente, ha dejado de llorar, pero tampoco es que pusiera cara de pasión por el tema de moverse en el agua. Solo hacia el final de la clase, cuando pasábamos por debajo de un tunel y ha descubierto sus manos en el agua, parecía que ya se distraía y no necesitaba tan imperiosamente que me lo enganchara. 
Así que la clase ha durado una media hora en total, entre actividades de aguantarles en el agua (en movimiento), en algunos casos veían a las madres y en otros no (hoy Biel ha estado en contacto visual conmigo todo el rato porque al ser su primer día se le veía bastante asustadillo y había ejercicios que el profe ha preferido que no hiciera para que no se asustara; ha habido también una actividad de relajación, en que se tumbaban o sentaban encima de unas colchonetas; y por último jugar con juguetes de allí.
La experiencia ha estado bien, pero lo que yo mejoraría ya sería qüestión del centro al que voy: solo hay un cambiador en toda la piscina. ¿Cómo es posible esto si hay una actividad con bebés? En fin, ya me informaré de si piensan poner más o qué…
Al ir yo con la manduca he casi  monopolizado el cambiador, porque las otras madres iban con carritos o una iba incluso andando (tendría unos dos años); pero claro, tampoco es plan que yo esté siempre en el cambiador, porque para secar y vestir a los niños hacerlo en un cochecito no es muy cómodo… Y además, he tenido la suerte de que hoy habían faltado la mitad (por lo que han dicho), así que otro día tendré que plantearme ir con el cochecito o inventarme algo…
En conclusión, a mi me ha gustado aunque al principio lo he pasado mal al ver a mi peque llorando, pero al ver que se le ha pasado y que incluso al final de la clase empezaba a entretenerse, me da la impresión de que a la larga le gustará.
Ya os contaré qué tal nos va en esta nueva aventura.
Anuncios

5 comentarios en “Piscina para bebés

  1. Que chuli!!!!Es la primera vez que tiene contacto con agua en una piscina?Imagino que al principio les asusta un poco. la princesita fuera se asustó mucho la primera vez que vió la playa pero la segunda ya no tanto y cuando ya incluso vió la piscina hasta disfrutaba!!! Todo en verano, que apenas tenía un añito.Por cierto…vamos todas las mujeres fatal de tiempo, esto de ser madre, ama de casa y mujer trabajadora…no nos da descanso.un petó

  2. Hola Paris,sí, ayer era la primera vez que Biel tenía contacto con la piscina… En los meses de verano era muy pequeño (nació en junio) y apenas vio el agua. Espero que acabe disfrutando como tu princesita ;)Y sobre lo del tiempo que tenemos, es cierto… de toda la semana, ayer fue el primer día que me pude sentar enfrente del ordenador… uf, menuda semana.Un beso!

  3. ¡Qué bien! La piscina es una actividad realmente enriquecedora para los niños. Aprenden a manejarse pronto en el agua, a no tener miedo y a nosotros nos da una tranquilidad tremenda.Mi peque empezó natación con 6 meses y ya es todo un campeón. Estoy la mar de encantada con esta actividad. ¡Ya verás cómo lo disfruta!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s