Yoga para bebés (II)

Como ya he ido anunciando estos días, hoy he practicado mi primera clase de yoga con mi bebé. La clase tiene una durada de hora y media, pero la verdad es que se ha hecho corta.
La valoración de mi experiencia de hoy es muy positiva, he salido muy contenta de allí, relajada y con pilas repuestas. Además, hoy, mi niño se ha portado bastante bien, no ha llorado mucho y hemos podido hacer la mayoría de los ejercicios que ha propuesto la profesora sin problemas.
Estas clases de yoga, básicamente, estan pensadas para la recuperación del parto y para manejar las emociones para con tu bebé. Así que hemos realizado ejercicios para relajar la espalda, tonificar las piernas, reforzar el suelo pélvico, abdomen y caderas… Todo esto acompañándonos de nuestro niño, ya sea moviéndonos con él, o que simplemente esté en contacto contigo, ya sea físico o visual, en el momento de realizar los ejercicios. Va muy bien porque es un momento en que te centras en realizar correctamente las posturas, de sintonía con el cuerpo, y aunque tu niño esté tumbado mirándote es relajante verle sonreir y comprobar que él también está relajándose con la repetición que hacemos de mantras y se divierte y se distrae viendo a su mamá, y a otras mamás y bebés. Pero no creáis que solo está tumbado o me acompaña en algunas posturas, también se beneficia de masajes para relajarle. 
Buscando información sobre el yoga con bebés, he encontrado varios artículos sobre esta disciplina y la mujer, ya sea relacionándolo con la maternidad, sexualidad, familia… Y uno de ellos se titula “El yoga y la recuperación después del parto“, escrito por Tere Puig. En él dice:
La práctica con el/la bebé abre nuevos canales de comunicación.
La práctica de yoga nos acerca a nuestra esencia. Desde nuestro centro todo se ve distinto. Crece nuestra seguridad y confianza en nosotros, los demás y en la Vida, somos capaces de escuchar y entender lo que no se dice (podemos llamarlo intuición). Si desarrollamos la capacidad de llegar a nuestra esencia y comunicarnos desde ella, seremos capaces de ver, escuchar y sentir la esencia del otro. Sabremos lo que necesita el/la bebé y como dárselo. Invitar al/la bebé a participar de nuestros ejercicios y meditaciones nos dará muchas oportunidades para la observación y escucha mutua. Sin duda será una invitación al descubrimiento y la experimentación que enriquecerá la relación. Acercarnos a nuestro centro aumenta nuestra percepción del entorno, nos hace más intuitivos, por tanto influirá positivamente en la comunicación entre los miembros de la familia. La maternidad hace que la mujer esté extraordinariamente sensible, abierta y receptiva, así lo ha dispuesto la Naturaleza. (…)

Bueno, seguiremos desarrollando esta intuición, que creo que ya tenía “activada” pero aún así me va bien para buscar un momento de relajación y paz con mi bebé.
Os dejo con un mantra que nos ponen en clase para la relajación:

El jueves que viene, ¡más!
Anuncios

6 comentarios en “Yoga para bebés (II)

  1. Que suerte teneis las mamàs ahora!!!!. Con tantas clases diferentes que podeis escoger. Aunque el instinto maternal ha existido siempre, ahora se puede canalizar diferente. Felicidades mamàs !!!!

  2. Pues si, el instinto maternal siempre ha existido, igual que si alguien es intuitiva no es solo porque haya practicado yoga u otras técnicas de relajación…Pero bueno, va bien conocer cosas y encontrar técnicas para relajarse con el baby…

  3. ¡Qué interesante y qué bonito poder practicar un deporte tan espiritual con tu peque!Lo malo es que no siempre es fácil encontrar sitios cerca de casa donde den esta disciplina. Yo al menos busqué cuando tuve a mi peque y no encontré nada ;-(

  4. Hola Silvia,yo tuve la suerte de enterarme de unas charlas que habían en Barcelona y a partir de allí me he apuntado a practicar yoga con mi bebé… la verdad es que no me había planteado la posibilidad de compartir así momentos con mi peque…Yo no es que tenga cerca de casa el centro donde imparten estos cursos, pero bueno, me doy un paseo hasta allí… En cada ciudad debería haber un centro que ofreciera cursos así… van bien para recuperarte del parto y te hace sentir bien contigo y con tu bebé.Un saludo!!

  5. Que linda experiencia tienen, algo más que los seguirá uniendo en las vidas.Sabes si hay clases para niños algo mayores? esaconsejable o funciona? porque son más inquietos.Saludos.

  6. Hola Pamela, bienvenida al blog también :)Allí donde voy yo a hacer yoga hacen dos clases distintas de yoga con niños: una con bebés (de 0 a 1 año) y otra con niños de 1 a 3 años. Con los más mayores hacen yoga más activo, con posturas que puedan moverse jugando (las mamis haciendo como un tunel con su cuerpo y los peques pasando por debajo) y poco a poco los van animando a realizar las posturas más pausadas con ellas… Esto es lo que explicaron en una charla que fui hace una semana.Yo no lo he probado (el mío aún tiene -casi- 4 meses) pero imagino que será un momento especial para ellos también ya que comparten ese rato con mamá y otras mamás y niños… Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s