Dormir y dormir

Uno de los temas que más me preocupan como madre es cuánto duerme mi hijo. Por eso he buscado información por internet sobre como conseguir unos buenos hábitos para dormir, incluso siendo ya tan pequeño.
Se habla del controvertido método Estivill (o Ferber) que consiste en “dejar llorar” al niño hasta que se canse, yendo contadas ocasiones a calmar el niño, pero de manera muy concreta. Me parece una manera de dormir al niño un tanto cruel, porque si el niño llora es por alguna razón y debemos estar con el bebé ofreciendo nuestro consuelo o simplemente estar ahí con él. Además, a mi personalmente, me pone muy nerviosa escuchar a mi hijo llorar, por lo tanto no creo que pudiera llevar a cabo esta práctica.

Nosotros de momento no estamos teniendo problemas muy graves de sueño, teniendo en cuenta la edad del niño y de las necesidades que requiere en este tiempo. Pero si que es verdad que al principio dormía mucho menos y tenía que coger el ritmo de sueño. Uno de los consejos que mejor nos ha ido es de hacerle distinguir el día de la noche y seguir toda una serie de rutinas. La distinción del día y la noche simplemente consiste en que durante el día hagamos vida normal, con luz y ruidos habituales para que así el bebé se acostumbre. Por la noche tiene que estar todo mucho más tranquilo, casi en silencio, y más a oscuras. Así sabrá que hay un cambio y que por la noche, además, es cuando tiene que dormir más tranquilo. Las rutinas consisten en actividades que se repiten cada día y a la misma hora, o procurar que sea así. Nosotros hacemos las siguientes rutinas con Biel: sobre las nueve de la noche vamos a su habitación para desnudarle diciéndole que vamos a bañarle; le preparamos un baño a la temperatura adecuada y cuando acabamos volvemos a la habitación para ponerle crema hidratante dándole un masajito y le ponemos el pijama. A continuación vamos a nuestra habitación (donde él duerme en un moisés) y allí le damos el biberón, o la teta, con una luz tenue. Cuando termina le acabamos de dormir o de acunar un poco y enseguida lo ponemos en su moisés. De momento con esto nos ha ido bien y nos duerme entre 3 y 5 horas seguidas (según el día). Si el niño no se duerme una vez acabado de comer, lo que hacemos es dejarle en la cuna tranquilo y poco a poco se va durmiendo, a veces con un poco de ayuda… Además, cuando era más pequeño y se despertaba debido a sus espasmos bruscos, descubrimos que acotándole el espacio para dormir, él descansaba mucho mejor y durante más tiempo. Así que con el simple hecho de ponerle una toalla enroscada con una sabanita encima y poniéndole a él en ese espacio de la toalla enrollada, al no moverse tanto pues él dormía mejor. Otra opción es envolverle con el arrullo.
Así que de momento no creo que haga uso del método Estivill… pero no sé como irán las cosas de aquí un tiempo cuando sea más mayor. Yo de momento me decanto más con cogerle, volverle a acunar, o simplemente meciéndole un poco en el moisés o ponerle mi mano en su pecho para que se calme.
Os dejo más información referente a este método y a otros que podéis encontrar en la misma página web de BabyCenter:
Otras rutinas para llevar a cabo:
Artículo interesante que me hizo reflexionar sobre el lloro de mi bebé y la importancia de estar con él:
Anuncios

5 comentarios en “Dormir y dormir

  1. El mètode contrari al del famòs Estivill… es el del Carlos Gonzalez que ara està cada cop tenint més popularitat…Amb aquest tema la veritat que un ha d'acabar fent com pot… ja se sap que no és el mes ideal que els nens acabin el llit dels papis… però quan un te son a vegades s'acaba així… i tampoc passa res…Cap nen es traumatitza per estar en contacte amb els seus pares…

  2. Doncs sí. Per molt que et diguin, aconsellin o llegeixis als llibres, moltes vegades has d'improvisar sobre la marxa, ja que cada nen és un món i les circunstancies de cada familia (horaris, disponibilitat, cansament) són diferents.

  3. Un consejo pràctico, es que la persona que ponga a dormir al niño, esté tranquila, se tome el tiempo necesario y con cariño. Sobretodo cuando el niño es pequeño. Con el paso del tiempo se van incorporando otros puntos.Cada niño es difernte, hay el que te pide que estes con él, le des la mano y hay el que te da las buenas noches, tu lo arropas y el se duerme solito.

  4. A mi tampoc m'agrada el metode Estivill. Això de deixar-los plorar ho trobo cruel, pobrets. També es veritat que segons van creixent vas veient quan et necessiten de veritat o quan t'estan prenen el pel (ja veuras). Però de moment disfruta d'ell tant com puguis, i si això significa dormir amb ell alguna nit, fes-ho, el sent tan teu… Jo en tinc una que encara vol dormir amb mi, i l' altre que ja no li agrada gaire, diu que esta estret i que dorm millor al seu llit…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s